viernes, 31 de octubre de 2008

Vos y tu Jalouin (Halloween)...


Con tu Jalouin (Halloween para los que saben ingles) segui insultando y burlandote de los Santos, de Jesus y del Señor que te creo, el que tiene contados todos tus cabellos ...Haciendole la fiesta a Satanas!!!

Un envio de Ricardo Aimare


¿Qué es Halloween?


¿CUÁL DE LAS DOS 'FIESTAS' CELEBRAN SUS HIJOS?


Por el Padre Jordi Rivero


'Halloween', del inglés antiguo 'All hallow's eve', significa Víspera Santa. Es en efecto la noche del 31 de octubre, víspera de la Fiesta de Todos los Santos. La fantasía anglosajona, sin embargo, ha robado su sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un triste regreso al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos. Ver: testimonio de ex-satanista al final de esta página.

Algunos argumentan que podría hacerse una fiesta de disfraces, hacer bromas sanas y divertirse sin entrar en los aspectos macabros del Halloween. Pero aun queda el peligro de asociarse a una fiesta pagana que tiene mucha vigencia en el ocultismo y la Nueva Era. Las fiestas reflejan e influyen en nuestros valores.

Recordemos que en la cultura moderna Halloween suplanta la Solemnidad de Todos los Santos, fiesta que nos recuerda que son muchos los santos en el cielo, no solo los canonizados. Es un día en que recordamos la comunión de los santos y que todos somos llamados por Dios a ser santos y un día llegar al cielo. Pero al enfriarse la vida cristiana la gente se queda vacía, se olvida el testimonio de los santos y en vez se buscan sensaciones inmediatas para divertirse sin tomarse nada en serio. Las brujas y fantasmas parecen una broma, una diversión inofensiva. Pero con frecuencia el mismo vacío interior causa interés por las prácticas paganas y ocultistas y estas ejercen una extraña fascinación. Por eso se está propagando rápidamente en nuestra cultura la adivinación, la ouija, la creencia en la reencarnación, mujeres que se enorgullecen de ser brujas y otras prácticas paganas.


Raíces paganas de Halloween


Ya desde el siglo VI antes de Cristo los celtas del norte de Europa celebraban el fin del año con la fiesta de Samhein (o La Samon), fiesta del sol que comenzaba la noche del 31 de octubre. Marcaba el fin del verano y de las cosechas. El colorido de los campos y el calor del sol desaparecían ante la llegada de los días de frío y oscuridad. Creían que aquella noche, el dios de la muerte permitía a los muertos volver a la tierra fomentando un ambiente de muerte y terror. La separación entre los vivos y los muertos se disolvía aquella noche y haciendo posible la comunicación entre unos y otros. Según la religión celta, las almas de algunos difuntos estaban atrapadas dentro de animales feroces y podían ser liberadas ofreciéndole a los dioses sacrificios de toda índole, incluso sacrificios humanos. Sin duda Samhein no es otro sino el mismo demonio que en todas las épocas busca implantar la cultura de la muerte.

Aquellos desafortunados también creían que esa noche los espíritus malignos, fantasmas y otros monstruos salían libremente para aterrorizar a los hombres. Para aplacarlos y protegerse se hacían grandes hogueras. Estas hogueras tuvieron su origen en rituales sagrados de la fiesta del sol. Otras formas de evitar el acoso de estos macabros personajes era preparándole alimentos, montando macabras escenografías y disfrazándose para tratar de asemejarse a ellos y así pasar desapercibidos a sus miradas amenazantes.

¿Cómo sabía aquella gente la apariencia de brujas, fantasmas y monstruos? Al no conocer al verdadero Dios vivían aterrorizados ante las fuerzas de la naturaleza y las realidades del sufrimiento y la muerte. De alguna forma buscaban desahogar aquella situación dándole expresión en toda clase de fantasías. Todo lo feo, lo monstruoso y lo amenazante que se puede imaginar en figuras de animales y seres humanos constituye la base para darle riendas libres a la imaginación del terror.


Mezcla con el cristianismo


Cuando los pueblos celtas se cristianizaron, no todos renunciaron a las costumbres paganas. Es decir, la conversión no fue completa. La coincidencia cronológica de la fiesta pagana con la fiesta cristiana de Todos los Santos y la de los difuntos, que es el día siguiente, hizo que algunos las mezclaran. En vez de recordar los buenos ejemplos de los santos y orar por los antepasados, se llenaban de miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte y los difuntos.

Algunos inmigrantes Irlandeses introdujeron Halloween en los Estados Unidos donde llegó a ser parte del folklore popular. Se le añadieron diversos elementos paganos tomados de los diferentes grupos de inmigrantes hasta llegar a incluir la creencia en brujas, fantasmas, duendes, drácula y monstruos de toda especie. Desde USA, Halloween se ha propagado por todo el mundo.


Algunas costumbres de Halloween


Trick or Treat


Los niños (y no tan niños) se disfrazan (es una verdadera competencia para hacer el disfraz más horrible y temerario) y van de casa en casa exigiendo «trick or treat» (truco o regalo). La idea es que si no se les da alguna golosina le harán alguna maldad al residente del lugar que visitan. Para algunos esto ha sido un gracioso juego de niños. Ultimamente esta práctica se ha convertido en algo peligroso tanto para los residentes (que pueden ser visitados por una ganga violenta), como para los que visitan (Hay residentes que reaccionan con violencia y han habido casos de golosinas envenenadas). En todo caso los comienzos de esta costumbre parece ser que se remonta a la persecución contra los católicos en Inglaterra cuando las residencias de los católicos eran presa de amenazas.


La Calabaza


Según una antigua leyenda irlandesa un hombre llamado Jack había sido muy malo y no podía entrar en el cielo. Tampoco podía ir al infierno porque le había jugado demasiados trucos al demonio. Tuvo por eso que permanecer en la tierra vagando por los caminos, con una linterna a cuesta. Esta linterna primitiva se hace vaciando un vegetal y poniéndole dentro un carbón encendido. Jack entonces se conocía como 'Jack of the Lantern' (Jack de la Linterna) o, abreviado, Jack-o-'Lantern. Para ahuyentar a Jack-o-'Lantern, la gente supersticiosa ponía una linterna similar en la ventana o frente a la casa. Cuando la tradición se popularizó en USA, el vegetal con que se hace la linterna comenzó a ser una calabaza la cual es parte de las tradiciones supersticiosas de Halloween. Para producir un efecto tenebroso, la luz sale de la calabaza por agujeros en forma del rostro de una calavera o bruja.


Fiestas de Disfraces


Una fiesta de disfraces no es algo intrínsecamente malo. Pero si hay que tener cuidado de que el disfraz no tape la conciencia del pudor, del respeto a lo sagrado y de la moral en general, lo cual suele ocurrir, sobre todo cuando se añade la bebida alcohólica.


Jesucristo es victorioso sobre el mal


La cultura moderna, jactándose de ser pragmática y científica, se aparta de Dios considerándolo un mito ya superado. Al mismo tiempo, para llenar el vacío del alma, el hombre de hoy retrocede cada vez más al absurdo de la superstición y del paganismo. Ha cambiado a Dios por el mismo demonio. Sin la fe, el hombre se arrastra hacia la necesidad de protegerse de fuerzas que no puede dominar. Vive con miedo le necesita expresarlo. Busca de alguna manera con sus ritos exorcizar las fuerzas superiores.

No es de extrañar entonces que vivamos en una cultura de la muerte en la que millones de niños son abortados cada año y muchos más mueren de hambre y abandono.

Como católicos, profesamos que solo Jesucristo nos libera de la muerte. Solo Él es la luz que brilla en la oscuridad de los largos inviernos espirituales del hombre. Solo El nos protege de la monstruosidad de Satanás y los demonios. Solo El le da sentido al sufrimiento con su Cruz. Solo El es vencedor sobre el horror y la muerte. Solo Dios basta para quién ha recibido la gracia y vive como discípulo de Cristo. Ante Cristo la cultura de la muerte cede el paso al amor y la vida.


Alternativas al Halloween


Los cristianos debemos no solo desenmascarar el mal sino ser además luz en las tinieblas. Debemos abogar por el retorno a la verdadera celebración de la Fiesta de Todos los Santos que comienza en la noche del 31 de octubre. En la liturgia de esa noche, San Pablo nos enseña que los santos están con nosotros:

Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad de Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, reunión solemne y asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, y a Dios, juez universal, y a los espíritus de los justos llegados ya a su consumación. -Hebreos 12,22-24

Debemos celebrar gozosamente esta realidad. Se pueden hacer muchas celebraciones en torno a los santos. Los niños se pueden disfrazar de un santo favorito y aprenderse su vida, especialmente sus virtudes, con el fin de imitarlas. Los mayores pueden leer sobre los santos, tener una fiesta en honor a un santo favorito de la comunidad o de la familia.

Tradicionalmente en España y en algunas comunidades de Latino América, solía irse de puerta en puerta cantando, tocando instrumentos musicales y pidiendo dinero para celebrar misas para las ánimas del Purgatorio.

La Fiesta de Todos los Santos es una invitación a ser nosotros también santos. Las vidas maravillosas de los santos nos ayudan a vivir más perfectamente el Evangelio. Encontramos en ellos grandes amigos que intercederán desde el cielo por nuestra salvación.


Testimonio sobre halloween de una conversa del satanismo


Noticia ACI


Tras convertirse al catolicismo luego de practicar durante varios años el satanismo y el esoterismo, Cristina Kneer de Vidal, residente de Hermosillo, México, explicó que la fiesta de Halloween es la más importante para los cultos demoníacos pues además de iniciarse el nuevo año satánico, 'es como si se celebrara el cumpleaños del diablo'.

La ex astróloga afirmó que la noche de Halloween no debe celebrarse por ningún católico pues, entre otras cosas, es la fecha en la que los grupos satánicos sacrifican a jóvenes y niños. 'No quiero asustar a nadie, todo el mundo es libre de creer lo que quiera, pero mis palabras deben ser tomadas en cuenta, por lo menos pido que me escuchen, razonen y decidan', afirmó.

'Miles de personas han adoptado sin saberlo una costumbre satánica y con ello están propiciando el crecimiento del satanismo en México y en las grandes urbes', agregó Kneer y explicó que 'son temas poco conocidos, practiqué la meditación y aunque ahora me arrepiento, llegué a abominar a Dios'.


Ritos satánicos


'Se eligen preferentemente niños porque son los que aún no han pecado y son los preferidos de Dios', afirmó.

Hay ocho principales fiestas satánicas: la más alta es la fiesta de Samhain o Halloween del 31 de octubre, en que se celebra el año nuevo satánico (para los católicos es la víspera de Todos los Santos). Luego sigue la fiesta del 21 de diciembre o la fiesta de Yule (cercana al día de la Navidad); el 22 de febrero se celebra la fiesta de Candlemas o festival de Luces. La siguiente fiesta en el calendario es el equinoccio de primavera, generalmente se hace el mismo día de la Pascua burlándose de la muerte de Jesús en la Cruz y la fiesta se distingue por un sacrificio similar.


Conversión


Cristina Kneer pertenece a un grupo conocido como SAL, que pretende enviar a los satanistas un mensaje de esperanza para que se conviertan y la petición de que no hagan más daño.

'Cualquier satánico que lea esta información y que quiera rechazar o abandonar el satanismo puede hacerlo con ayuda de Dios, como ya lo hemos logrado nosotras', señaló Kneer.

La dirección del grupo de ex-satanistas es el apartado postal 50, delegación 6, en Hermosillo, Sonora, Mexico.


