sábado, 28 de julio de 2012

El anti marxismo de Eva Perón

Una explicación para los acólitos de "el presidente que no fue" (peronista)...

Editó: Diego Mazzieri

 “SI EVITA VIVIERA SERÍA COMPAÑERA: EL QUE HACE EVITISMO, ES ANTI PERONISTA Y "ANTI EVITA"

FRAGMENTO DEL LIBRO: "NI YANQUIS, NI MARXISTAS ¡PERONISTAS!", ed. Anti sinárquicas, segunda edición.

Fracasados los intentos por justificar lo infundado, desde 1973 comenzó una nueva intentona para ocultar los pelos que heredaron los jóvenes al haber sido hijos de los más grandes de los primates herbívoros (los gorilas), conato que hasta el día de hoy siguen esgrimiendo impunemente y sin vergüenzas de pecar en lo ridículo: crearon el Evitismo. Así pretendieron y pretenden hacernos creer que ellos fueron Peronistas defensores de las banderas levantadas por Eva Perón. Sus criminales acciones durante los gobiernos constitucionales de 1973 y casi dos años y medio subsiguientes, respondían al mandato de Evita que esgrimía “¡La Vida por Perón!”. Perón, con su astucia discursiva volvió a “bajar línea” al decirles: “por un lado gritan ¡Viva Perón!; y por el otro están esperando ¡que se muera Perón!”

Era una realidad patente imposible de ser mejor sintetizada.

La única verdad, o sea la realidad según la filosofía aristotélica tan citada por el General Perón, y que tiene plena vigencia aun en estos días de gobiernos “cuestionados”, es que “quien hace Evitismo está haciendo antiperonismo”. Una realidad a secas. Eso no implica significar que quien homenajea a Eva Duarte de Perón, sea antiperonista desde un análisis puramente tautológico, de ninguna manera. Quiere decir que los intentos por “divorciar” políticamente a un matrimonio civil y político con inconfesables fines de tergiversar la historia del Peronismo y con meras estrategias de “entrismo”, eso es propio de un sistemático plan gorila que lo venimos experimentando desde hace treinta y nueve años.

Los “evitistas” (tal vez subrepticiamente son acólitos del lema “Evita el Peronismo”, disfrazado de reivindicaciones genuinas a la segunda esposa de Perón), olvidan el profundo catolicismo de Evita, o sus misiones y reivindicaciones conexas a la España del Generalísimo Francisco Franco. John William Cooke, pionero en el “Evitismo”, pedía a Perón que resida definitivamente en La Habana castro – comunista, porque no estaba bien visto que conviva en Madrid con el dictatorial régimen franquista. Omitía Cooke manifestar que Franco al lado de Castro y de todo el genocida régimen marxista a lo largo de la historia, era un angelito. Nadie puede negar por lo menos, excepto desde pasiones infundadas, que España siempre fue más popular y democrática que la totalitaria Cuba o la Unión Soviética. Además Cooke también olvida muy a propósito, las reivindicaciones y homenajes surgidos de los propios labios de Eva Perón, sin aparentar su voluntad viciada, hacia la persona de Francisco Franco.

Por otra parte, nadie podía negar las constantes y permanentes reivindicaciones, homenajes y reconocimientos, que hacía Perón cada 12 de octubre.

Asimismo, hemos relatado anteriormente que Evita, describía al marxismo como un “peligro”, en 1951 sito en la Escuela Superior de Guerra: “Ante el peligro comunista y antes de que el Pueblo lo aceptase como solución desesperada, Perón tomo en sus manos la tarea inmensa de hacer en la Argentina una cosa nueva, porque Perón es de los hombres a quienes les gusta andar por los caminos nuevos a diferencia de otros a quienes les gusta siempre caminar sobre las cosas hechas. El grupo grande se conforma con un éxito, mientras que el grupo pequeño no se conforma sino con la gloria...”

Así también, la por siempre genuina Jefe Espiritual de la Nación, Evita Perón, opinaba sobre el comunismo:

“un día me asomé por curiosidad que derivaba de mi inclinación (por la justicia), a la prensa que se decía del pueblo.
Buscaba una compañía. ¿No es acaso la verdad que casi siempre en los libros y diarios que leemos buscamos más una compañía que un camino para recorrer o una guía que nos conduzca?
Por eso tal vez leí la prensa de izquierda de nuestro país, pero no encontré en ella ni compañía, ni camino, ni menos quien me guiase.
Los diarios del pueblo condenaban, es verdad, al capital y a determinados ricos, ricos con lenguaje duro y fuerte, señalando los defectos del régimen social oprobioso que aguantaba en nuestro país.
Pero en los detalles y aun en el fondo de la prédica que sostenían, se veía fácilmente la influencia de ideas remotas, muy alejadas de todo lo argentino, sistemas y fórmulas ajenas de hombre extraños a nuestra tierra y a nuestros sentimientos. Se veía bien claro que lo que ellos deseaban par el pueblo argentino no vendría del mismo pueblo. Y esta comprobación me puso de inmediato en guardia…
Me repugnaba asimismo otra cosa: que la fórmula para la solución de la injusticia social fuese un sistema igual y común para todos los países y para todos los pueblos y no podía concebir que para destruir un mal tan grande fuese necesario atacar y aniquilar algo tan natural y tan grande también como es la Patria.
Quiero aclarar aquí que hasta no hace muchos años, en este país, muchos dirigentes sindicales a sueldo consideraban que la Patria y sus símbolos eran prejuicios del capitalismo, lo mismo que la religión.
Sospeché que aquella gente trabajaba más que por el bienestar de los obreros, por el debilitamiento de la nación en sus fuerzas morales.
No me gusto el remedio para la enfermedad.”

Esto, sumado a que los izquierdistas contra el mandato de la propia Eva Perón, combatían los proyectos políticos de su marido, nos revela la única verdad: “SI EVITA VIVIERA ¡SERÍA COMPAÑERA!”

Decía también Evita: “Luchamos por la Independencia y la soberanía de la Patria, por la dignidad de nuestros hijos y de nuestros padres, por el honor de una bandera, por la felicidad de un pueblo escarnecido y sacrificado en aras de una avaricia y un egoísmo que no nos han traído sino dolores y luchas estériles y destructivas. (…)
Soy peronista por conciencia nacional, por procedencia popular, por convicción personal y por apasionada solidaridad y gratitud a mi pueblo, vivificado y actuante otra vez por el renacimiento de sus valores espirituales y la capacidad realizadora de su Jefe, el General Perón.
Esta es la definición de un peronismo auténtico, que tiene su raíz en la mística revolucionaria. (…)  Lealtad de todo un pueblo que siente que en su alma no cabe la traición, y cuando la sospecha pasa como una sombra hay un solo grito: ¡La vida por Perón!”

Una vez más, Eva ratificaba seguir el humanismo cristiano, discriminando todo materialismo dialéctico y toda clase de elitismo propio de minorías iluminadas. Por ello una vez más, Montoneros deberían enrolarse en el concepto de traidores. Sin más, sin menos, sin peros.

