domingo, 26 de marzo de 2017

NI FUERON 30.000, NI FUERON INOCENTES


Que no te la cuenten. El relato es muy mentiroso...


Por Héctor Alberto Balbastro


Para hacer algunas comparaciones y que puedas entender lo que se recuerda cada 24 de Marzo: ¿Viste los secuestros que se realizan a diario donde un grupo de malvivientes te secuestran a tu papá, tu mamá, tu hermana/o y te aprietan mal por teléfono? ¿Viste cuando entran a una casa y roban todo lo que se pueden llevar y le pegan una paliza a toda la familia y hasta inclusive hacen una parodia de ejecución gatillandole en la cabeza a alguna de las víctimas?
¿Te acordas cuando una banda de delincuentes tiroteandose entre ellos asesinaron  a una nena que estaba en la Colonia de Vacaciones en el Club Regatas?
¿Te acordas del caso Marianela Brondino, que salía de su trabajo a las 8 de la noche y dos motochorros para robarle su cartera la golpearon contra el pavimento y la chica fallecio devastando a toda una familia?
Realmente es repugnante esto, verdad?
Bueno, en la década de los '70, grupos armados milicianos terroristas hacían exactamente cosas peores diciendo que era una revolución y realmente eran un grupo de forajidos y delincuentes que atentaban contra un gobierno democrático.
Que no te la cuenten. El relato es muy mentiroso.
Yo lo viví y por lo tanto no me van a meter mierda en la cabeza.
Los Montoneros y sus desaparecidos eran delincuentes que atentaban contra las instituciones oficiales, contra la sociedad indefensa. Moria gente que no tenia nada que ver ni con uno ni con el otro bando.
Y los represores, no eran represores. Eran funcionarios del estado que cumplían órdenes para proteger al ciudadano.
No era como hoy, que la policía te dice ante un delito: "yo no puedo hacer nada".
No existían jueces garantistas que solo garantizaban los derechos de los delincuentes.
Vos podías caminar por la calle a la hora que quisieras sin que nadie te molestara y te sentías seguro porque la policía te protegía.
No era como ahora, que te tropezas continuamente con putas, ladrones, drogadictos y tranzas en todas las cuadras bajo la protección de la policía.
Los vecinos tomaban mates en las veredas mientras nosotros jugábamos al fútbol en las esquinas, en las casas no había rejas y hasta los perros eran más buenos que Lasie.
En mi casa nunca se cerraba la puerta con llave y el policía era la autoridad, no como hoy, que tienen más tatuajes que presos de pabellón de ingreso y menos capacitación que Milagro Sala.
Las rejas solo existían en los calabozos y el herrero se dedicaba a poner herraduras en los caballos. 
El chorro iba en cana y le rompían el culo a patadas, no como ahora, que se adueña de un barrio y decide quien vive y quien se va de su casa.
Asi que por esta razón, amigos, es que aborrezco a toda esta lacra de traidores que en los años '70 entregaban a sus camaradas para salvar el tuje y hoy se golpean el pecho pidiendo justicia por los mismos compañeros que ayer ellos entregaron.
No fueron 30.000 ni fueron inocentes...


1 comentario:

Mefisto Rocigna dijo...

Me parece de muy mal gusto llamar "gobierno democrático" a una junta militar bajo un gobierno de facto. Es jugar con la verdad. Por otra parte, puede ser que tenga razón, no eran inocentes. Pero varias de sus víctimas tampoco lo eran. Muchos eran cómplices del terrorismo de estado. En todo acto de violencia hay víctimas inocentes, sin importar su procedencia. Por otra parte, defender el terrorismo de estado es, a mi criterio, sumamente peor que la defensa de un acto de vandalismo o "terrorismo" como usted lo califica. Nada lo justifica.
No querer reconocer verdades no le dará jamás la verdad a usted. Es de hipócrita señalar con el dedo y esconder con la otra mano lo mismo que señala.
Osvaldo Bayer señala en la Patagonia Rebelde que los obreros asesinados a manos del estado no fueron la cantidad que ciertos gremios dicen, sino menos. Eso no quita que el estado argentino haya asesinado cobardemente a trabajadores rurales en huelga. Hayan sido 1 o 1500.
Usted podrá decir que el "relato" es falaz y no son 30000 los desaparecidos por la dictadura cívico militar. Puede que tenga razón, dado que se olvidan de Julio López. Entoces serían 30001. Si hubiesen sido 2, 3 o 100000 da igual. El estado mató seres humanos. Si no reconoce lo real, cómo quiere que crean que las víctimas asesinadas por los grupos armados eran pobres inocentes? Sacando a niños y niñas que han sido muertos por ambas partes (le recuerdo que SI hubo expropiación de recién nacidos), NADIE ES INOCENTE, TODOS TERRORISTAS. Del primero al último.