Más información www.politicaydesarrollo.com.ar


viernes, 24 de octubre de 2008

¿Quien fue Segundo Storni?


Storni egresó de la Escuela Naval el 29 de diciembre de 1894. En 1916, dictó dos conferencias que tuvieron gran gravitación histórica, una titulada Intereses argentinos en el mar, que en 1952 publicaría como libro y la otra sobre geopolítica que luego publicaría como Manual de Geoestrategia.

En la década del 30 Storni formó parte del grupo de militares que impulsaron el desarrollo de la industria nacional por considerarla fundamental para la defensa. Fue uno de los fundadores, junto con Adolfo Holmberg, Ezequiel Paz y Angel Gallardo, del Instituto Oceanográfico Argentino en Mar del Plata.

Producido el golpe de estado del 4 de junio de 1943 que derrocó al Presidente Ramón Castillo dando origen a la llamada Revolución del 43, asumió como presidente el General Arturo Rawson, pero debido a la falta de apoyo militar a algunos de los miembros que integrarían su gabinete debió renunciar dos días después. Asumió así como presidente el General Pedro Pablo Ramírez y como Vicepresidente su hermano Sabá H. Sueyro. Segundo Storni fue designado como Ministro de Relaciones Exteriores, desempeñándose entre el 7 de junio y el 10 de septiembre de 1943.[2] Se trataba de un cargo gran importancia en ese momento, debido a la Segunda Guerra Mundial y las presiones de Estados Unidos para que la Argentina entrara en guerra.

Storni era uno de los pocos militares argentinos por entonces que tenía simpatías por los Estados Unidos donde había vivido varios años. Si bien era un nacionalista, también era «aliadófilo» y partidario de que la Argentina ingresara a la guerra. En ese camino, el 5 de agosto de 1943 le envió una carta personal al Secretario de Estado norteamericano, Cordell Hull, anticipándole que era intención de Argentina romper relaciones con las potencias del Eje, pero también le solicitaba paciencia para ir creando un clima de ruptura en el país, a la vez que algún gesto de los Estados Unidos en materia de suministro de armamentos, que fuera aislando a los «neutralistas».

Cordell Hull con el fin de presionar al gobierno argentino hizo pública la carta de Storni, cuestionando además en duros términos el «neutralismo» argentino. El hecho produjo un recrudecimiento del ya fuerte sentimiento antinorteamericano, sobre todo en las Fuerzas Armadas, llevando a la renuncia de Storni y a su reemplazo por un «neutralista», el coronel Alberto Gilbert, que hasta entonces se desempeñaba como Ministro del Interior.

Obras

En el año 1952 publicó “Intereses argentinos en el mar”, una obra de consulta importante en materia de defensa, sobre la base de su conferencia pronunciada en 1916.

Otros trabajos publicados fueron: “Trabajos hidrográficos y límite argentino en el Canal de Beagle” (1905); “Balística y explosivos para la marina de guerra” (1908); “Proyecto del régimen del mar territorial” (1911) y “El mar territorial” (1926); y “Manual de Geoestrategia”.

Día de los intereses argentinos en el mar

La Armada Argentina (Marina) ha declarado el 16 de julio, día del nacimiento del almirante Storni, como Día de los Intereses Argentinos en el Mar.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

De huérfano de guerra a Almirante: Manuel Domecq García

"Yo contaba entonces nueve años de edad. Centenares de criaturas hambrientas y desparramadas llegaban de la campaña a la capital, tras los peregrinos que regresaban de los desiertos, extraviados por causas múltiples, de nuestras familias o tutores, rastreándolos inútilmente. Y amedrentados por los que robaban niños en la ciudad, los que podíamos escapar a estas persecuciones huíamos de nuevo al interior, vagando hasta encontrar alguna persona piadosa en las poblaciones cercanas, que habían sido abandonadas y empezaban de nuevo a ser pobladas"
"Esta caza de menores había durado de 1869 a 1870, o hasta más tarde. Yo retrocedí hasta el pueblo de Capiatá, amparándome en una señora de la familia de Mongelós, hasta que una única hermana mía regresó de Cerro Corá, y hubo de recogerme consigo en la capital. Mis hermanos varones sucumbieron todos. El hecho que dejo relatado no puede considerarse un caso aislado, porque lo realizaban sistemáticamente, pues los mismos soldados argentinos salían a recorrer las calles, en busca de pequeños errantes, o de los hijos de los mismos vecinos, que habían vuelto a ocupar sus casas, para llevarlos a distribuir después, en son de dádiva, a sus familiares, como trofeos vivientes o como "cautivos". He tenido ocasión de conocer a muchos de esos desgraciados, tanto en la capital federal argentina, como en los pueblos de las provincias, antes y después que permanecí en el ejército de dicho país".

Este dramático relato lo hizo Bartolomé Yegros, un niño sobreviviente de la Guerra contra la Triple Alianza. La suya fue una de las tantas tragedias vividas por la sociedad paraguaya en los días finales de la contienda internacional que ensangrentó Suramérica entre 1865 y 1870.

Los niños de la guerra

La historia nos da varios nombres de niños que fueron secuestrados y llevados a los países vecinos, como los casos de Ramón Grance, Mateo Rivas, José Cantero o Manuel Domecq García. Otros quedaron perdidos en las negras páginas del pasado, pues no solo fueron secuestrados sino robadas sus propias identidades.

Relato de sobrevivientes refieren que a los pocos días de tomada Asunción por las fuerzas aliadas, además de los muebles, joyas y demás objetos saqueados, eran transportados en los barcos que zarpaban del puerto asunceño, cientos de harapientos y famélicos niños que habían sido secuestrados por la soldadesca y llevados aguas abajo por miembros de los ejércitos invasores, en medio de dramáticas escenas de parte de sus parientes, imposibilitados de evitar tal despojo, pues fuertes cordones de soldados no dejaban acercarse a parientes y conocidos para despedirse de los desgraciados.

El caso del niño Manuel Domecq García es bastante curioso, pues, con el tiempo, llegó a ser una personalidad notable y respetadísima en la sociedad argentina. Había nacido en el pueblo de Tobatí el 12 de junio de 1859 y, con apenas seis años, fue arrastrado por la vorágine de la guerra. Su padre, Tomás Domecq, médico militar, perdió la vida en el cerco de Humaitá, en 1868, y su madre, doña Eugenia García Ramos de Domecq, habría fallecido en la batalla de Piribebuy del 12 de agosto de 1869 o a causa de las penurias siguiendo al ejército paraguayo como residenta.

Rescatado de las fauces de la esclavitud

Con las fuerzas aliadas llegaron al país numerosas familias que, hasta entonces, vivían en el exilio, como el caso de la familia Decoud Domecq, conformado por don Juan Francisco Decoud, segundo jefe de la Legión Paraguaya, y su esposa, doña Concepción Domecq de Decoud, padres ambos de importantes protagonistas de la resurrección nacional, como don José Segundo Decoud Domecq, periodista, convencional de 1870, ministro de estado y principal ideólogo de la Asociación Nacional Republicana, partido político fundado en 1887. Sus hermanos Juan José, Adolfo, Diógenes y Héctor Francisco Decoud Domecq se destacaron en diversas actividades, entre ellas la literatura y el periodismo, siendo los fundadores del primer periódico independiente que conoció el país.

Según un informe proporcionado por la propia señora Concepción Domecq de Decoud, al doctor Estanislao S. Zeballos, el niño Manuel Domecq García había sido recogido por soldados de las fuerzas brasileñas de ocupación. "Después del regreso de las familias a la Asunción, cuenta el doctor Zeballos, una noche que en la casa del señor Decoud (Juan Francisco) se celebraba una comida en regocijo de la reunión de la familia, llamaron a la puerta unos brasileños. Salió el joven José Segundo a inquirirse del objeto de la visita, y ellos dijeron que querían hablar con la señora”.

Cuando doña Concepción se presentó ella, con dos de sus hijos, se desarrolló el siguiente diálogo: "Usted busca un sobrino, señora; nosotros lo tenemos". "Traiganlo, pues". "Es necesario que nos pague el servicio" "Tráiganlo, les daré una libra esterlina (una cifra elevada, en la época)".

Los brasileños se negaron a entregar al niño por esa suma y recién luego de varios minutos de puja, se acordó la entrega, cuando la señora de Decoud ofreció entregar ocho libras esterlinas por el rescate del niño, quien se encontraba escondido en una carpa en el campamento brasileño.

Nuevo extravío

Ante la ausencia de los padres del niño Manuel Tomás Domecq García y de su hermana Eugenia, de unos cinco años, también rescatada por sus tíos, y ante el clima de desolación que se vivía en Asunción, los niños fueron enviados a la Argentina para ser criados por un tío materno, don Manuel García Ramos, fuerte estanciero de la época. En un momento dado del largo viaje a la Argentina, el pequeño Manuel Domecq se extravío, ante la desesperación de la persona a cuyo cargo estaban los niños. Infructuosos todos los esfuerzos para hallarlo, continuaron viaje a Buenos Aires y comunicaron al don Manuel García Ramos de la desaparición del niño.

Ante esta situación, don Manuel recurrió a cuanto recurso estaba a su alcance para recuperar a su sobrino.. Apeló a muchos amigos, tanto en la Argentina, como en el Uruguay y el Brasil. Inclusive logró que las autoridades emitieran un bando que decía así: "Circular. Dirigida a varios Jefes y Oficiales del Ejército Aliado en operaciones en el Paraguay y otras personas residentes en el mismo País, pidiendo noticias del niño Manuel Domecq que se ha extraviado.

Se suplica a cualquiera persona a cuyas manos llegue este impreso, que si tiene alguna noticia del paradero del niño Manuel Domecq de diez años, blanco, ojos negros, pelo negro; tenga la bondad de transmitirla al señor Comisionado Argentino en la Asunción Coronel D. Pedro José Agüero, directamente si le es posible y si no al jefe más inmediato, a quien también se pide que haga llegar la noticia a dicho Coronel.

Este niño venía con la señora a cuyo cargo hallaba, entre un grupo de familias que fueron recogidas por las fuerzas aliadas en el mes de agosto próximo pasado. Durante la marcha a pie para la estación de Ferrocarril el niño se cansó o se enfermó y un oficial brasilero lo tomó en ancas de su caballo y en la confusión se extravió, no pudiendo darse con él hasta ahora.

"La familia que se encuentra desolada con la pérdida de este niño agradecerá profundamente y gratificará a la persona que le proporcione indicaciones sobre su paradero. "En Buenos Aires puede ocurrirse a la calle Perú esquina Rivadavia". Este bando se repartió por todas partes, pero, por suerte, tuvo efecto y, luego de cuatro meses de angustiosa espera, el niño Manuel Tomas Domecq García pudo reunirse con la familia de su tío.

¿Qué pasó con el niño, el tiempo que estuvo nuevamente desaparecido? Cuando viajaba para reunirse con su tío Manuel García Ramos, con la inconciencia propia de su edad, el niño decidió subirse a la grupa del caballo de un oficial brasileño, quien le llevó al Brasil, donde fue recogido por mariscal Luis Alves de Lima e Silva, duque de Caxías, quien llegó a encariñarse tanto con él que quiso adoptarlo. Por suerte, sus familiares le localizaron y el tío estanciero viajó al Brasil a rescatarlo.

En Buenos Aires, el niño Manuel y su hermana Eugenia, pasaron a vivir en la casa de una hermana de su madre, doña Demofila García Ramos de Lanús.

Manuel el marino

En 1873 se fundó la Escuela Naval argentina, que funcionó en el buque General Brown. Llamado por su vocación, en 1877, el joven Manuel García Domecq ingresó en la flamante escuela, iniciando así una larga y proficua carrera. Se destacó como estudiante y se recibió de guardiamarina con excelentes calificaciones que le destacaron como el primero de su promoción.