No hay forma de concebir a Evita sin Perón. Ella misma enseñó eso:
"¡Si, soy peronista!, fanáticamente peronista pero no sabría decir que amo más: si a Perón o a su causa; que para mí, todo es una sola cosa, todo es un solo amor; y cuando digo en mis discursos y en mis conversaciones que la causa de Perón es la causa del pueblo, y que Perón es la Patria y es el pueblo, no hago sino dar prueba de que todo, en mi vida, está sellado por un solo amor". Es que solamente los fanáticos -que son idealistas y son sectarios- no se entregan. Los fríos, los indiferentes, no deben servir al pueblo. No pueden servirlo aunque quieran.”

Y Eva anticipadamente terminará por bajar línea a los futuros “entristas” del Movimiento:
“Para que no haya luchas de clases, yo no creo, como los comunistas, que sea necesario matar a todos los oligarcas del mundo. No, porque sería cosa de no acabar jamás, ya que una vez desaparecidos los de ahora tendríamos que empezar con nuestros hombres convertidos en oligarcas, en virtud de la ambición, de los honores, del dinero o del poder. El camino es convertir a todos los oligarcas del mundo: hacerlos pueblo, de nuestra clase y de nuestra raza. ¿Cómo? Haciéndolos trabajar para que integren la única clase que reconoce Perón: la de los hombres que trabajan.
El trabajo es la gran tarea de los hombres, pero es la gran virtud."

Por último, Eva Perón deja en claro sobre la distancia metódica entre el marxismo y el Justicialismo: “Para nosotros Marx es un propulsor. Ya he dicho que vemos en él a un jefe de ruta que equivocó el camino, pero jefe al fin.
Como conductor del movimiento obrero internacional, los pueblos del mundo le deben que les haya hecho entender que los trabajadores deben unirse.
Es interesante destacar que Marx, como conductor de las primeras organizaciones obreras, interpretó el sentir de las masas, y por este hecho le debemos considerar como un precursor en el mundo.
Su doctrina, en cambio, es totalmente contraria al sentimiento popular.
Solamente por desesperación o desconocimiento de la doctrina marxista pudo el comunismo difundirse tanto en el mundo; se difundió más por lo que iba a destruir que por lo que prometía construir.”

Una vez más, se demuestra que Eva es “De Perón”. Porque lo dice su unión marital en el apellido. Porque lo dice la causa por la que trabajaban. A tal punto esto era tan notorio, que fue expuesto hasta por los intelectualoides más anodinos:

“La consigna ‘Si Evita Viviera Sería Montonera’ es incorrecta. Primero: porque era foquista. Porque sobrevaloraba la acción de los grupos violentos. Porque los consideraba la ‘vanguardia’ del pueblo peronista. Segundo: porque separaba a Evita de Perón. Porque era una consigna ‘evitista’. Porque si Evita era montonera, entonces estaba en Argentina, con los montoneros, y no en Madrid con Perón. Y si ser montonero era el lugar más arriesgado en la lucha, en la ‘vanguardia, entonces Evita si lo estaba y no Perón. De aquí a caer en el ‘gorilismo evitista’ había un paso (…) que muchos dieron.”

Pregunta 1: ¿También la zurda creerá que las palabras de Eva Duarte de Perón al Generalísimo Francisco Franco, fueron porque  ella estaba “entornada” por Perón?

Pregunta 2: ¿POR QUÉ A DIFERENCIA DEL ANTIGUO BILLETE, AHORA EVA PERÓN APARECE AHORCADA CON ESTRELLAS DE DAVID SUBLIMINALES? (“SOGA” MÁS ARRIBA DEL PESCUEZO)

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

jueves, 26 de julio de 2012

Evita y Roca

En breve, el billete de cien pesos con la cara de Julio A. Roca será sustituido por otro con la imagen de Eva Perón. Y me pregunto por qué no podrán coexistir los dos. A qué obedece esa incompatibilidad.

Por Ricardo A. Romano

O acaso Perón (línea histórica hispánica) cuando nacionaliza los ferrocarriles británicos y les pone el nombre de figuras como Roca, Mitre, Urquiza y Sarmiento, identificados con la corriente política anglosajona, no aporta a la unidad nacional al ponerse el conjunto de la construcción histórica argentina arriba del hombro con prescindencia del signo ideológico de cada uno de sus componentes.

Para Perón, la Argentina es un todo contenedor de todas y cada una de las partes que la componen.

Pero la ahistoricidad de este gobierno no les permite comprenderlo y los lleva recurrentemente a una interpretación facciosa de nuestro pasado, presente y porvenir.

Su conducta de policías de la memoria les impide ver el significado del abrazo Perón-Balbín como aporte a la pacificación de los espíritus y la reconciliación nacional.

O del gesto de Lanusse, el 25 de mayo de 1973, cuando le pone la banda presidencial a Cámpora, luego de haber peleado una vida para impedir el regreso del peronismo al poder y sin embargo, al no romper las reglas de juego estando aún al mando del ejército, que también aporta a la unidad nacional.

Sin embargo, Cámpora (símbolo de la principal agrupación oficialista) cuando habilita a los montoneros y ante el pedido de renuncia de Rucci por el despropósito recurre incluso al General Carcagno (Jefe del Ejército) para que lo respalde ante tal solicitud, traiciona a Perón. Poniendo en evidencia, una vez más, que la cara oculta de la obsecuencia es siempre la traición.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

miércoles, 25 de julio de 2012

Videla, la Ética Periodística y la Iglesia durante el Proceso

Sería auspicioso que la CEA se expresara una vez más y como lo hiciera en aquellos años, para poner de manifiesto la situación de injusto encierro que viven hoy los cerca de mil presos políticos detenidos, integrantes del las FF.AA. y de Seguridad, incluidos algunos miembros de la propia Iglesia.

Por Diego García Montaño

En los últimos días, se ha podido conocer por distintos medios un reportaje que concediera Videla a la Revista: “El Sur” (Río Cuarto, Córdoba).
Se trata de una entrevista llevada a cabo durante tres días, bajo el título de: “La Confesión” por Adolfo Ruiz, en el año 2010, cuando el ex presidente de facto se encontraba encarcelado en Córdoba.

Pero, ¿por qué recién se publica esta conversación,  que tiene casi dos años?
Al parecer, Videla puso varias condiciones para que la entrevista pudiese ser difundida, entre otras, que recién se publicara después de su muerte.

Las explicaciones dadas por el director del medio gráfico, Hernán Vaca Narvaja, de por qué incumplió con la palabra empeñada, son poco creíbles.

Primero dice que lo hizo porque fue el propio Videla quien no respetó el pacto, al haber hablado para otros medios; pero en otra parte, Vaca Narvaja dice que es por: “…Pedido de nuestros lectores y atento a la repercusión nacional que ha tenido la nota…” (1)

¿Y la ética periodística? Bien, gracias…

Hacemos estas prevenciones para que las tengamos en cuenta al momento de poder fiarnos, o no, sobre lo que declara Videla.
Pero supongamos que creemos de buena fe, que todas las expresiones del ex presidente fueran ciertas. La pregunta que nos surge es la siguiente: ¿Qué es lo que ha provocado tanta movida mediática?

Aparentemente, lo novedoso sería que Videla declaró que la Iglesia estaba al tanto de los desaparecidos, desde un primer momento. ¿Y?... ¿qué es lo “novedoso” del tema?

De hecho, de la larga entrevista sólo una respuesta del militar va dirigida a la conducta de la Iglesia en esos tiempos.