En esos años, el gobierno argentino encaró numerosas expediciones exploradoras de su territorio, entonces desconocido para las propias autoridades y con la necesidad de definir sus límites con los países vecinos.

De varias de estas expediciones (incluyendo algunas al Pilcomayo) participó el joven Domecq García, explorando lejanos territorios y realizando relevamientos hidrográficos, de importantes cursos fluviales como el Paraná y el Yguazú. Estas misiones le llevaron a convertirse en uno de los importantes expertos en esas cuestiones.

En 1886 integró la comisión argentina de límites con el Brasil a las órdenes del comandante Valentín Virasoro e integrada, además del joven capitán, por los hidrógrafos Niederlein y Brackhauser, el mayor Rohde y el teniente Montes. Esta comisión trabajó con su par brasileño para delimitar, mediante el relevamiento de los ríos Pepiry-Guazú y San Antonio, la verdadera línea demarcatoria de la frontera entre el Brasil y la Argentina.

La innegable capacidad del joven paraguayo, nacionalizado argentino le llevó a cumplir importantes misiones encargadas por sus superiores, entre ellas el ser enviado a contratar la construcción de la fragata Sarmiento, destinada a ser buque escuela de la Armada argentina.

Luego de estudiar las diversas propuestas de astilleros europeos, finalmente, en 1896, se contrató con la firma Laird Brothers, establecida en Birkenhead, Inglaterra. Terminada la construcción de la fragata Sarmiento, Domecq retornó a su país, siendo designado comandante en Jefe de la División del Río de la Plata.

Domecq García en el Japón

Por encargo del gobierno del general Julio Argentino Roca, el capitán Manuel Domecq García fue designado presidente de la comisión argentina para la construcción de los cruceros acorazados Moreno y Rivadavia en los astilleros Gio Ansaldo de Genova. Pese a ciertos problemas familiares -la muerte de su hija mayor-, se dedicó de lleno a la fiscalización de la construcción de estos dos buques, los más avanzados de la época en materia naval, además de otros ya entregados a la Armada argentina: Garibaldi, San Martín, Belgrano y Pueyrredón.

Pero el destino de los buques cuya construcción estaba fiscalizado por Domecq García iba a ser totalmente diferente del planeado.. En 1902 la Argentina firmó con Chile un pacto de desarme y de equiparación del poder naval de ambos países.

Los dos acorazados se terminaron de construir en 1904 y de incorporarse a la flota argentina, resultaría violado el pacto mencionado. Por esta razón, se tramitó la venta de los buques al Imperio del Japón.

Domecq García, como jefe de la Misión Naval en Génova, fue el encargado de entregar los buques a los enviados japoneses, que rebautizaron los acorazados con los nombres de Kasuga y Nisshin.

La guerra ruso-japonesa estaba en pleno desarrollo y el Imperio japonés había invitado al Gobierno argentino para que designase un oficial de la Armada para asistir como observador de la guerra. La designación recayó en Manuel Domecq García, quien desde Génova se trasladó hasta el escenario de guerra.

Observador en la guerra ruso-japonesa

La misión de observador de la guerra ruso-japonesa fue muy provechosa en la carrera del marino, quien se ganó la confianza de los japoneses y tuvo ocasión de recorrer las instalaciones de diversos arsenales, la escuela naval, la escuela de maquinistas, etc., además de estar a bordo de diversos buques de guerra y asistir a más de una batalla naval, algunas de ellas francamente cruentas.

Después de casi dos años en el Japón, Domecq García retornó a la Argentina en mayo de 1906.

El paraguayo Domecq García, almirante argentino

Luego de una azarosa vida, conociendo los horrores de una guerra en plena niñez, de realizar expediciones exploratorias, de cumplir importantes misiones en el extranjero, entre otras cosas, el 19 de mayo de 1908, a los cuarenta y nueve años, Manuel Tomás Domecq García recibió las palmas del almirantazgo al ser ascendido a contralmirante, luego de una larga postergación como capitán de navío, prestando servicios en la Armada en diferentes destinos.

Domecq García, el factor

Ya con las palmas del almirantazgo, su larga experiencia en temas navales determinó que el 17 de diciembre de 1908, el presidente Figueroa Alcorta le designara presidente de la comisión naval en Europa. Esta comisión debía estudiar las propuestas y recoger informes de los distintos astilleros que construirían buques para reforzar el poder naval argentino.

Para el efecto, viajó nuevamente a Europa y Estados Unidos, donde encargó la construcción de los dos buques de guerra más grandes del mundo en ese momento y que costaron al país cinco millones de libras esterlinas. Estos dos acorazados fueron nuevamente bautizados con los nombres Moreno y Rivadavia.

Luego de tres años al frente de la misión naval en los EE.UU., Domecq García retornó a la Argentina, siendo designado comandante en jefe de la Escuadra de Mar. Comandó el acorazado Moreno y, ya con el grado de vicealmirante, comandó el buque insignia argentino, el acorazado Rivadavia.

En 1922, el doctor Marcelo Torcuato de Alvear fue elegido presidente de la República y designó ministro de Marina al marino más prestigioso del momento: Manuel Domecq García. Desde sus funciones ministeriales, Domecq García fue el factor de la modernización de la Armada del vecino país, que vio incrementar su flota, especialmente por la adquisición de submarinos, que se sumaron a la flota argentina, algunos años más tarde.

Tanto el presidente Alvear como el almirante Domecq García alentaron la construcción de submarinos por la Armada Argentina y promovieron el equipamiento de un astillero especial. Ese astillero fue bautizado con el nombre de su principal mentor: "Astillero Ministro Manuel Domecq García", recientemente reacondicionado y reinaugurado por el gobierno del presidente Néstor Kirchner.

En el Ministerio de Marina

En su juventud, Manuel Domecq García fue uno de los fundadores del Centro Naval argentino. En 1912, fue uno de los propulsores de la creación de la Aeronáutica del país vecino y, años después, como ministro de Marina de la República Argentina, Manuel Domecq García fue el redactor, entre otras cosas, del proyecto de acuerdo con la República del Uruguay para la determinación de la jurisdicción de ambos países sobre las aguas que los separan; del anteproyecto de formación de la Marina Mercante argentina de ultramar; de la remodelación del puerto de Quequén y la construcción de otro en la bahía Uruguay; del proyecto de explotación de minerales ferrosos y plumbíferos de la mina Valcheta, entre otras realizaciones.

Siendo ministro, y por cumplir el límite de edad, con el reconocimiento de toda la institución, se retiró de la actividad naval, luego de cincuenta y ocho años, cuatro meses y catorce días de servicios continuados. Su gestión no solo fue reconocida en su país, sino también en el extranjero: El rey Jorge V de Inglaterra le honró con la condecoración de Caballero del Imperio Británico. Retirado de la actividad pública, los gobiernos que vinieron luego no dudaban en recurrir ante el viejo almirante para requerir sus sabios consejos.

Cuando estalló la guerra que ensangrentó a nuestro país y a Bolivia (1932-1935), el almirante Domecq García, tan unido al Paraguay por lazos de sangre y amistad, adhirió a la suerte paraguaya y fue uno de los principales promotores de la ayuda argentina al Paraguay.

Personalmente fue fundador de la Asociación Fraternal Pro Cruz Roja Paraguaya, que envió al frente uniformes, frazadas, alimentos, etc., e integró, como asesor especial, la comisión argentina que, presidida por el canciller argentino, Carlos Saavedra Lamas, logró finalmente el acuerdo de paz entre los beligerantes, firmado en Buenos Aires el 12 de junio de 1935.

En la posguerra, el almirante Domecq García siguió demostrando su amistad hacia el Paraguay. Ante el desesperado pedido del general José Félix Estigarribia, prisionero luego del derrocamiento del presidente Eusebio Ayala, acogió en su domicilio a la esposa y a la hija del héroe paraguayo y se ocupó en movilizar a las autoridades de la Argentina y de Brasil, a la opinión pública, sin olvidar a los grandes banqueros y hombres de negocios, hasta obtener finalmente la libertad de ambos prisioneros.

En 1938, Domecq García fue uno de los propulsores de la candidatura del general Estigarribia a la presidencia de la República del Paraguay, diciéndole, entre otras cosas: "...así como en la guerra pasada se movilizó el pueblo entero del Paraguay para defenderlo, Ud. debe movilizar en su gobierno, si es que llega como lo deseo, a ese mismo pueblo para el trabajo, para que la pala y el pico, en lugar del fusil, sean las armas del progreso".

Luego de una larga vida, el 11 de enero de 1951, a los noventa y dos años, Manuel Domecq García, aquel niño nacido en un pueblito paraguayo, que conoció los horrores de la guerra en la que perdió a sus padres y cuyo destino le llevó a la Argentina, país al que sirvió con heroísmo desde las agrestes florestas misioneras, los inhóspitos páramos chaqueños, que contribuyó activamente a engrandecer el poderío naval de su país de adopción, entregó su alma, luego de hacerse merecedor de los máximos galardones y honores profesionales, dejando al morir en herencia una casa hipotecada y un automóvil de veinte años de antigüedad, sus uniformes, sus cartas y el recuerdo admirado de sus compatriotas argentinos. Es hora que sus compatriotas paraguayos, empecemos a conocerlo.

Por Luis Verón

Más información http://www.politicaydesarrollo.com.ar/

El fraude del “Diario de Ana Frank” desmenuzado por completo

Después de leer en PyD la nota de Carlotto: “Ana Frank es un ejemplo para los jóvenes argentinos de hoy” he investigando un poco en la Web y me encontré con un sitio que me aclaro mas las ideas sobre el tema Ana Frank.

Un envío de Jorge García del Pino

Hace unos días, la escritora de una crónica autobiográfica de una niña judía salvada de los nazis por unos lobos confesó que ni era judía ni fue salvada de los lobos, ni nada de nada. Hoy día, que representan en Madrid un musical sobre la vida de este mito judío mientras los sionistas asesinan niños palestinos basándose en el mismo mito de los perseguidos judíos, es bueno aclarar, de una vez y para siempre, una de las obras sobre las que se sostiene el victimismo judío, de obligada lectura en las escuelas europeas. Por cierto que hace unos días el jefe de la oposición inglesa (David Cameron) se oponía a que los niños ingleses fueran de viaje obligatorio a Auschwitz, mientras que el presidente francés, el judío Sarkozy, establecía que los estudiantes franceses tenían que hacer trabajos identificándose con un niño judío de la Segunda Guerra Mundial. Desvelemos pues, el origen de esta religión.



(….) ¿QUIEN FUE EL AUTOR DEL “DIARIO”?

Se dice que “inicialmente, la publicación del Diario fue rechazada por numerosos editores” (7). Desde 1952, en que fue editado por vez primera en París -la primera edición holandesa apareció en el verano de 1947 (8)-, se han hecho más de cincuenta ediciones en todos los idiomas importantes, contabilizando hasta la fecha más de 25 millones de ejemplares vendidos (9), muchos de ellos a la fuerza (10), amén de una hollywoodense película de gran éxito, obras de teatro y numerosas adaptaciones transmitidas por radio y televisión. Pretende ser el verdadero diario íntimo de una niña judía de Amsterdam, de 12 años de edad, escrito durante la ocupación alemana, mientras permanecía escondida con su familia en los fondos de una casa; posteriormente fueron arrestados (4 de Agosto de 1944) y trasladados a campos de concentración, donde Anne Frank falleció a los 14 años de edad, en Marzo de 1945, víctima de una epidemia de tifus que se extendió en la zona (11).