Refiriéndose a los desaparecidos, contesta: “En mi vida lo he hablado con muchas personas. Con Primatesta muchas veces. Con la Conferencia Episcopal Argentina, no a pleno, sino con algunos obispos… Con el nuncio apostólico Pío Langhi (Laghi, debería decir). Se lo planteó como una situación muy dolorosa y nos asesoraron sobre la forma de manejarla. En algunos casos, la Iglesia ofreció su buenos oficios…”.

Fin, no hay más nada. Pero y entonces… ¿qué es lo impactante?

Bueno, aquí la cosa ya requiere un poco más de esfuerzo intelectual. La exégesis que se pretende hacer con las manifestaciones de Videla, es que la Iglesia y la Junta Militar formaban una especie de asociación ilícita para encubrir y silenciar la cuestión de los desaparecidos.

El tema de siempre, de aquellos que nos quieren hacer ver la historia con su visión tendenciosa: La Iglesia fue cómplice del Proceso. Eso dice la “memoria” de ellos, a la que tanto apelan, pero, ¿qué dice la historia?

A esta altura del relato y si es que no lo hemos aburrido mucho, le proponemos algo: que tampoco nos crea a nosotros, si le parece,  pero sí a los documentos de la Iglesia que le presentaremos a continuación.

Nos hemos tomado el trabajo de reproducir algunos escritos, todos oficiales, públicos y publicados en su momento por la Conferencia Episcopal Argentina (2).
Señalamos solamente aquellos informes eclesiales que van dirigidos a Videla, ya sea a modo particular, o como miembro de la Junta.

En 1975 (gobierno peronista), y con motivo de la proximidad de la Navidad, le solicitan (3): “…se otorgue: 1) a los familiares de los presos, un tiempo más amplio de visita; 2) puedan los detenidos recibir obsequios… 3) quienes lo soliciten puedan recibir los sacramentos…”.

En mayo de 1976, a tan solo un mes y medio del golpe de Estado, dicen: (4) “El Estado no puede renunciar a su deber de ejercer la autoridad legítima y necesaria, aún en el plano coercitivo… El bien común y los derechos humanos son permanentes, inalienables y valen en todo tiempo-espacio concreto, sin que ninguna emergencia, por aguda que sea, autorice a ignorarlos…
Hay hechos que son más que error: son pecado y los condenamos sin matices… es el asesinar-con secuestro previo o sin él- y cualquiera sea el bando del asesinado…
Además, se podría errar: si en el afán por obtener seguridad,…se produjeran detenciones indiscriminadas,…ignorancia sobre el destino de los detenidos…”.

7 de Julio de 1976 (5): “…las gentes se preguntan, a veces sólo en la intimidad de su hogar o círculo de amigos... ¿qué garantía, qué derecho le queda al ciudadano común?”
Reiteran asimismo el pedido: “…sobre la situación de los presos y la posibilidad de alguna información que tranquilice a sus familias… haciéndonos portavoces de mucha gente que no sabe o no se atreve a dirigirse a los jefes del país”.

15 de noviembre de 1976 (6): “…parecería que las personas constituidas en autoridad civil o militar han perdido la serenidad de discernimiento ecuánime…
El problema de los derechos humanos: se reciben pedidos por presos o secuestrados; se habla de personas con problemas de conciencia porque han debido intervenir en torturas; la ignorancia sobre el destino de las personas;…”.

17 de marzo de 1977 (7): “… las inquietudes que de todas partes nos llegan desde hace tiempo… la situación de no pocos ciudadanos a quienes el reclamo de sus parientes y amigos presenta como secuestrados o desaparecidos, por la acción de personas que dicen ser de las Fuerzas Armadas o policiales;… los casos que nos son presentados, de abusos contra la propiedad en las operaciones de represión: desaparecen todo tipo de objetos que nada pueden tener que ver con una adecuada averiguación policial… el fin no justifica los medios”.

Podríamos seguir reproduciendo documentos, pero pensamos que con los hasta aquí expuestos, son más que suficientes como para tener una idea de cuál fue el papel y la postura oficial de la CEA en aquellos años difíciles.

Paradójicamente, en el imaginario popular y como lo hemos dicho antes, la Iglesia es catalogada como cómplice del Proceso.

Mientras Sábato almorzaba con el “culto, modesto e inteligente” (8) de Videla en mayo de 1976, el episcopado ya denunciaba la cuestión de los desaparecidos.

Remitiéndonos a nuestra actualidad, sería auspicioso que la CEA se expresara una vez más y como lo hiciera en aquellos años,  para poner de manifiesto la situación de injusto encierro que viven hoy los cerca de mil presos políticos detenidos, integrantes del las FF.AA. y de Seguridad, incluidos algunos miembros de la propia Iglesia.
Casi todos mayores de 70 años, para ellos lo único que existe es la venganza revanchista, disfrazada de Themis.

Para ellos, ni Derechos Humanos ni soluciones humanitarias. Solamente prisiones preventivas indefinidas, anulaciones de leyes, desconocimiento del principio de inocencia, de la irretroactividad de la ley penal, etc.

Para ellos, ni la esperanza de una muerte digna.

1) Ver: revistaelsur.com.ar, edición del 24/07/12.
2) Conferencia Episcopal Argentina: “Iglesia y Democracia en la Argentina”, Buenos Aires, 2006, pp. 625 y sgts.
3) 14 de diciembre de 1975: “Carta al Comandante en Jefe del Ejército Argentino solicitando-con motivo del Año Santo- cierta dulcificación de la penas a los detenidos”.
4) 15 de mayo de 1976: “Carta Pastoral de la Conferencia Episcopal Argentina”.
5) “Carta de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina a la Junta Militar sobre el incalificable asesinato de una comunidad religiosa”.
6) “Reunión de la Comisión Ejecutiva de la CEA con la Junta Militar”
7) “Carta de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina a los miembros de la Junta Militar sobre inquietudes del pueblo cristiano por detenidos, desaparecidos, etc.”.
8) Expresiones de Ernesto Sábato al diario: “La Nación”, 20 de mayo de 1976.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

miércoles, 18 de julio de 2012

Un episodio de escabrosas proyecciones

Lo importante aparece a menudo oculto tras titulares ruidosos. Se toman decisiones en la Argentina que, encubiertas o superadas por el bochinche de las urgencias, tienen sin embargo la relevancia de los hechos verdaderamente determinantes.

Por Pepe Eliaschev

¿Alguien podría imaginar que desde un gobierno que se proclama peronista se justificara, relativizara o directamente elogiara un brutal asesinato político cometido durante la última presidencia del general Juan Perón que tenía como objetivo seguir debilitando y deteriorando al líder elegido por el 62% de los argentinos?

Pasó hace poco, cuando en el predio donde funcionaron hasta 2004 varias dependencias de la Armada se organizó un homenaje para justificar un crimen cometido pocos meses antes de la muerte del general Perón.

El viejo caudillo asumió el poder el 12 de octubre de 1973 y falleció el 1º de julio de 1974. Su presidencia alcanzó apenas nueve meses y medio, aunque Perón estuvo fuera de combate muchos de esos 265 escasos días. En uno de ellos, el 28 de abril de 1974, el juez Jorge V. Quiroga fue asesinado a balazos por un comando del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

Que este crimen, no importa cuán aborrecible pudiera haber sido para algunos la trayectoria de Quiroga, haya ocurrido durante el gobierno de Perón no parece revestir demasiada importancia para los funcionarios del llamado Archivo Nacional de la Memoria, una dependencia de la Presidencia de la Nación en la que hace pocos días se entregó una placa de bronce que durante 33 años estuvo fijada en la fachada del edificio donde hoy funciona la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la capital federal y cuyo presidente, Gustavo Bruzzone, ordenó la extirpación.

Bruzzone ordenó el 8 de junio el retiro de una placa que evocaba el asesinato del juez Quiroga, integrante de la Cámara en lo Penal entre 1971 y 1973. Lo hizo en el mismo espíritu con que Néstor Kirchner mandó retirar los cuadros con la imagen de Jorge Videla y Reynaldo Bignone de las paredes del Colegio Militar de la Nación el 25 de marzo de 2004: lo que no se ve, no sólo no existe, sino que tampoco existió.

Lo nuevo de esta cuestión de la placa es que constituye de hecho un homenaje a la lucha armada llevada adelante por organizaciones guerrilleras en plena democracia. Ya no sólo se trata de justificar o ensalzar las grandes operaciones insurreccionales concretadas entre junio de 1966 y mayo de 1973, bajo el régimen de facto de la llamada “revolución argentina”.

Bruzzone ordenó el 8 de junio el retiro de una placa de bronce que evocaba el asesinato del juez Quiroga, integrante de la Cámara Federal en lo Penal que funcionó entre 1971 y 1973 en el edificio de la porteña calle Viamonte, frente al hoy recuperado Teatro Colón.

La placa fue luego entregada como trofeo de guerra en el enorme predio ocupado por la Armada donde ahora tienen su sede diversos organismos que se describen a sí mismos como defensores de los derechos humanos. La placa arrancada formará parte de las exhibiciones de un aún no inaugurado “Museo de la Resistencia”.

Además de los funcionarios de la Presidencia de la Nación que recibieron alborozados la placa (Luis Alén, Carlos Lafforgue, Judith Said y Marcelo Duhalde), se encolumnaron los jerarcas del Servicio Penitenciario Federal, inspectores generales Benito Paredes Sánchez, Juan Gregorio Natello y Jorge Benjamín Ceballos, encabezados por el director del cuerpo, Víctor Hortel.

Al recibir la placa arrancada, el presidente del Archivo Nacional de la Memoria, Ramón Torres Molina, manifestó que aquella Cámara Federal Penal que integraba Quiroga “quitó de la justicia ordinaria los delitos de la guerrilla cometidos en su legítimo derecho de resistencia a la opresión”.

Sugestivo binomio elegido por Torres Molina, él mismo un veterano militante de la izquierda revolucionaria décadas atrás: admite que eran delitos, pero alega que se perpetraron como parte de un “legítimo derecho de resistencia a la opresión”.

El ametralladorista que asesinó a Quiroga ejecutaba, así, una venganza del ERP por el asesinato de los 16 presos baleados en la cárcel de Trelew el 22 de septiembre de 1972. Lo llamaban justicia popular. El día de la matanza de Trelew gobernaba el país un régimen de facto encabezado por el general Alejandro Lanusse. Dos años y medio más tarde gobernaba Perón. El ERP le había declarado la guerra no sólo a Perón sino al propio Héctor Cámpora. Cuando el odontólogo de San Andrés de Giles asumió el 25 de mayo de 1973 la presidencia de la Nación, escoltado por los presidentes de Chile y Cuba, Salvador Allende y Osvaldo Dorticós, el ERP avisó al país en un parte firmado por su comandante Mario Santucho que no abandonaba la armas y seguía en guerra contra las Fuerzas Armadas “y el imperialismo”.

El asesinato de Quiroga no fue el primero ni el último de la extensa serie de ejecuciones, secuestros y copamientos de unidades militares consumados por el ERP desde mayo de 1973 hasta su sangriento final en julio de 1976.

La novedad de esta grave ceremonia es que patentiza el absoluto sometimiento político-ideológico de los cuerpos de seguridad del Estado a los dictados del grupo gobernante.

El director del SPF, Hortel, justificó la decisión de retirar la placa de Quiroga como parte de “una gestión novedosa del Servicio Penitenciario, coherente con la política de Memoria, Verdad y Justicia del gobierno nacional”. Fue elocuente: “El Servicio Penitenciario tiene que desprenderse de lo que lo liga con esa etapa negra de la historia argentina”. Su gratitud para con la Casa Rosada es explícita: “todo esto sólo es posible con este gobierno y gracias a la lucha de un montón de gente que militó permanentemente por los derechos humanos”.

Es tenebroso que en ningún momento los nuevos custodios de la placa de Quiroga admitieran que ese juez fue asesinado.

Cualquier persona de hasta 40 años que haya leído la crónica de ese acto bien podría concluir que el mismo carecía de interés, una simple placa arrancada y nada más. Pero Quiroga fue asesinado siendo Perón el presidente de la Argentina y hoy la Argentina tiene un gobierno que se identifica (cada vez menos, es cierto) como peronista, una paradoja sugestiva.

La Cámara Federal en lo Penal creada en mayo de 1971 por la dictadura de Lanusse estuvo integrada por magistrados civiles y se abocó al procesamiento de delitos que ya no podían sustanciarse en la justicia regular. Fue disuelta tras la llegada del peronismo al poder. Me permito derivar al lector de EL DIA mi reciente libro “Los hombres del juicio” (Editorial Sudamericana, Buenos Aires 2011) donde el asunto es tratado en profundidad.

El retiro de la placa de Quiroga revela que el Gobierno avanza un paso más en un proceso de enormes repercusiones

Al relativizar la gravedad de un asesinato político ejecutado bajo el agónico pero legítimo gobierno constitucional de Perón, el Gobierno prosigue el desarrollo de su programa ideológico. Autor del libro “Disposición final”, el periodista Ceferino Reato sostiene que el kirchnerismo “se ve a sí mismo como heredero de una generación masacrada” por los militares y sus aliados.

En su libro, Reato logró que Videla confesara por primera vez que el régimen que él encabezó formalmente asesinó a entre 7.000 y 8.000 personas durante la dictadura. La semana pasada, Videla fue condenado a 50 años de prisión por el robo de criaturas, bebés de mujeres detenidas durante la guerra contra la subversión.

“El Gobierno y Videla nos hacen vivir en un pasado continuo”, dice Reato, y cuando Videla muera “el kirchnerismo lo va a llorar porque personifica el mal de la manera que el oficialismo quiere”.

Para el periodista, “es importante conocer lo que pasó antes del golpe de Estado, reconocer que las guerrillas causaron muchos muertos, se habla de unos 1.000, y que también tienen familiares. Son todos argentinos y ambos lados necesitan conocer la verdad”.

El retiro de la placa de Quiroga revela que el Gobierno avanza un paso más en un proceso de enormes repercusiones, al remodelar la historia argentina en el marco ideológico según el cual la violencia criminal es un arma política legítima, incluso en democracia.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

Contra las cadenas


Que la señora presidenta use la cadena nacional para pasar sus avisos, contar historias, cantarse loas y perseguir a quienes no lo hacen es ilegal y es un abuso de poder.