Señalemos aquí que la detención de los Frank la llevó a cabo la policía holandesa (Policía Verde) y que Anne fue trasladada primeramente al campo de tránsito para deportados judíos de Westerbork (Holanda), posteriormente, el 2 de Septiembre de 1944, al campo de trabajo de Auschwitz-Birkenau y en Diciembre del mismo año a Bergen-Belsen (12), donde el fin de la guerra y el caos inherente producido por los bombardeos aliados sobre ciudades y los medios de comunicación y avituallamiento llevarían al hambre y el tifus. Es decir que fue paseada por toda Europa. Uno se pregunta si no suponía todo esto un esfuerzo por perder la guerra, puesto que en un momento de máxima necesidad, los alemanes se dedicaban a trasladar a los presos de naciones enemigas de campo en campo, con el consiguiente consumo del escaso combustible que hacía falta en el frente y utilización de numerosos trenes útiles en otros menesteres. Y si la intención de los alemanes era “exterminar” a la población judía, tampoco se comprende que Anne pasara tres meses en Auschwitz sin ser “gaseada” para ser trasladada a Bergen-Belsen, que en ningún caso era un campo de exterminio (según el Institut für Zeitgeschichte de Munich, institución paraoficial del gobierno alemán, ni en Bergen-Belsen ni en todo el antiguo territorio del Reich existieron cámaras de gas para el exterminio de seres humanos) (13). Añadamos que el padre, Otto Frank, fue hospitalizado en Auschwitz para ser curado de sus dolencias (14). Resulta en cualquier caso sorprendente este interés de los alemanes para que los teóricamente destinados a la cámara de gas entraran en ella gozando de salud.

Según Otto Frank, el “Diario” fue encontrado por casualidad, por él mismo, escondido en una cavidad que, casualmente, se hallaba entre la viga y el techo del lugar donde habían estado recluidos, antes de caer en poder de los alemanes. Ese encuentro fortuito ocurrió, según Otto Frank, bastante después de finalizada la guerra, en 1952 (15), si bien esta fecha no coincide con la de publicación de las primeras ediciones (1947) (16). Para Wolfgang Benz (44) el diario fue hallado por Miep Gies, una vecina de los Frank en las Prinsengracht 263 de Amsterdam, el mismo 4. 8. 44, día de la detención. Se dice que Anne Frank escribió su diario a escondidas. Así lo afirma en su prólogo George Stevens, quien afirma no sólo que el diario era pequeño, sino también “que del pequeño diario sólo Anne tenía conocimiento” (17).

Aquí surge un problema, ¿cómo es que un libro que, según las ediciones, tiene unas 230, 240 ó 290 páginas, puede ser incluido en un diario pequeño que podía ser escondido detrás de unas libretas de apuntes del colegio? A pesar de hallarse en un desván relativamente pequeño, ninguno de los acompañantes la vió escribir (18), lo cual no deja de ser difícil, teniendo en cuenta que se trataba de un escrito voluminoso. Otros autores no coinciden sobre este punto (19). Según el historiador catalán J. Bochaca, que una niña de doce años escriba, en la segunda página de su diario, un ensayo filosófico sobre las razones ontológicas que la impulsan a hacerlo; así como que una niña de tan corta edad sea capaz de redactar una historia de la familia Frank, sin notas a la vista; que confinada en una buhardilla esté al corriente de la legislación y las medidas antisemitas de los “nazis”, incluyendo fechas, números de decretos y nombres propios; supone un caso impar en la historia de la literatura universal (20).

El mismo autor hace notar que las ediciones inglesa y alemana del “Diario” difieren tan fundamentalmente, que las diferencias no pueden ser atribuidas, racionalmente, a criterios de traductor. La verdad sobre el diario de Anne Frank fue revelada, inicialmente, por la publicación sueca “Fria Ord”, en 1959, en una serie de artículos diarios aparecidos en marzo. En Abril de aquel mismo año, la revista americana “Economic Council Letter” (15 de Abril de 1959) resumió los artículos de su colega sueco, con la siguiente gacetilla: “La historia nos proporciona muchos ejemplos de mitos que tienen una vida más rica y más larga que la verdad, y que, sin duda, pueden llegar a ser más efectivos que la verdad” (21).

Nuestras dudas aumentan cuando leemos en el “New York Times” del 2 de Octubre de 1955, que en el diario de Anne Frank “sólo figuraban aproximadamente 150 inscripciones” donde se consignaban “cronológicamente las sensaciones e impresiones de una adolescente” (”mamita me trata a veces como un bebé, lo que no puedo soportar”) y “adicionalmente muy pocas que no podrían considerarse como pertenecientes a esa categoría” (”temo mucho que nos descubran y que seamos fusilados”) (22). No obstante ello, continúa Richard Harwood, el “Diario” publicado consta de 293 páginas y su texto no concuerda con la relación, que acabamos de citar, entre numerosas inscripciones propias de una adolescente y “muy pocas” de mayor o menor referencia política. De hecho, no sólo las observaciones de carácter político del diario, sino su contenido general y su estilo, presuponen un conocimiento de interrelaciones históricas, juicio y arte de la expresión poco comunes incluso entre adultos. La edición “original” del Diario nunca fue publicada, puesto que el padre, Otto Frank, decidió expurgar el mismo de fragmentos escabrosos de una adolescente o de críticas a la madre de Anne. Más tarde este debió admitir que además de la escritora judía Anneliese Schütz e Isa Cauven “para colmar algunas lagunas en el diario debió requerir los servicios del periodista holandés Albert Cauven” (23). Incluso el poco sospechoso semanario “Der Spiegel”, instrumento principal en la “reeducación” del pueblo alemán, debía admitir que “el ‘Diario’ en su conjunto no es auténtico”. Para el Spiegel queda claro que “aquello que ha hecho emocionar al mundo, no proviene enteramente de la mano de Anne Frank. En la edición el ‘Diario’ ha sido transformado por numerosas manipulaciones…” (24). La investigación oficial llevada a cabo por la Dra. Hübner deduce que el “Diario” publicado está compuesto de 177 capítulos (cartas), que proceden de cuatro diferentes fuentes: 4 del Diario, 5 de un libro de relatos, 69 de dos diarios, que la Dra. Hübner define como primera elaboración del Diario, 99 procedentes de hojas sueltas, que la investigadora define como segunda elaboración del Diario.

JUICIO ESCLARECEDOR

Mayores sospechas nos asaltan, lógicamente, al estudiar el pleito en que se enzarzaron el conocido escritor judío norteamericano Meyer Levin y el padre de Anne Frank. El juicio transcurrió entre 1956 y 1958 ante el County Court House de la ciudad de Nueva York, obteniendo el demandante Meyer Levin un fallo a su favor que condenaba a Otto Frank a abonarle una indemnización de 50.000 dólares de la época por “fraude, violación de contrato y uso ilícito de ideas”; el pleito, que se arregló privadamente después de la sentencia por obvio mútuo interés, versaba sobre la “dramatización escenográfica” y venta del “Diario”. El juez, así mismo judío, era Samuel L. Coleman, quien dictó sentencia en el sentido de que Otto Frank debía pagar a Meyer Levin “por su trabajo en el diario de Anne Frank” (25).
Para cualquier interesado, todo lo referente al caso Levin-Frank está archivado en la Oficina del Condado de Nueva York (N. Y. Country Clerk’s Office) con el número 2241-1956 y también en el New York Supplement II, Serie 170, y 5 II Serie 181 (26). Así pues, la sentencia del juez -y juez judío- en el sentido de que el autor del Diario es Meyer Levin y no la niña, existe (27).

Lo que interesa hacer notar es que de la lectura de la numerosa correspondencia privada de Otto Frank y de Meyer Levin que fue aportada al juicio como prueba de las partes, surge la grave presunción “juris tantum” de que el “Diario” “es substancialmente una falsificación” (28), y que el autor material de esa falsificación fue el igualmente judío Meyer Levin. Levin, en legítima defensa de sus derechos de autor, además de demandar al Sr. Frank por cuatro o cinco millones de dólares por su labor de parafrasear el manuscrito “para el fin que tenía que cumplir…”, pleiteó igualmente contra el productor de cine Kiermit Bloombarden, pues en la película -del mismo título que la obra- aparecen también escenas escritas por él y que no estaban contenidas en el Diario original (29).

Meyer Levin había sido corresponsal en España durante la guerra civil de 1936 a 1939 y más tarde enviado de la Agencia Telegráfica Judía durante los enfrentamientos con los palestinos entre 1945 y 1946. La Enciclopaedia Judaica le reconoce como “el primer escritor en poner en escena el Diario de Anne Frank (1952)” (Vol. 11, pág. 109) (30).


El milagro inexplicado de los cambios de letra de Anna Franken dos documentos fechados el mismo año: el famoso “diario” (arriba) y una carta dirigida a una amiga (abajo).


UN BOLIGRAFO PREMATURO

Pero no acaba aquí todo, y nuestra duda se convierte en decepción cuando descubrimos, como lo ha hecho el historiador británico David Irving tras su investigación (31), que en el “Diario” de Anne Frank había tinta de bolígrafo. Así lo determinaron unos expertos que acudieron expresamente a Suiza para comprobar el manuscrito original en posesión de Otto Frank. Según estos, parte de los diarios habían sido escritos con bolígrafo -inventado en 1949 y cuya aparición en el mercado data como temprano de 1951- algo imposible al haber fallecido Anne Frank de tifus (32) en 1945. Dos ciudadanos alemanes, Edgar Geiss y Ernst Roemer, pusieron públicamente en duda, una vez más, la autenticidad del famoso “Diario”. Ante ello el Tribunal del Distrito de Hamburgo encargó a la Oficina Federal Criminal Alemana (BKA) un examen de los textos para determinar científicamente si la escritura de éstos se había llevado a cabo durante los años 1941 a 1944, basándose en los análisis del papel y la escritura del manuscrito original. Este análisis químico-técnico fue llevado a cabo en abril de 1981, bajo la dirección del Doctor Werner (33).
A pesar de su publicación, la ley del silencio de los “mass-media” intentó dar la menor publicidad posible a los resultados de los análisis. Sí lo hizo el “New York Post” del 9 de Octubre de 1980 mencionando el hecho.
Según este análisis, las correcciones, comentarios y añadidos en las hojas de parte del manuscrito fueron hechas en tinta azul, negra, roja, a lápiz y en BOLIGRAFO de tinta negra, verde y azul. Como comentarios y texto principal son de una misma mano, recordémoslo, el libro fue escrito por alguien después de la guerra o cuando menos lo finalizó pasada la contienda. El original consta de tres libretas encuadernadas y 324 páginas sueltas (34)


Reproducción del artículo del “New York Post” del 9.10.1980 donde se confirma que Anne Frank no pudo haber escrito con tinta de boligrafo su Diario, porque todavía ¡no había sido inventado el bolígrafo!


DIFERENCIAS EN LA ESCRITURA

Un calígrafo pudo comprobar, además, que todo había sido escrito por la misma mano y que, por tanto, no podía ser la de Anne Frank. Se trata de Minna Becker, perito calígrafo judía, quien afirmó ante el juez, repetidamente, que toda la escritura del diario pertenece a una misma mano (35). Para dilapidar este tema sólo ha hecho falta acceder a las cartas auténticas que Anne Frank escribió de niña a unas amigas, publicadas en los Estados Unidos; la letra de estas cartas sí tiene el aspecto normal de una niña de 10 ó 12 años, lo que no es el caso del “manuscrito original”, que nos revelan a un autor de mayor edad. Las cartas fueron adquiridas por el “Instituto Simon Wiesenthal” y, siempre según David Irving, sí son auténticas, no así el diario (36). Bochaca confirma asímismo, como han hecho posteriormente otros autores, refiriéndose a Paul Rassinier, que la escritura que se afirma es la de Anne Frank, reproducida en el libro “Spur eines Kindes”, de Ernst Schnabel, difiere totalmente de la escritura de Anne Frank en el manuscrito original.