Por: Martín Caparrós

Es un abuso –pequeño, insistente– de poder: la famosa ley de medios que tanto celebramos por su potencia democratizadora dice en su artículo 75 que “el Poder Ejecutivo nacional y los poderes ejecutivos provinciales podrán, en situaciones graves, excepcionales o de trascendencia institucional, disponer la integración de la cadena de radiodifusión nacional o provincial, según el caso, que será obligatoria para todos los licenciatarios”.

Por lo tanto: que la señora presidenta use la cadena nacional para pasar sus avisos, contar historias, cantarse loas y perseguir a quienes no lo hacen es ilegal y es un abuso de poder.

Entonces, en lugar de decir ay oh uh cómo quiebra la ley esta señora, uyuyuy cómo abusa de su poder esta señora, ¿no sería más sano intentar un –pequeño, insistente– ejercicio de contrapoder y boicotear las cadenas nacionales?

Digo: apagar la radio o la televisión cada vez que anuncien una cadena nacional.

Alguna vez, quizá, nos perderemos un verdadero anuncio, una situación grave o excepcional, y entonces recordaremos el cuento del pastorcito mentiroso.

Pero, mientras, al privarnos del placer perverso de mirar esos números vivos –sacrificios que se hacen por la Patria–, conseguiremos decir algo. Poco: por lo menos, que a palabras necias oídos sordos y que no hay mejor sordo que el que no quiere oír y que a buen entendedor pocas palabras y que, frente a los abusos de poder, hacemos algo. Poco pero algo, que siempre es más que nada.

Por lo menos, romper ciertas cadenas.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

El modelo no cierra, cuentas en rojo



Déficit fiscal del 75%, van por las Obras Sociales.


Por el  Arq. José M. García Rozado


El desequilibrio del Tesoro cristinista trepará a más de $ 85 mil millones, ni con los fondos de la ANSeS, el BCRA, el PAMI y la Lotería Nacional se logra tapar semejante agujero. Ante esta realidad “la sintonía fina del modelo” pasará por hacerse de las Obras Sociales. La realidad pasa a ser la “única verdad”, invirtiendo el apotegma peronista.

El “modelo nacional y popular, y su sintonía fina” no cierra, las cuentas públicas nacionales pasaron del naranja al rojo vivo estando mucho más complicadas que las finanzas provinciales, con lo cual  si observamos cómo van las cosas, aquello que pronostican los especialistas y que varios de nosotros previéramos hace ya más de un año atrás, está sucediendo. El déficit fiscal primario se pone de manifiesto como nunca antes, pues es el primer año donde existirá, éste se engrosará ampliamente una vez cumplido con los pagos de los intereses de la deuda a lo que se le debe sumar el déficits de las provincias.

El déficit fiscal, una vez pagados los intereses de la deuda, del año 2011 fue de $ 30,7 mil millones, con lo cual el déficit primario del presente año de $ 55 mil millones se ha incrementado en un 75% respecto del año anterior; pero si se suman a éste los déficits provinciales el mismo ya bordea un 3% del PBI nacional, lo que nos lleva a razonar que en estos 9 años pasamos de un superávit fiscal del 3% del PBI a un déficit fiscal del 3% o sea se está retrocediendo  en un 6% del PBI nacional, un cifra sumamente significativa y que deja en claro la magnitud del retroceso que se ha producido entre el gobierno Néstor y el de Cristina.

Siendo consciente que la economía ha crecido en términos reales a tasas muy significativas durante estos 7 años -2003/2010-, también debemos serlo al reconocer que durante el 2011 y el presente mucho de lo crecido se ha despilfarrado. “Según las estadísticas oficiales, el PIB argentino habría crecido un 5,2% en el primer trimestre del año en relación al mismo período del año anterior. Esta expansión muestra un marcada desaceleración del nivel de actividad -de 3,7puntos porcentuales o de un 40%- con respecto al crecimiento promedio del año pasado (8,9% a/a). Pero, además, pone de manifiesto un enfriamiento aún mayor en una variable clave como la inversión, que se incrementó sólo un 2,8% a/a en el primer trimestre del año; mientras que el año pasado lo hacía a una tasa promedio de 16,6% a/a”, según la fuente de Economía & Regiones.

Las cifras varían según quien las difunde o estudia y van desde los $ 42 mil millones básicos, del Estado Nacional a los $ 63 mil millones, o sea que existe una marcada amplitud entre los mismos especialistas pues el déficit contiene una variación de casi un 50% según quien lo haya definido o estudiado, lo que muestra a las claras que existen una serie de variables muy poco claras y producto de la desinformación que genera el propio Gobierno Cristinista. Esto que sucede con el déficit también sucede con las cifras del INDEC y las de pobreza, indigencia, desempleo, etc. por lo que se hace muy difícil realizar un análisis serio de la situación nacional ante la coyuntura económica global, regional y nacional. El problema más grave es que la caída de la inversión, reflejada en reducción de la producción, terminará inexorablemente afectando el nivel de empleo. Si bien la tasa de desocupación se ubica en torno al 7%, el menor nivel de actividad con menos inversión complica el futuro del mercado de trabajo.

Ya en los últimos años, la capacidad de generar nuevos puestos de trabajo se redujo significativamente; es decir la elasticidad empleo-PBI del 2010-2011 (0,3%) fue la mitad que la del promedio 2003-2006 (0,6%). En otras palabras, la demanda de trabajo no sólo crecía menos que proporcionalmente en relación a la expansión del producto, sino que cada vez respondía menos frente al incremento del nivel de actividad. Según la elasticidad empleo-PBI del primer trimestre de 2012 (0,1%) se necesita que el PBI crezca 10% para que el empleo aumente 1%. Esto sucede a pesar del avance de la demanda de trabajo del sector público de los últimos años. A modo de ejemplo, en el consolidado de provincias, la demanda de trabajo se habría incrementado aproximadamente un 21,3% entre el 2006 y 2012, lo que implica un aumento de 15 puntos porcentuales respecto del crecimiento vegetativo del período (6%). Así, en las provincias, la cantidad de empleados públicos cada 1.000 habitantes ascendió de 40 (2006) a 47 (2012).

En la esfera Nacional, el avance del empleo público fue aún más significativo, dado que los puestos de trabajo del sector se incrementaron un 31% en el mismo período. En pocas palabras, el Estado tiene una participación cada vez mayor en el mercado de trabajo: actualmente, el conjunto de empleados públicos representa aproximadamente el 15% de la PEA, el 16% del total de ocupados y el 6% de la población del país. No obstante, ni el sector público Nacional ni los Gobiernos Provinciales tienen margen para seguir aumentando su nómina de empleados y, así, compensar la reducción de la demanda privada de trabajo: las restricciones fiscales impiden que el Estado siga absorbiendo empleo. La restricción es aún mayor a nivel provincial donde la masa de gasto salarial alcanza en promedio al 50% del gasto total. En síntesis, la demanda agregada de trabajo -tanto pública como privada- estaría mostrando síntomas de enfriamiento. Por un lado, la absorción de trabajo del sector privado se reduce de la mano de la inversión y de la producción, y el rojo fiscal de Nación y Provincias, impide que el Estado pueda compensar la caída de la demanda de trabajo privada.