El Profesor Faurisson, de la Universidad de Lyon, cuya especialidad es la crítica de textos y documentos, y que mantuvo varias conversaciones personales con el padre de Anne Frank, insiste en este tema otorgándole el peso suficiente para llevar al escepticismo sobre el “Diario” de Anne Frank. Su primer trabajo sobre el caso fue publicado en francés en 1980. Una traducción del mismo apareció en el verano de 1982 en el volúmen del “The Journal of Historical Review” con el título “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” (págs. 147 - 209). Entonces señalaba dos ejemplos de la letra manuscrita atribuida a Anne Frank, ambos escritos cuando esta contaba aproximadamente 13 años, pero extrañamente la primera (datada el 12 de Junio de 1942) parece mucho más madura y similar a la de un adulto que la supuestamente escrita sólo cuatro meses más tarde (10. 10. 42). Respondiendo a dicho escepticismo sobre la autenticidad del “Diario”, el State Institute for War Documentation de Amsterdam (Rijksinstituut voor Orloogsdocumentatie - RIOD), publicaba un libro en 1986 que incluía el facsímil de una carta supuestamente escrita por Anne el 30 de Julio de 1941.

El descubrimiento en los EE.UU. de otros varios ejemplos de la letra manuscrita fue anunciado en 1988. El mismo incluía dos cartas fechadas el 27 y el 29 de Abril de 1940 y una postal, escritas a alguien en Danville (Iowa). Estas últimas, como las del 12. 6. 1942 y 10. 10. 1942, creaban un nuevo problema al Instituto de Documentación de Guerra de Amsterdam, dado que la letra manuscrita que aparece en ellas es completamente diferente que la escritura de adulto de la carta del 30 de Julio de 1941, así como la mayor parte del manuscrito en cuestión. Estos descubrimientos confirman la creencia del Prof. Robert Faurisson de que la letra manuscrita de “adulto” atribuída a Anne es, en realidad, muy parecida a la letra manuscrita de una de las personas que oficialmente “ayudaron” a Otto Frank a preparar el “Diario” para su publicación después de la guerra.

Para María Paz López y su artículo en “La Vanguardia”, estas diferencias de escritura son normales (!) en un adolescente. Igualmente soslaya, al tratar el tema del informe pericial encargado por el RIOD, el tema de la escritura a bolígrafo, mencionando exclusivamente las anotaciones a lápiz del padre. Podemos concluir pues, que no se trata de un “Diario”, sino de una novela, basada en un manuscrito escrito después de la guerra por Otto Frank o sus colaboradores, y redactado por Meyer Levín, con algunos añadidos posteriores del holandés Albert Cauven (38). El historiador alemán Udo Walendy es definitivo: “El Diario de Anne Frank -durante años lectura recomendada tabú para escuelas y público- es una falsificación” (39).

ANNE FRANK A LA FUERZA

Conviene advertir aquí que para evitar dudas y desbancar las crecientes sospechas sobre la autenticidad del libro, fue impuesto por las autoridades alemanas actuales como “lectura obligatoria” en las escuelas (¡increíble negocio para los propietarios de derechos -Fondo Anne Frank- y editores!) y se llegó al extremo de adoptar medidas disciplinarias (retiro de la “venia docendi”) contra maestros y profesores que osaran manifestar sus dudas al respecto (40). El Profesor Stielau, de Hamburgo, fue expulsado de su cátedra, en 1957, por el mero hecho de haber osado poner en duda la autenticidad del Diario. ¡Increíble!.
Todavía en 1976, el padre de Anne, Otto Frank, lleva a cabo acciones y denuncias contra Heinz Roth, de Odenhausen, en un juicio tendiente a prohibir publicaciones que sostengan que el diario, tal como se publicó, no puede haber sido escrito por una niña de 12 años. Ejemplos éstos que demuestran cuán estrecho es el margen de la libertad de pensamiento cuando se rozan ciertos temas tabú (41).

UN TIMO MORAL

Richard Verrall (que publica bajo el nombre literario de Harwood) advierte que la falsedad del mito de Anne Frank va mucho más allá, es muchísimo más profunda que la eventual falsificación del texto. Reside en la “unilateralidad” y en la “recurrencia infinita” del tema: una perfecta aplicación política de la propaganda actual del viejo tema de la niña inocente atrapada por la maldad exclusiva de los otros, pero que triunfa incluso después de muerta. El mito de Anne Frank, por la fuerza de su impacto sobre la sensibilidad colectiva, se convierte no sólo en símbolo de la “inocente” nación judía perseguida, sino más aún y contra todas las reglas de la lógica, en “prueba indiscutible” de la maldad intrínseca, inmedible, de los perseguidores.

Reconozcámoslo pronto, en efecto, no importa desde un punto de vista humano que el “Diario” de Anne Frank sea una falsificación o no. Esta niña falleció, víctima del tifus -y no en una “cámaras de gas” inexistente en Bergen o convertida en “pastillas de jabón” que se han revelado una falacia, todo hay que decirlo-; y el padecimiento y muerte de cualquier niño es siempre lamentable. Pero es importante constatar que los posibles sufrimientos de una niña judía de 14 años, en tiempo de guerra, no son más significativos por el “hecho” de que hubiese escrito un diario, que los sufrimientos tanto o más terribles de otros posibles niños judíos; o que las desgracias infinitamente más numerosas de otros niños alemanes, italianos, japoneses, polacos, rusos o de otras nacionalidades que han sufrido horriblemente por muchos otros motivos en esa misma guerra: despedazados, quemados vivos a millones, mutilados o inválidos para toda la vida a causa de los bombardeos masivos de población civil efectuados por los aliados contra ciudades abiertas alemanas; abandonados en medio del caos ante la muerte o desaparición de sus padres; violados, corrompidos por la barbarie de buena parte de las tropas enemigas. Sólo en el Holocausto alemán de Würzburg, durante los últimos días de la guerra, fueron quemadas 5.000 personas, de entre las cuales más de 100 niñas y mujeres se llamaban Anna, convertidas en cenizas durante la noche del 16 de Marzo de 1945 (44).

¿Pero quién se acuerda de tal suma de horrores sufridos por los no judíos? ¿Quién llora por el niño alemán que, en Dresde, junto a otros 250.000 civiles, mujeres y niños principalmente, corre aullando envuelto en el fuego inextinguible del fósforo líquido? ¿Quién por la niña alemana violada varias veces hasta la muerte por una sucesión de bestias animadas a ello por el judío soviético Ilya Ehrenburg? ¿Quién escribe novelas lacrimógenas por los no menos reales e inocentes niños japoneses de Hiroshima y Nagasaki? ¿Quién por los niños de la misma edad de Anne Frank, masacrados en Paracuellos del Jarama, que en su propio país tampoco cuentan con una calle?. Nadie.

No hay “best sellers” para ellos, no hay “dramatizaciones”, ni 50 ediciones, ni cine, ni teatro, ni bombardeo televisivo, ni campañas en su nombre, ni recogidas de firmas, ni movilizaciones entre los partidos políticos del sistema y sus parlamentarios, ni manifestaciones públicas cincuenta años después, ni nadie que quiera recordarles cambiando el nombre de una calle, por pequeña que esta fuera. ¿Por qué? ¿Tal vez porque no cuentan con un lobby que haga del dolor un negocio sin precedentes? ¿Porque les falta la conveniente orquestación de los “mass-media”, que hacen del sufrimiento ajeno un arma política, con la intención de desarmar moralmente a quienes denuncian semejante hipocresía? ¿O deberíamos ser más atrevidos y decir que, simplemente, porque no son judíos?. Entonces habría que denunciar y perseguir igualmente a aquellos que por dinero o por oscuros intereses políticos y personales hacen, con los niños que han padecido en el pasado, discriminaciones en razón de su raza, religión o ideas políticas de los padres y sólo se acuerdan de unos niños muy concretos y minoritarios, soslayando a los demás. Se trata, sin duda, de un agravio comparativo.


NOTAS (1) y (2) WEBER, Mark: Anne Frank. Publicado en “The Journal of Historical Review” de Mayo/Junio de 1995, pág. 31.(3) “Daily Telegraph” 24.3.1933 y “Daily Express” de misma fecha.(4) IRVING, David: Pruebas contra el Holocausto. Conferencia en el Hotel Majestic de Barcelona, el 17 de Noviembre de 1989.(5) FELDERER, Ditlieb: Il Diario di Anna Frank: una Frode. Edizioni La Sfinge, Via Marchesi, 30, Parma (Italia), 1990, pág. 6.(6) HARWOOD, Richard (Richard Verrall): ¿Murieron realmente seis millones?. Historical Review Press, Inglaterra, 1977.(7) Enciclopaedia Judaica, citada en FELDERER, opus. cit. Pág. 14.(8) BENZ, Wolfgang: “Legenden, Lügen, Vorurteile: Ein Wörterbuch zur Zeitgeschichte”. DTV Deutscher Taschenbuch Verlag. 2ª Edición, 1992 y FELDERER, pág. 13:Enciclopedia Brockhaus, Vol (6-450).(9) PAZ LOPEZ, María: La niña que contó lo inexplicable. “La Vanguardia” de Barcelona, el Miércoles día 15.3.95, pág. 2 de “Revista”. Según BENZ opus. cit., esta cifra en 1992 era de 16 millones.(10) BOCHACA, J.: El mito de Anne Frank. Revista Cedade Nº 170 de Marzo de 1989. Págs. 18 a 20.(11) Anne Frank “Diary” a fake. Publicado en el periódico “Holocaust News” Nº 1, pág. 3, del Centre for Historical Review. P.O. Box 446, London SE23 2LS. Así mismo Enci. Judaica pág. 53 y Felderer op. cit.(12) Enciclopaedia Judaica, pág. 53. Jerusalén, Israel, 1971-1972.(13) ROTH, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel., 1979.(14) Enciclopaedia Britanica. Citado por Felderer.(15) BOCHACA, opus cit.(16) y (17) FELDERER, opus. cit. pág. 13 y pág. 22.(18) BOCHACA, opus cit.(19) PAZ LOPEZ, opus. cit.(20) BOCHACA, J.: El mito de Anne Frank. Revista Cedade p.18-20.(21) BOCHACA, J.: El mito de los seis millones. Ed. Bausp, Barcelona, 1978; pág. 100.(22) HARWOOD, opus. cit.(23) BOCHACA, opus. cit. y también FELDERER, opus. cit. p. 14.(24) Citado por “Kommentare zum Zeitgeschehen”. Folge 269. September 1993, p. 65.(25), (26), (27) y (28) BOCHACA, J.: El mito de Anne Frank. Revista Cedade. Págs. 18 a 20.(29) GIL MUGARZA, Bernardo: Requiem por Anne Frank.. “Arriba” 9.5.59.(30) FELDERER, opus. cit. Pág. 15.(31) IRVING, David: Pruebas contra el Holocausto. Hotel Majestic, Barcelona, 17.11.89.(32) PAZ LOPEZ, opus cit.(33) BOCHACA, opus. cit. (34) “New York Post” del 9 de Octubre de 1980.(35) BOCHACA opus cit.(36) IRVING, opus. cit.(37) Ver FAURISSON, Prof. Robert: Anne Frank’s Handwriting. Publicado en el “The Journal of Historical Review”, Volume Nine, Numer One, Spring 1989. Pag. 97 a 101. IHR, California 92627. Pruebas caligráficas.Y Vol. 3, Nº 2, summer 1982: “Is the Diary of Anne Frank Genuine?” así como “Le Journal d’Anne Frank est-il authentique?” en “Vérité Historique ou Vérité Politique?”(38) BOCHACA, opus, cit.(39) ROTH, Heinz: Anne Frank’s Tagebuch, ein Schwindel. Odenhausen, Julio de 1979.(40) BOCHACA, opus cit.(41) HARWOOD, opus. cit.(42) GIL MUGARZA, opus cit

Por Pedro Varela

Más información http://www.politicaydesarrollo.com.ar/

martes, 21 de octubre de 2008

Republicamos: Los asesinados por los idealistas

Olvido presidencial, memoria verdadera: Muertos por la subversión SIN derechos humanos.
Si es por revolver... lamentablemente existe esta trágica lista como resultado del accionar de las Fuerzas Subversivas.
De esto no se habla, hay asesinos buenos y libres en la Argentina.




A LA REYNA KRISHTINA, SE LE OLVIDARON ALGUNAS VÍCTIMAS Y HECHOS DE SUS AMIGUITOS (los jóvenes idealistas).

Listado para refrescar la memoria de los Argentinos

CONSECUENCIAS DEL ACCIONAR TERRORISTA SUBVERSIVO EN LA ARGENTINA DE LOS ´70

TOTAL DE ASESINADOS
Políticos 5
Empresarios 36
Gremialistas 17
Periodistas 1
Funcionarios Públicos 12
Sacerdotes 6
Diplomáticos 1
Empleados 4
Dirigentes Estudiantiles 2
Víctimas de atentados públicos 13
Subversivos arrepentidos 11
Esposas de militares 3
Niños 5
Ejército 99
Marina 11
Fuerza Aérea 8
Gendarmería 9
Policía Federal 107
Policía Provincia de Buenos Aires 230
Policía Provincia Catamarca 1
Policía Provincia del Chaco 1
Policía Provincia de Córdoba 45
Policía Provincia de Corrientes 1
Provincia de Formosa 2
Policía Provincia de Mendoza 4
Policía Provincia de Tucumán 13
Policía Provincia de Jujuy 4
Policía Provincia de Santa Fe 30
Servicio Penitenciario Federal 6
Total: 711

SECUESTROS EXTORSIVOS

FECHA NOMBRE IMPORTE PEDIDO IMPORTE ABONADO (U$D)
08-04-73 Víctor Bricombe 17.000.000 1.360.000
06-06-73 Carlos Lockood 25.000.000 2.300.000
2-07-73 Carlos Pulenta 10.000.000 920.000
06-12-73 Víctor Samuelson 142.000.000 12.000.000
23-01-74 Juan y Jorge Born 60.000.000
11-12-75 Enrique Metz 4.000.000
Total : 80.560.000

VÍCTIMAS DE ATENTADOS TERRORISTAS

POLÍTICOS
Uzal, Roberto.
Mor Roig.
Arturo Acuña.
Hipólito Pisarello.
Angel Dejhi.
Juan Carlos.

EMPRESARIOS
Sallustro, Guillermo (Fiat)
Qlekler, Roberto (Fiat)
Golla, Ricardo (Ika Renault)
Samaniego, Ramón (La Cantábrica)
Naranjieras, Antonio
Jasalik, Emilio (Hilandería Olmos)
Abeigon, Roberto (Miluz)
Martínez, Manuel (Miluz)
Muscat, Antonio (Alba)
Bargut, David (Tiendas Elena)
Camelon, Raúl (Acindar)
Hegger, Adolfo (Bendix)
Sarlenga, Jorge (Bendix)
Velazco, Raúl (Sancor)
Rotta, Pedro (Fiat)
Pardales, Joe (Bervano)
Fidalgo, Manuel (Rigolleau)
Fiola, Oscar (Swift)
Trinidad, Osvaldo (Swift)
Sarracan, Horacio (Ika Renault)
Arrozagaray, Enrique (Borgward)
Arce, Luis (Surrey)
Bergomatti, Carlos (Materfer)
Castrogiovanni, José (Lero)
Liple, Juan (Schering)
Oneto, Julio (Fca. Leticia)
Maschio, Oscar (Monofort)
Moyano, Roberto (Petroquímica)
Souto, Carlos Alberto (Chrysler)
García, Higinio (Textil Oeste)
Mamagna, Hugo (Daner)
Salar, Héctor (Lozadur)
Gasparoux, André (Peugeot)
Martínez Aranguren, José (Lozadur)

GREMIALISTAS
Klosterman, Henry.
Mansilla, Marcelino.
Rucci, José.
Magaldi, Antonio.
Alonso, José.
Noriega, Héctor.
Ponce, Teodoro.
Vandor, Augusto.
Chirino, José.
Pelayes, Juan.
Dibatista, Adolfo.
Sánchez, Ricardo.
López, Vicente.
Giménez, Adalberto.
Desosi, Florencia.
Alvarez, Santiago.

PERIODISTAS
Kraiselburd, David (Director del Diario ´El Día´ de La Plata)

FUNCIONARIOS
Campos, Alberto (Intendencia San Martín)
Ferrin, Carlos (Intendencia San Martín)
Tarquini, José (Ministerio Bienestar Social)
Macaño, Luis (Subsecretaría Planeamiento)
Salisesky, Miguel (Swift)
Di lorio, Antonio (Ferrocarril Mitre)
Castro Olivera, Raúl (Presidencia de La Nación)
Herreras, Hugo (Banco Municipal)
Cash, Daniel (Banco Nación)
Astengo, Angel (Entel)
Padilla, Miguel (Subsecretaría Ministerio Economía)
Etchevehere, Pedro (Inta)

DIPLOMÁTICOS
Egam, Jhon (Cónsul de los EEUU)

ABOGADOS
Centeno, Oscar

EMPLEADOS
Aballay, Juana.
Peme, Enrique.
Cardozo, Amorin.
Tapares, Osvaldo.

DIRIGENTES ESTUDIANTILES
Piantoni, Ernesto.
Spangenber, Hernán.

PROFESORES UNIVERSITARIOS
Genta, Bruno.

PÚBLICO EN GENERAL
Sánchez, Víctor.
Villalba, Félix.
Browarnik, Estela.
Epelbaun de Browarnik, Silvia.
Estolar de Córdoba, Eliseo.
Pascual Abrahamsohn, Jesús.
Ramier López, José.
González, Luis.
Laurenzano, Julio Salvador.
Lasser, Miguel Angel.
Enrique, Ramona.
Biancull, Luis Osvaldo.
Vázquez, Pascual Bailon.
Vila, Margarita Obarrio de.

SUBVERSIVOS ASESINADOS POR INTENTAR DESERTAR DE MONTONEROS, AL COMPROBAR EL ENGAÑO EN QUE HABÍAN CAÍDO
(Se mencionan sólo los que llegaron a conocimiento de las FFAA por documentación secreta secuestrada a la banda. Existiría otra gran cantidad de asesinatos no identificados del mismo origen).
Canello, Agustín.
Carnovalo, César.
Szlaghter, Marcos.
Magliano, Diego.
Paul, Antonio.
Haimal, Fernando.
Baglieto, Carlos.
Baglieto, Estela Anden de.
3 NN femeninas.

ESPOSAS DE MILITARES ASESINADAS JUNTO A SUS MARIDOS
Cáceres Monié, Beatriz Sasiain de. (Sra del Gral asesinado en Entre Ríos 3-12-75).
Gay, Hilda Casaux de. (Sra del Cnl. asesinado en Azul 19-01-74).
Villar E Iba M. Pérez de. (Sra del jefe Policía Federal asesinado en el Tigre el 01-11-74).

NIÑOS ASESINADOS
Viola, María Cristina. 3 años, hija del capitán Viola, asesinada en Tucumán junto a su padre el 1-12-74.
Kraiselburd. menor asesinado por Montoneros.
Barrios, Juan. 3 años, de la mano de su madre transitaba frente a un Banco cuando una mujer joven desde un automóvil disparo a ciegas una ametralladora.
Vázquez, Froilán. 6 años. Tomado como rehén por el ERP, el Capitán De Montoneros Hermes, lo mata con dos tiros en la nuca.
Lambruschini, Paula. 15 años, hija del Alte. Armando Lambruschini. Jefe Estado Mayor General Naval, 1-8-78.

ASESINADOS EN EL EJERCITO

Teniente General Aramburu, Pedro Eugenio.

Generales de División:
Sánchez, Juan Carlos.
Cáceres Monié, Jorge Esteban (R).
Generales de Brigada:
Cardozo, Cesáreo Angel .
Actis, Carlos Omar.
Salgado, Enrique.
Muñoz Ricardo.

Coroneles:
Amico, Leonardo Roberto.
Cano, Eduardo.
Rico, Martín.
Fernández Cendoya, Andres.
Triaca Numa, Osvaldo.
Iribarren, Héctor Alberto.
Gay, Camilo Arturo.
Grassi, Jorge Oscar.
Carpani Costa, Arturo H.
Reyes, Rafael Raúl.
Dalla Fontana, José Esteban.
Cavagnaro, Abel Héctor Elías (R).
Mendieta, Juan Carlos (R).
Sureda, Angel Arturo (R).
Castellanos, José Bonifacio.

Tenientes Coroneles:
Sanmartino, Julio R. (R).
Duarte Hardoy, Raúl Juan.
Bevione, Oscar.
Petraca, Pedro.
Schilardi, Pompilio.
Peralta, Astudillo.
Gardon, José Francisco.
Ibarzábal, José Norberto.
Colombo, Horacio Vicente.
Larrabure, Argentino del Valle.
Mutto, Alberto Eduardo (R).

Mayores:
Gimeno, Jaime.
Biscardi, Roberto.
Sánchez, Hector.
Papa, Aldo.
Fernández Cutiello, Horacio (h).
López, Néstor Horacio.
Reyes, Osvaldo Helio (R).
Zihel, Leónidas Cristián (R).
Servidio, Romeo (R).

Capitanes:
Paiva, Miguel Angel.
Aguilera, Roberto.
Arteaga, Carlos.
Viola, Humberto Antonio.
Keller, Miguel Alberto.
Petruzzi, Luis María.
Ramallo, José Antonio.
Leonetti, Juan Carlos.

Tenientes 1ros:
Asua, Mario César.
Nacaratto, José María.
Correa, Carlos.
Casagrande, Carlos.
Anaratone, Jorge.
Brzic, Luis Roberto.
Carbajo, Roberto Eduardo.
Cáceres, Héctor.
Spinazzi, José Luis.
Cativa Tolosa, Fernando.
Lucioni, Oscar Abel.

Tenientes:
Gambande, Juan Carlos.
Rolon, Ricardo.
Mundani, Juan Conrado.
Ledesma, César Gonzalo.

Subtenientes:
García, Raúl Ernesto.
Berdina, Rodolfo Hernán.
Massaferro, Ricardo Eduardo.
Barceló, Diego Toledo.
Pimentel, Juan Angel.

Suboficiales Principales:
Gil, Carlos Honorato.

Sargentos Ayudantes :
Ríos, Anselmo.
Esquivel, Ricardo.
Cisterna, Roque Carmelo.

Sargentos 1ros:
Sanabria, Víctor.
Molina, Eligio Osvaldo.
Montesano, José Angel (R).
Tejeda, Rosario Elpidio.
Cabezas, Oscar Alberto.
Novau, A. Martin (R).