De este modo, suponiendo que la economía se comportara, de acá en más, como lo hizo durante los últimos 6 meses, estimamos un crecimiento promedio del 1,2% y una caída de -0,9% para 2012 y 2013 respectivamente. Replicando la elasticidad empleo-PBI del primer trimestre de este año, estimamos una tasa de desempleo similar al promedio del año pasado para el 2012 (7,3%), aunque un incremento de la desocupación para el 2013 que superaría el 8,1%. Estas cifras sumadas a las que Nadin Argañaraz expone al decir “si a este déficit –que lleva el desequilibrio fiscal al 2,5% del PBI, y al 3,3% neto de extraordinarios-, se agregan los vencimientos de capital de este año de la deuda pública, del orden de $ 44 mil millones (la mitad en moneda extranjera muy escasa por cierto), las necesidades financieras totales durante todo el 2012 que debería cubrir el Estado Nacional  se ubicarían entre los $ 86 mil millones y los $ 107 mil millones”, teniendo cubiertos con el BCRA, Banco Nación, ANSeS y Lotería nacional $ 62mil millones, quedando aún una brecha de entre $ 24 mil millones a $ 45 mil millones que una parte podría ser cubierta por los Adelantos Transitorios del BCRA”.

Es por estos datos y muchos otros más, como la inflación cada vez más desatada debido al valor de la moneda paralela que ayer alcanzó el récord –por ahora- de $ 6,31 por dólar y que ya impacta en la suba de muchos productos, pues los comerciantes comienzan a palpar con demasiada asiduidad que más temprano que tarde la economía se va a terminar acomodando a la nueva realidad monetaria, aunque para el sector bancario el valor de equilibrio del dólar sea de $ 5,30 (o sea 41 más que el oficial); que los economistas del Banco Ciudad , entre otros muchos, plantean que “estos datos muestran como no sólo las provincias se encuentran fiscalmente ahogadas, sino que las finanzas nacionales también sufren por el marcado deterioro de la situación económica. La pequeña (gran) diferencia pasa porque el Gobierno Nacional cuenta con el BCRA para cubrir sus brechas financieras, mientras que los principales distritos no pueden acceder a una ventanilla de liquidez equivalente para hacer frente a una situación más que compleja”.

Una inflación que no baja del 24% anual, un cepo cambiario y un korralito a las importaciones de bienes de capital en muchos casos, generaron un “mercado paralelo” con una brecha de más del 30% y que se sigue alimentando con el goteo de depósitos retirados de los bancos por los ahorristas y por los dineros no declarados por los empresarios llevando las reservas a menos de US$ 43,5 mil millones para fines del presente año, otros US$ 3 mil millones menos que los que existían a fines de 2011 y muy lejos de los US$ 52 mil millones del 2009. La escasez de la economía ha pasado a ser un verdadero problema político pues tiene raíces de crisis económica, si no hay dinero, las tensiones se trasladan del bolsillo a las relaciones de poder.

El Gobierno Cristina adoptó un discurso frente a la crisis económica mundial y su impacto local que explicaba: 1º criticando el ajuste ortodoxo que impulsan el FMI y la UE en países como Grecia, Portugal, España señalando que los recortes de gastos llevan a mayor recesión (algo que compartimos); 2º este discurso implica que los ajustes pautados en la llamada “sintonía fina” no son posibles de aplicar, y por lo tanto se deben mantener los subsidios –una verdadera barbaridad-, los planes sociales y una negociación salarial y del salario mínimo vital y móvil que acompañe como mínimo la inflación, aunque esto depare agigantar el déficit fiscal. Pero entre la postura adoptada ante la crisis internacional y la realidad interna vemos como el “discurso-relato” se desengancha de aquellas dos posturas e impone a las provincias los ajustes de lo más ortodoxos, los mismos que le critican al FMI y a la UE.

Provincias que aumentan los impuestos, salarios con tope de negociación paritaria por debajo de la inflación (que licuan el poder adquisitivo), impuesto a las ganancias a los sueldos que equivalen a apenas US$ 1 mil mensuales (según valor equilibrio de los bancos), subas de luz y transporte en las provincias por caídas de los subsidios, o sea “la tercerización del ajuste”  o como otros lo llaman “Federalización de la sintonía fina”, sintonía que por supuesto la Nación comenzó a aplicar a principios de año pero que luego, al ver que esto repercutía en la imagen presidencial –caída de cerca de 30 puntos de la imagen positiva- frenó totalmente, para pasar a una política de subsidios crecientes, o sea que con los votos propios no se juega, que el costo lo paguen los sindicalistas, o los gobernadores. Moyano, Scioli y Macri son tres claros ejemplos de la tercerización del ajuste.

CFK viene separándose de sus históricos aliados –Moyano, Scioli, el peronismo bonaerense que adoptó el modelo kirchnerista de crecimiento sin desarrollo- relegándolos a la vereda de los que deben pagar el costo del ajuste (escasez) que ella se niega a pagar, así como falazmente habla de desendeudamiento. Mientras la deuda crece mes a mes y año tras año, ella se niega a tomar deuda, que igual se toma –BCRA adopta la costumbre de pedir adelantos a corto plazo a la banca europea-, pero obligando a las provincias a colocar letras y bonos para pagar hasta sueldos. Este es sólo otro quiebre económico del “discurso-relato del cristinismo”, un discurso político, y dos universos que hoy colisionan brutal y abiertamente, tapados por las peleas generadas por las espadas cristinistas –Boudou, Fernández, Mariotto, Randazzo- quienes permanentemente atacan y desestabilizan a gobernadores, intendentes, sindicalistas, medios y todo aquel que adopte una postura contraria al “modelo cristina”, un supuesto modelo que de tal no tiene absolutamente nada.

Para completar la tercerización del ajuste, y como paliativo final del desaguisado reinante gubernamental que implica un déficit fiscal cuasi desmadrado –se perdieron ya 6% del PBI- el Gobierno Cristina inicia el camino de la escalada sindical, cuesta creer que justo “ella” se quede con el conglomerado de gremios y dirigentes, cuyo común denominador es el de haber sido la pata oficialista del gremialismo menemista de los denostados 90, y que sólo se abrazan por su rencor con Hugo Moyano, conociendo el paño y luego de haber logrado hacer trizas la unidad del movimiento obrero –3 CGT y 2 CTA- y con toda la iconografía del supuesto progresismo local como único telón de fondo, resulta verdaderamente grotesco el cuadro de veteranos sindicalistas “gordos” como aliados y adalides del “modelo” y ahora convertidos en la nueva “columna vertebral” de este pseudo peronismo cristinista.

Pocos, o quizás muchos de ellos, mantienen las lógicas prevenciones por las futuras políticas oficialistas respecto de los gremios y en especial de las “Obras Sociales Sindicales”, la próxima caja sobre la que se asestará irremediablemente un golpe para apoderarse casi del último reducto de donde munirse de plata fresca. (Ver notas sobre el tema sindical del 29 de Julio de 2009, la del 25 de Noviembre de 2011 y las del 15 y del 23 de Mayo del presente año) Quitarles las Obras Sociales es asestarles un golpe casi letal al control gremial, proyecto que siempre ha sido meneado por las dictaduras y por los gobiernos antiperonistas, como un arma de destrucción del aparato sindical peronista. ¿Con que cara van a mirar a sus afiliados los “gordos” cuando éste proyecto avance? ¿Recién entonces tomarán conciencia de a donde los llevó “ella”? ¿Son tan infantiles o existe otro tipo de negociación espuria por detrás?

¡Como ya lo hicieron con la ley de medios, ahora van a volver esgrimir que lo hacen para “democratizar y pluralizar”! “¡El nuevo eslogan será Salud para Todos… y Todas!” El proyecto ya ha causado polémica en el área de Salud, pues contemplaría que el grueso de las prestaciones complejas “sean manejadas por el Estado”, mientras que el resto siga estando –por lo menos inicialmente- en manos de las organizaciones sindicales; el objetivo político del plan es golpear en la profundidad del aparato sindical, reduciendo y convirtiendo en insignificante su influencia y avanzando sobre una caja multimillonaria, imprescindible para poder sostener una política que cada vez más necesita de recursos de donde fuere para sobrevivir. Las OS siempre han sido la piedra angular de la relación entre el poder político y el poder sindical, el cambio provocará resistencias, conflictividad y confrontación creciente que, para ser legitimada, será camuflada  con reivindicaciones sociales.

Buenos Aires, 16 de Julio de 2012.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

Más información
www.politicaydesarrollo.com.ar

La crisis económica, la miseria, la delincuencia, el desorden y la roña, son aliados de la tiranía

Hay quienes dicen que esta tiranía tiene los días contados porque la crisis económica se está agravando y que cuando la gente empiece a tener hambre, habrá un levantamiento popular que acabará con aquella. Lamento decir que opino lo contrario.

Por Cosme Beccar Varela

Cuando una crisis económica ocurre a pesar de los esfuerzos de un gobierno normal para contrarrestarla, es posible que el pueblo se indigne contra el gobierno y haya, además una crisis política, como vemos en España en donde Rajoy está asediado por el derrumbe de la economía española, se empeña por evitarla y precisamente por eso es el blanco del odio de casi todos, atizado por la izquierda.

Sin embargo, cuando la crisis es causada por el propio gobierno porque es marxista y quiere imponer su ideología y su dominio absoluto, como en Cuba, entonces la crisis no sólo no lo debilita sino que lo fortalece.

La prueba de eso es que Cuba gime bajo la tiranía comunista desde hace 53 años, padece la más espantosa miseria desde hace la misma cantidad de años pero esa hambruna ni siquiera ha servido para obligar a la camarilla de malvados que oprime a ese pueblo hermano a cambiar al máximo culpable, que como todos saben, es Fidel Castro. Y cuando al parecer Dios mismo acabó con él (porque yo creo que está muerto desde hace años y el que aparece en las fotos es uno de los varios "dobles" que usaba en vida), ni siquiera entonces la gente tiene ánimo para discutir a su valetudinario hermano como sucesor.

Y conste que el pueblo cubano es ejemplarmente valiente puesto que para imponerse el comunismo en la isla, fusiló miles de cubanos y aún así hubo levantamientos heroicos durante tres o cuatro años después de que Castro se declaró marxista-leninista.

                 *          *         *

¿Y por qué lo fortalece? Por tres razones, fundamentalmente:

1) Porque la miseria hace que la gente no piense en política sino en sobrevivir cada uno como puede y los pocos héroes que todavía resisten, no tienen eco en la población y son eliminados o encarcelados. Y los que están en la miseria son fácilmente sobornables, como lo hace esta tiranía, con un subsidio y hasta con un “sandwich” y una botella de alguna bebida.

2) Porque en todo gobierno estatista, como lo es el comunismo, la riqueza del país se concentra en los funcionarios deshonestos del régimen, en sus amigos, en los ricos consentidos (porque colaboran) y en una clase media (empresarios medios, profesionales, artistas, periodistas, sindicalistas entre otros) que apoya al régimen porque goza de un bienestar económico relacionado con ese apoyo. En este momento, mucha gente de campo, la que goza de los altos precios de la soja, integra con entusiasmo esta clase de privilegiados.  Esa capa superior de un país comunista o pre-comunista es un sólido sostén de la tiranía.

3) Porque el comunismo además de una ideología es una "praxis" revolucionaria, que ha estudiado y usado siempre el arte de destruir las instituciones y las clases que podrían resistirlo.

La crisis económica facilita la rebaja de sueldos a los oficiales de las FFAA, de la Justicia y de la Administración pública y la precarización de esos cargos. Quienes los ocupan viven al día y tan preocupados por sí y por sus familias que no quieren arriesgar lo poco que les queda resistiendo al régimen.

Al depreciarse la moneda y crearse un tipo de cambio oficial completamente irreal, los ahorros de las personas mayores, generalmente más conservadoras, se evaporan y su situación también se precariza disuadiéndolas de hacer cualquier clase de oposición efectiva. Se limitan a refunfuñar, lo que no disminuye en nada el poder de la tiranía.

La crisis económica, además, le da al clero la excusa perfecta para dejar de lado su deber de combatir el comunismo para dedicarse a una obra de filantropía que alivia en algo la miseria, pero que no discute el dominio político de la izquierda. Esa neutralidad de la casi totalidad del clero es un inestimable apoyo para la tiranía.

* * *

Este país (la ex-Argentina) está bajando rápidamente por esa rampa que conduce a la miseria y que ya existe en grandes sectores. Los más pobres y los más débiles, que todavía no cayeron en la miseria, van rodando en dirección a ella y mientras tanto, padecen los mil inconvenientes de un país miserable gobernado por miserables.

La delincuencia se cobra cada día varias víctimas, los servicios públicos (policía, enseñanza, orden en las calles, transporte, hospitales, limpieza de las ciudades, seguridad, justicia, moneda, electricidad, agua, cloacas, política, impuestos, etc.) son cada día peores y causan cada vez más sufrimiento.

La roña lo invade todo. El cansancio de lidiar con la carencia de servicios y con la prepotencia de los funcionarios va quebrando el espíritu de la gente y los jóvenes, más resistentes a las incomodidades, sin embargo, se van haciendo cada vez más cínicos y más inmorales. "Carpe diem" (aprovechemos cada día) parece ser el lema de la juventud que trata de gozar cada día como si fuera el único, sabiendo que el futuro es más que dudoso. Sus modelos son los delincuentes exitosos y los ricos famosos, no los héroes ni los santos.

Esta situación hace que los "ciudadanos" se desinteresen cada vez más por una "patria" que no es ya una madre sino una madrastra perversa que nos persigue y esquilma. Por eso es que no hay patriotismo a no ser para apoyar al equipo de "foot-ball" nacional, que como fiel reflejo de lo que es el país, cada día juega peor, aunque los jugadores argentinos sean estrellas en el exterior.

Y por eso los empecinados como yo que insisten en clamar por una reacción contra la tiranía, son voces que claman en el desierto, donde nadie oye.

¿Hay posibilidades de revertir este proceso siniestro? Creo que todavía las hay, pero cada vez menos. De ahí que diga que quienes creen que la crisis económica hará caer esta tiranía, se equivocan. Podrá irse la Sra. de Kirchner, pero el sistema de poder montado por la secta marxista-leninista que gobierna desde las sombras, ese seguirá con cualquier otro u otra hasta acabar con lo que queda de la Argentina tradicional, si no reaccionamos a tiempo.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

Horacio Américo Barcos, otra víctima del odio montonero

BARCOS, HORACIO AMÉRICO, sindicalista de la UOCRA, q.e.p.d. falleció víctima del TERRORISMO DE ESTADO y del odio MONTONERO, el 18/07/2012.
PyD lamenta su fallecimiento y ruega una oración en su memoria.