Sargentos:
Moya, Miguel Arturo.
Orné, Ramón W.
Gómez, Walter Hugo.
Lai, Alberto Eduardo.
Favali, Rubén Godofredo.

Cabos 1ros:
Juárez, Miguel Dardo.
Linares, Aldo.
Dalesandro, Edgardo.
Albornoz, José.
Costilla, Juan.
Ramírez, José Anselmo.
Méndez, Wilfredo Napoleón.
Rojas, Bruno.
Zárate, Ricardo Martín.
Parra, Carlos Alberto.
Dios, Osvaldo Ramón.
Bulacios, Jorge.

Voluntario 1ro:
Pérez, Desiderio Eduardo.

Soldados Conscriptos:
González, Daniel Osvaldo.
Maldonado, Ismael.
Sosa, Edmundo Roberto.
Villalba, Alberto.
Arrieta, Antonio Ramón.
Dávalos, Heriberto.
Coronel, José Mercedes.
Salvatierra, Dante.
Torales, Marcelino.
Sánchez, Tomás.
Luna, Herminio.
Sánchez, Ismael.
Castillo, Juan Carlos.
Gustoni, Enrique Ernesto.
Ordoñez, Fredy.
Fernández, Pío Ramón.
Spinoza, Rogelio René.
Moya, Orlando Aníbal.
Viscarra, Héctor.
Pérez, Benigno Edgar.
Papini, René Alfredo.
Caballero, Roberto.
Ruffolo, Benito Manuel.
Sessa, Raúl Fernando.
Cajal, Miguel Angel.
Vacca, Alberto Hugo.
Dimitri, Guillermo.
Crosetto, Víctor Manuel.
Gutierrez, Mario.
Cucurullo, Miguel.
Barbusano, Luís.
Taddía, Roberto.
Grillo, Julio.
Diaz, Leonardo.
Cardozo, Hector.


ASESINADOS EN LA MARINA

Vicealmirantes:
Berisso, Emilio.
Quijada, Hermes José (R).

Capitanes de Navío:
Burgos, José Guillermo.
Basso, Juan Jorge.

Capitanes de Fragata:
Bigliardi, Jorge Raúl (R).
Esquivel, Julio Esvardo (R).
Poggi, Oscar Agustín (R).

Teniente de Navío:
Mayol, Jorge Omar.

Teniente de Fragata:
Barattero, Santiago A.

Suboficiales Mayores:
Leguizamón, Lorenzo Miguel.
Unteretein, Martín.
Larrea, Emilio Horacio (R).

Suboficial Principal:
Yabor, Eduardo Miguel (R).

Suboficiales 1ros:
Gatelli, Raúl (R).
Reducto, Mario (R).

Suboficiales 2dos:
Benítez, Marcelino.

Cabos 1ros:
Contreras, Juan Leonardo.

Cabos 2dos:
Grimaldi, Enrique.
Vidal, Miguel Angel.


ASESINADOS EN FUERZA AÉREA ARGENTINA

Brigadier:
Longinotti, Arturo L. V. (R).

Comodoros:
Silioni, Rolando Segundo (R).
Echegoyen, Roberto M.
Valis, Adolfo (R).
Gouarderes, Reynaldo (R).

Vicecomodoros:
Luchesi, Alberto Bruno.
Matti, Rodolfo (R).

Alférez:
Rathlin, Javier.

Suboficial Principal:
Carbone, Alberto (R).

Cabo:
Molina, Andrés G.


ASESINADOS EN POLICÍA FEDERAL ARGENTINA

Comisarios Generales:
Villar, Alberto.
Alberro, Florentino Eliseo.

Comisarios Inspectores:
Linardi, Anselmo.
Pavón, Guillermo Ernesto.

Comisarios:
Patetta, Ernesto Máximo.
Baldovino, Carlos María.

Subcomisario:
Sandoval, Osvaldo.

Oficial Principal:
Giotti, César Mario.

Oficiales Inspectores:
Bernain, Julio Etchepare,
Norberto Domingo.
Fernández, Héctor Osvaldo.
Reinoso, Carlos José.
Russo,Juan Roque.

Oficiales Subinspectores:
Lascano, José Ignacio.
Ron, Domingo Dante.
Valverde, Juan Carlos.

Oficiales Ayudantes:
Botti, Juan Carlos.
Castro, Héctor Alejandro.
González, Carlos Daniel.

Suboficiales Escribientes:
Carrasco, José Hilario (A).
Durán, Joaquín (A).

Sargentos 1ros:
Bustamante, Ramón Humberto.
Fernández, José Antonio.
Gasbarro, Carlos Enrique.
Godoy, Néstor.
Rojo, Doroteo.
Pereira, Juan Carlos.
Ponzo, Aldo José.

Sargentos:
Posadas, Manuel Mario.
Cangros, Ricardo Manuel.
Bengochea, Carlos Alejandro.
Petit, Juan Carlos.
Borgheat, Julio Jorge.
Cazas, Joaquín.
Colletta, Carlos.
Couto, Héctor.
Ladiño, Domingo José.
Muñiz, Rafael Modesto.
Novau, Martin Alcibíades.
Paulik, Juan Pérez,
Marín Oiga.
Pérez Cantos, María Esther.
Ramos, Pedro Rodríguez,
Rómulo Rono, Doroteo.
Salvatierra, Rómulo Aisirio.
Tapia, Bernardo Roberto.
Testa, Vicente.

Cabos 1ro:
Acuña, Ariel Aridio.
Días, Guillermo Paolino.
Bayer, Marcos Felipe.
Garrido Guillermo.
González, Pedro Oscar.
Maringuelli, Alberto Angel.
Mazzone, Juan Carlos.

Cabos:
Olivieri, Ramón Ricardo.
Ayala, Carlos Adriano.
Chioni, Mario Bautista.
Durán, Osvaldo Ricardo.
Fernández, Paulino Joaquin.
Loyola, Alberto Carlos.
Merli, Hugo Néstor.
Lori, Vicente.
Rodríguez, Genaro Bartolomé.
Shand, Carlos Ricardo.
Suani, Néstor Agustín.
Tejedo, E Iba Gazpio.
Lo sasso, Alberto Oscar (R).
Sanguinetti, Raúl Arturo (R).

Agentes:
Alarcón, Miguel Angel.
Alderete, Domingo Teodoro.
Blanco, Juan Carlos.
Budor, Armando Rubén.
Campillay, Silvano Lorenzo.
Cappa, Norberto.
Carbone, Jorge Alberto.
Chiarini, Adolfo Omar.
Ferrari, José Héctor.
Figueredo, Ramón Bienvenido.
Galván, Omar Rodolfo.
González, Raúl Oscar.
lacovillo, José Alberto.
Lunati, Alicia Ester.
Lynch Hernández, Ricardo.
Maneiro, Juan Carlos.
Matienzo, Ernesto Osvaldo.
Medina, Saturnino.
Neiro, Juan Antonio.
Ochoa, Edgardo Raúl.
Oliveira, José Armando.
Paiz, Juan Carlos.
Pereda, Raúl Oscar.
Petrig, Juan Carlos.
Rosboch, Silvia Ester.
Rueda, Miguel Angel.
Saint Esteben, Juan Antonio.
Sanabria, Fernando Sergio.
Sánchez, Benigno.
Severino, Juan Carlos.
Vega, Pedro Federico.
Zalazar Valois, Juan.

Agentes Decreto Nro 18.231/50:
Buglione, Rodolfo.
González, Luis María.
Hernando, Carlos Ricardo.

Auxiliar 3ra:
Cruzado, Carlos A.

Superintendencia de Seguridad Federal:
Di Nunzio, David.
Arias, Ramón.

ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DEL CHACO

Cabo 1ro:
Vallejos, Clementino Serapio.

ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE SANTA FE

Subcomisario :
Monserrat, Osvaldo Oscar.

Comisario Inspector:
Ojeda, Telémaco.

Oficial Principal:
Rodríguez, Félix Oscar.

Oficiales Subinspectores:
Kocijancic, Juan Carlos.

Oficial Auxiliar:
Gutiérrez, Ramón O.
Cividini, Daniel.

Oficial Ayudante:
Olivera, Ernesto Jesús.

Oficiales Subayudantes:
Pizerni, Roberto Carlos.
Capitanelli, Jorge Raúl.

Sargento 1ro:
Ardizzone, José.

Sargentos:
Ocampos, Felix Umberto.
Pietrani, Juan Domingo.

Cabos 1ros:
Farías, Roque Alipio.
Leiva, Eugenio Ramón.
Pereyra, José Ernesto.
Nievas, Carlos Gabino.

Cabos:
Nunga, Juan José.
San Juan, Rubén Oscar.
Barriento, Lorenzo Jesús.
Cárdenas, Raúl.
González, Carlos.
Acosta, Andrés A.
Alfonso, Domingo H.
Matiacevich, Juan Domingo.
Ferri, Edgardo Jorge.
Pietrani, Dario Alberto.
Brancamonte, Miguel Angel.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE TUCUMÁN

Inspector Mayor:
Tomagnini, Hugo Guillermo.

Inspector General:
Sirnio, Juan.

Comisario Inspector:
Marcial, Timoteo.

Sargento 1ro:
Fagioli, Pedro Oscar.

Cabos:
Lazarte, Vicente Marcelo.
Vallejo, Juan Carlos.
Mansilla, Casimiro.
Reyes Vargas, Gumersindo V.
Ibarra, Eudoro.
Giménez, Ramón Valentín.

Agentes:
Santiago, Pedro Oscar.
Silvetti, Juan Carlos Gerardo.
Maltez, Carlos Eduardo.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE MENDOZA

Agentes:
Cuello, Alberto Rubén.
Fredes Campillay, Santos Tomás.
Puebla, Pablo Roberto.
Hernández Guerra, Humberto A.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE SAN SALVADOR DE JUJUY

Comisario:
Alvarez, Herminio Francisco.

Comisario Principal:
Guerra, Hugo Salomón.

Inspector Mayor:
Mones, Ivires Eliseo.

Sargento 1ro:
Maizares, Luis Rufino.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE FORMOSA

Sargento:
Benítez, Casimiro Efraín.

Cabo:
Alegre, Nori Argentino.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE CORRIENTES

Cabo:
González, Raúl Narciso.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE CÓRDOBA

Comisario General:
Paz, Simeón Alejandro Douglas.

Comisario Principal:
Robles, José Elios.

Subcomisario:
Postay, Esteban Domingo.

Oficiales Ayudantes:
Mercado de Pereyra, Argentina.
Pérez, Inés Agustín.
Robino, Rodolfo Jorge.
Mastri, Angel Virginio.

Oficial Auxiliar:
Sosa, Roberto Hugo.

Sargento 1ro:
Quiroga, Aldavino Filemón.

Sargentos:
Román, Juan Carlos.
Britos, Bartolo.

Cabos 1ros:
Gamero, Juan Rodolfo.
Maldonado, Teodomiro Miguel.
Vaquinsay, Manuel Cirilo.
Valdés, Tomás Edelmiro.

Cabos:
Garay, Antonio Mateo.
Arrieta, Nestor.
Cebrero, José Oscar.
Rodríguez, Luis Francisco.
Cuello, Marcelino.
Bertoglio, Pedro Héctor.

Agentes:
Agüero, Hugo Marcelino.
Sánchez, Eleuterio A.
Zalazar, Adelino Magin.
Maldonado, Ramón Humberto.
Elgueroa, Amancio.
Guzmán, José Ramón.
Altamirano, Ramón Cirilo.
Cuello, José María.
Márquez, Tomás Marcelino.
López, Tomás.
Baigorria, Marcelino Florencio.
Guzmán, Raúl Alberto.
Torres, Carlos Alfredo.
Soria, Francisco.
Eurico, Pedro Ramón.
Galindez, Carlos Alberto.
Moreyra, Vicente Manuel.
Luna, Jorge Natividad.
López, Luis Rodolfo.
Díaz, Juan Antonio.
Rodríguez, Crisólogo Sebastián.
Benegas, Juan Carlos.
Bermejo, Bernardino Santiago.

Aspirante a Agente:
Lucic, Osvaldo Américo.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE CATAMARCA

Agente:
Acevedo, Ramón Francisco.


ASESINADOS EN SERVICIO PENITENCIARIO FEDERAL

Subadjutor:
Buzarquiz, Alberto.

Ayudante de 3ra:
Norgeot, Juan Pedro Santos.

Ayudante de 4ta:
Ponce, Edigio Augusto.
Valenzuela, Abel Omar.

Ayudante de 5ta:
Zárate, Abel Ornar.

Subayudante:
Argüello, Daniel Enrique.


ASESINADOS EN GENDARMERÍA NACIONAL

Comandante Principal:
Reese, Julio Manuel Augusto.

Alférez:
Páez Torres, luis.

Oficial:
Agarotti, Pedro Abel.

Gendarmes:
Gómez, Evaristo Francisco.
Godoy, Marcelo.
Luna, Juan Argentino.
Cuello, Raúl.
Salliago, Juan Carlos.
Rivero, Juan Esteban.


ASESINADOS EN POLICÍA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Comisario Mayor:
Juárez, David Américo.

Comisarios:
Vergel, Alfonso.
Mena, Juan Florentino (R).
Benítez, Carlos Alberto.

Subcomisarios:
Ramos, José H.
Berzovec, Juan Eugenio.
Bonanni, Ricardo lorenzo.

Oficiales Principales:
Caramelo, Pío Américo.
Trejo, Esteban.
Ferreyra, Carlos Bonifacio.
Pérez, Raúl Horacio.

Oficiales Inspectores:
Iramain, Patricio A.
Navarro, Carlos Eduardo.
Sibuet, Mariano.
Salerno, Jorge.
Chiapella, Mario Ernesto.
Manzo, Oscar Jorge.
Vilches, Edgardo Daniel.

Oficiales Subinspectores:
Enríquez, Jorge O.
Apostolu, Jorge H.

Oficiales Ayudantes:
Fernández, Orlando F. (Méd).
Bartosch, Alejandro.

Suboficiales Mayores:
Varela, Ramón Ochoa,Andrés.

Suboficiales Principales:
Encinas, Zacarias.
Maidana, Carlos O.

Sargentos Ayudantes:
Yanivelli, Esteban E.
Pizarro, José A.
Segovia, Angel.
Ovejero, Rosa Witervo.
Ledesma, Marcelo Washington.
Coria, Rodolfo.
Miñane, Leopoldo.

Sargento 1ro:
Cardozo, Nicolás.

Sargentos:
Báez Aguilar, José.
Gonzáfez, Mario O.
Virán, Hernán.
Dorrego, Primo.
Noriega, José.
Torres, Eliseo A.
Zapata, Roque Ramón.
Arapi, Fructuoso.
Sánchez, Carlos Horacio.
Aguifar, José Báez.
Potter, Rodolfo.
Dávila, Juan Carlos.
Arroyo, Bernardo Oscar.
Lacorte, Armando.

Cabos 1ro:
Sullings, Esteban Fernando.
Licay, Conrado.
González, Ramón.
Maidana, Máximo.
Marchio, Ernesto.
Manteiga, Juan M.
Leguiza, Leonardo.
Delavechia, Antonio.
Genolet, Héctor Oscar.
Romero, Enrique.
Arroyo, Oscar Bernardo.
Morel, Guillermo.
Silva, Timoteo.
Millon, Miguel.
Schowindt, Eduardo.
Olivar, Cipriano Heraldo.
Ojeda, Erculano.
Martínez, José Ernesto.
Sierra, Guillermo Martin.
Romero, César Eulogio.
Monge, Raúl Marcial.
Bogado, Carlos.

Cabos:
Benítez, Luis María.
Contreras, Sergio J.
Luna, Carlos.
Giménez, Carlos.
Giménez, Antonio.
Vazquez, Héctor Pedro.
Lugo, Eusebio.
Ferro, Juan.
Moreno, Domingo.
Bogado, Nicolás.
Maidana, Fermín.
Benitez, Javier.
Cañete, Antonio.
Enriquez, Víctor.
Alvarez, Hilario.
Silveira, Eustaquio Rolando.
Pérez, Félix.
Fredes, Roberto.
José, Héctor.
Alvarez, Roque L.
Acosta, Juan A.
Dettler, Pedro.
López, Raúl Héctor.
Garavaglia, Juan Carlos.
Del Moro, Enrique.
Salgado, Carlos.
Riveros, Felipe.
Brizuela, Lidio Nelson.
Núñez, Patricio.
Giménez, Juan Carlos.
Gómez, Luis Manuel.
Albelo, Víctor Manuel.
Aquino, Francisco Jerónimo.
Ledesma, Héctor Hugo.
Caracciolo, Juan.
Muñoz, Emilio Ramón.
Lescano, Rodolfo Horacio.
Alvarez, Pedro Lucio.
Aliberti, Norberto.
Encinas, Zacarías.
Toledo, Remigio A.
Filino, Jorge Alberto
Quintana, Francisco Gabriel.

Agentes:
Núñez, Domingo Daniel.
Arias, Gualberto.
Allegrini, Juan C.
Cidraque, Fernando.
Jodor, Fermín.
Guerra, Leonidas C
Basualdo, Casimiro
Merino, Héctor A.
Molla, Angel.
Alarcón, Alberto.
Dionisio, José F.
Galeano, Cleotas.
Espinoza, Epitanio.
Rivas, Rodolto I.
Nagel, Emilio.
Pereyra, Luis A.
Rodríguez, Eugenio.
Sevillano, Carlos.
Sierra, Rutino.
Coronel, Juan M.
Garay, Francisco O.
Castro, Carlos.
Lionato, Enrique.
Orona, Rubén G.
Yanotti, Roberto.
Cejas, Carlos L.
Fernández, Juan C.
Galván, Ramón Esteban.
López, Carlos Alberto.
Laurino, Daniel E.
Montivero, Juan C.
Zuleta, Lucio Alberto.
Echavarría, Ramón Enrique.
Cardozo, Alberto Jorge.
Di Leo, Altredo Carlos.
Toledo, Remigio Adán.
Daher, Jorge Omar.
Reno, Emilio.
Panozzo Galeano, Roberto.
Yuntunen, Bernardo Miguel.
Zalazar, Carlos Alberto.
Restuccia, Carlos Alberto.
Sconza, Osvaldo.
Landeira, César.
Vázquez, Guillermo Oscar.
Quintana, Francisco Antonio.
Benítez, Victoriano.


ASESINADOS EN PERSONAL DE LA POLICÍA DE LA PROVINCIA DE BS. AS.

HERIDO EN COMBATE

Comisario Mayor:
Pacheco, Mario.

Comisario:
Vides, Luis.

Subcomisario:
Acosta, Domingo Lorenzo.

Oficial Principal:
Aranguren, Alberto.

Oficial Inspector:
Darapiro, Carlos Antonio.

Oficial Subinspector:
Lombardo, Héctor Horacio.

Oficial Ayudante:
Álvarez, Manuel.

Sargento Ayudante:
Cabrera, Carmelo

Sargentos 1ros:
López, Omar Máximo.
Suárez, Luis Roberto.
Sánchez, Luis Alberto.

Sargentos:
García, Miguel Pacífico.
Leiva, Hugo Oscar.
López, Roberto.

Cabos 1ros:
Duarte, Armando.
Santillán, Ismael.
Veidolvsky, Aníbal César.
Roldán, Miguel Angel.
Martínez, Ricardo.

Cabos:
Dos Santos, Orlando Bueno.
Saucedo, Martín Eduardo.
Ferro, Lisardo Evaristo.
Serrano, Enrique.
Martínez, Juan José.
Giuricich, Fernando Agustín.
Müller, Julio César.

Agentes:
Pizarro, Oscar Augusto.
Taborda, Sebastián Alipio.
Buzatto, Néstor Ramón.
Barbuto, Osvaldo.
Maggi, Eduardo José.


PERSONAL HERIDO POR ATENTADOS TERRORISTAS SIN ENFRENTAMIENTOS (EXPLOSIVOS y AMETRALLAMIENTOS)

Personal Civil:
Sr. Villalonga, Osvaldo. Jefe Relaciones Industriales Puerto La Plata.

Personal Policial:
Comisarios Generales:
De Baldrich, Osvaldo Juan.
Etchecolatz, Miguel Osvaldo.

Comisarios:
Gorriz, Oscar.
Zabala, Carlos Alfredo.

Subcomisario:
Pino, Osvaldo Roberto.

Oficial Inspector:
Vargas Calle, José Alfonso.

Oficiales Subinspectores:
Casas, Raúl Cándido.
Auli, Jorge Alberto.
Acosta, Omar Eduardo.
García, Horacio Oscar.
Calderara, Aldo.

Oficial 4ta:
Mundiña, Oscar Manuel.

Oficial 3ra:
Blasetti, Roque Alberto.

Sargento Ayudante:
Juárez, Víctor Eduardo.

Sargento 1ro:
Noriega, José Mauricio.

Sargento:
Velásquez, Marcos Antonio.

Cabos 1ro:
Soria, Adrián Víctor.
Luisi, Emilio Sebastián.

Cabos:
Reyna, Néstor Tomás.
Villanueva, Luis.
Karo, Oscar Héctor.
Fernández, Julio.
Franco, Alfredo Ramón.
Olivera, Ramón Eulogio.


PERSONAL MILITAR (adscripto a la Policía)

Coroneles:

Trotz, Ernesto Guillermo.
Rospide, Enrique Nicolás.


EVALUACIÓN PORCENTUADA DE HOMICIDIOS Y ATENTADOS COMETIDOS POR MONTONEROS DESDE EL 25 DE MAYO 1973 AL 24 DE MARZO 1976

El 53 % de las víctimas eran miembros de las Fuerzas Policiales

El 5 % eran víctimas de las Fuerzas Armadas

El 42 % eran particulares

En cuanto a los primeros:

El 50 % era del personal de tropa

El 19 % correspondía a oficiales

El resto, pertenece al personal de suboficiales

En cuanto a los particulares:

El 7% autoridades electas (diputados, intendentes, concejales).

El 22% militantes políticos y estudiantiles.

El 22% eran empresarios.

El 20% lo conformaban sindicalistas.

El resto simplemente particulares.

En cuanto a los atentados:

El 74% estaba dirigido a particulares.

El 16% a funcionarios del gobierno constitucional.

El 8% a las Fuerzas de Seguridad y Policiales.

El 2% a las Fuerzas Armadas.


PERÍODO POSTERIOR AL 24 DE MARZO DE 1976

Víctimas de homicidios:

El 74% miembros FFAA, de Seguridad y Policiales (cerca del 43% de estas víctimas, agentes de policía y 26% ciudadanos particulares.

Víctimas de atentados:

El 78% de los objetivos fueron particulares o servicios públicos.

El 21,5% miembros de las Fuerzas Armadas, de Seguridad, Policiales e Institutos Penales.


Un envío de Enrique García Mansilla / Roberto Oliver

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar
Contáctenos politicaydesarrollo@gmail.com

VOLVER a la portada de PyD Blog