Publicamos la información que desde la cárcel de Las Flores nos envía Eduardo “Curro” Ramos, también prisionero político y testigo de este nuevo crimen de terrorismo de estado que se está ejecutando desde la administración K.



Hay varias responsabilidades por la muerte de Horacio Américo Barcos.
Murió en prisión, situación que lo enfermó, cuando al no tener sentencia firme tendría que haber estado en libertad.
Habiendo solicitado la prisión domiciliaria, se le negó con el jueguito entre el Poder ejecutivo Provincial y el tribunal oral federal de Santa Fe, mientras el servicio penitenciario informó que tenían todos los elementos para el tratamiento del enfermo crónico Horacio A. Barcos (hoy pedí que me hagan nebulizaciones y me dijeron que no tienen un nebulizador).
No le permitieron asistirse en una clínica privada como le correspondía por ser afiliado a su obra social. Lo tuvieron en el hospital público Cullen y allí se contagió de gripe A, lo que en definitiva le produjo la muerte.
Entonces, los responsables son: el Presidente del tribunal oral federal de Santa Fe, Dr. José María Escobar Cello, cargo al que llegó por favor de Carlos Reutemann ya que Escobar Cello cajoneó una causa radicada en la Sec. 3ra en la que habían detenido al chofer de C. A. Reutemann con una camioneta robada. Otros responsables de muerte de Quique son: Las autoridades penitenciarias Coccocioni, Orsi, Suárez Vázquez (Director de Penal Las Flores) y el Ministro de Justicia Lewis.
Corren riesgo de igual suerte: El Dr. Víctor Brusa (con cáncer y hoy internado) y el Comodoro Sambuelli. A ambos les fueron negados su pedidos de prisión domiciliaria. Sambuelli tiene 70 años y varias enfermedades.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

lunes, 16 de julio de 2012

¡Encadenados!

Existen muchas formas de encadenar a las personas. Algunas son tiernas, a través del amor, la solidaridad, la amistad o el saber. Generalmente se asocia “encadenar” con imágenes desagradables, que tienen que ver con la privación de la libertad, por lo tanto con la esclavitud de cualquier tipo.

Por Malú Kikuchi

No es necesario que las cadenas sean, como dice el *DRAE: “serie de muchos eslabones enlazados entre sí, que pueden ser de metales”. O pueden ser de insultos, enojos, autoelogios y/o relatos. Esta es la versión moderna y argentina. Le podemos sumar otra acepción del DRAE: “opresión o poder absoluto”. Esta también es una versión actual y argentina. 

Nuestras cadenas son nacionales. En este punto, todos somos iguales ante la ley, respetando el artículo 16 de la Constitución Nacional, lo que no es habitual por parte del gobierno. El gobierno K ignora la CN, por falta de conocimiento, o a propósito, porque no coincide con sus propósitos.

Las cadenas nacionales, las sufrimos todos… y todas. La ley de servicios de comunicación audiovisual N° 26.522, en su artículo 75 dice: “El *PE nacional y los PE provinciales, podrán en situaciones GRAVES, EXCEPCIONALES, o de TRASCENDENCIA INSTITUCIONAL, disponer la integración de la cadena de radiodifusión nacional o provincial, según el caso, que será obligatoria para todas los licenciatarias.”

Este año, en 7 meses de 28 semanas, la presidente usó la cadena nacional VEINTISIETE (27) veces. Casi una vez por semana. Recordando que en enero se operó y se tomó 3 semanas de vacaciones, y que en lo que va del 2012, viajó mucho. La semana pasada usó la cadena nacional tres (3) veces.

Ejemplos. El 27/6, para evitar el acto de Moyano en Plaza de Mayo, se trasladó a San Luis, 1° vez en 9 años, para reinaugurar un criadero de chanchos (ya se había hecho el 7/4/2011) y ahí dijo: “Recuerdo a Babe (filme sobre un chanchito), me da cosita. Son tan tiernos (los lechones)”, y con su enciclopédica cultura nos ilustró diciendo que: “los chanchitos nacen con su mamá”. Yo no lo sabía, estoy segura que Usted, tampoco.

El 9/7, desde San Miguel de Tucumán, cuna de nuestra independencia, gesta heroica y única, nos enteramos que la patria había nacido el 25/5/2003, de la mano de “ÉL”, y de ella. A los firmantes del acta del 9/7/1816 los ignoró. Pero retó mal y a los gritos, a un camarógrafo de la TV pública: “¡corré la cámara, ché, que no me pueden ver!”

El 12/7 inaugurando Tecnópolis II, en un lapsus digno de ser estudiado por un simposio de siquiatras, dijo: “los jóvenes que se ilusionan con un país con mayor INFLUACIÓN (¿quiso decir inclusión, educación… o inflación?).
También nos informó, y yo estoy agradecida porque no lo sabía, que “las vísceras no tienen neuronas”. No se permite preguntar por el estado de las  neuronas de Cristina, es una pregunta destituyente.

También podemos recordar algunas memorables clases de cristinglish, “nou house” por “Know how”; o “uine tu uine” por “win to win”, o “lady in ques” por “leading case”. Pero todo esto es “too much” y “very good”. ¿No le recuerda el brutinglish del Gaturro de Nik?

Y por si todo esto fuera poco, de riguroso luto lujoso, ¡la presidente baila por cadena nacional! ¡Y llama “pelado” al ministro de economía español!

Imposible hablar tanto, largo y seguido, sin cometer errores, que a veces son horrores. Y sólo comentamos las formas, porque el fondo de los discursos, donde es visible que va por todo, da escalofríos. Si consigue cambiar la CN, Cuba es nuestro destino final. Final en todo sentido.

Mientras, usa la cadena nacional para inaugurar mojones, cabinas telefónicas y esa compulsiva manía de hablar de chanchitos y de lechones, ¿alguien puede explicar la TRASCENDENCIA INSTITUCIONAL, la GRAVEDAD, o la EXCEPCIONALIDAD que ameritan estos eternos discursos?  Parecería que el FVP cree que la ley ha sido hecha para ser violada. Y la violan.

Hace ya mucho tiempo, un tiempo histórico y real, sucedió de verdad y no forma parte del relato oficial, en que los argentinos fuimos capaces de escribir, cantar, sentir y hacer propias las palabras del Himno Nacional.

“Oíd mortales el grito sagrado, Libertad, Libertad, Libertad. Oíd el ruido de ROTAS CADENAS […[”.

Parodiando a Juan Manuel Abal Medina, jefe de gabinete de ministros que, ante la cámara de diputados y refiriéndose al ANSES,  dijo, “¡termínenla!”, nosotros agreguemos: “con las cadenas nacionales para decir pavadas y mentiras.” Rompamos las cadenas antes que terminen de rompernos la paciencia. Todo tiene un límite. Gritemos en voz bien alta, para que llegue hasta Olivos, la Rosada y el Calafate, ¡Basta!

P.D. Datos. El 11/7, en Gral. Rodríguez, a los 10´ de iniciada la cadena nacional, 500.000 televidentes cambiaron de canal. Al finalizar la transmisión, que duró 45´, los televidentes que cambiaron de canal sumaban 970.000. ¿No hay un valiente que se anime a decírselo?  
•          DRAE: Diccionario de la Real Academia Española
•          PE: Poder Ejecutivo

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar