miércoles, 23 de junio de 2010

NO FIRMO porque NO SE LO MERECEN, esta es la VERDAD

No, no lo firmo porque NO se lo merecen.
Mienten y es malo MENTIR, malo para la historia y no permite que se reencuentre el país.
Por Luis Quiroga
BONAFINI: (dejada por su marido, según decía, ella es INCAPAZ de AMAR…).
Cuando se encontró con Astiz (está grabado este encuentro, donde ella no pronuncio palabra, en las parodias de los juicios), ella le dijo que las armas, material de propaganda y todo lo que se encuentre es de sus hijos, ella NO tienen nada que ver.

CARLOTTO: desconocía lo que hacía su hija (guerrillera)?, reconocía que NO estaba embarazada…

Hoy, tal como lo que son, GRITAN PIDIENDO VENGANZA.

Una cosa es JUSTICIA, otra es VENGANZA.
Venganza en la que quieren que todo el pueblo (ciudadanos y no ciudadanos) se inmiscuya y participe, una forma de hacernos creer que su lucha es la de todos y, NO ES ASI. En algún momento llegara el reconocimiento del PUEBLO a las FFAA que lucharon contra los TERRORISTAS (jóvenes idealistas que empuñaban ARMAS para matar, sean de las FFAA, o civiles, entre ellos a NIÑOS)

Bonafini, apoya al TERRORISMO de las FARC, ETA y cuanta sublevación TERRORISTA se pergeñó o se está pergeñando.
Las Abuelas…
Apoyan el (mal llamado) matrimonio (MONOMIO) del mismo género.
Apoyan el ABORTO.

Que existan abuelas que:
Que necesiten saber donde están sus hijos, estoy de acuerdo.
Que necesiten saber que pasó, estoy de acuerdo.
Que se cometieron abusos, podría estar de acuerdo. (En una GUERRA…)
Que algunas quieren justicia, no venganza. Estoy de acuerdo, pero había un estadio de GUERRA, y así debe actuar la JUSTICIA.
Recordando que ellos (sus hijos) se levantaron en armas contra un GOBIERNO CONSTITUCIONAL (J. D. PERON) y que este dio la ORDEN de aniquilar a los SUBVERSIVOS, mediante radiograma a TODAS LAS UNIDADES y las FFAA actuaron en concordancia con esta ORDEN del entonces presidente Juan Domingo PERON
Para esto ya habían matado a muchos militares y civiles. Solo recordemos a RUCCI, el P. Mujica,…
No, no estoy de acuerdo con esta PROPUESTA y disto mucho de estarlo…

Luis Quiroga – Megabaires


PD, esta es una de las razones por la cual NO ME SIENTO REPRESENTADO POR ESTA SELECCIÓN DE FUTBOL…
No puedo, es más fuerte que yo, ver a MARADONA y CARLOTTO…
Lo que se dice de SENTIMIENTOS ENCONTRADOS, por un lado querer que gane la SELECCIÓN y por otro, no saber cómo digerirlos…
Hay ABUELAS y abuelas. Estas son las abuelas del ODIO y la VENGANZA

PORQUE NO ESTOY DE ACUERDO:
No son merecedoras de tan alto HONOR, sus hijos se levantaron en armas contra un gobierno CONSTITUCIONAL (J. D. Perón), asesinaron a integrantes de las FFAA y CIVILES (mujeres y niños), entre otros a RUCCI, el P. Mujica, Cristina (hija del Cap. Viola a este) 3 años y…

http://www.petitiononline.com/mod_perl/petition-sign.cgi?celtyv1a

Más información http://www.politicaydesarrollo.com.ar/
Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

domingo, 13 de junio de 2010

Contra la ley y el orden

El régimen kirchnerista juega su juego: el de la intolerancia. Por otra parte, la violencia también se verifica en otros órdenes de nuestra vida en sociedad, los violentos están en todos lados: en las canchas de futbol, en las calles, a través de la delincuencia imparable; violencia que se lleva vidas humanas.


Por Jorge Omar Alonso

“Siempre habrá bárbaros y sinvergüenzas que fomenten la intolerancia”, dijo- Voltaire.

Existe un orden que se impone a los hombres, a su voluntad y a sus preferencias, e incluso están sometidos a lo largo de su vida, a las leyes que definen el orden en la sociedad. No obstante esta aseveración, hay quienes hacen de la revuelta contra la ley y el orden una forma consuetudinaria de proceder, obrando de este modo en los bordes sociales y políticos, bajo el pretexto de reivindicaciones y derechos. Existen agrupamientos políticos, piqueteriles, sindicales que exhiben muestras de su intolerancia política y cerril dogmatismo propio de quienes prefieren el choque violento al intercambio crítico de ideas.

Esos intercambios son más fructíferos cuando los individuos, sean del color partidario que sean, se definen libremente en el contexto de un intercambio de ideas y no de violencia.

Dadas las características de la conformación del régimen, que hace de la descalificación del adversario una forma más de su basamento doctrinario, no es dable pensar que se lleven a cabo las reglas de una discusión democrática a un nivel institucional.

Ese basamento doctrinario es el aportado por la visión expuesta por la profesora de Teoría política Chantal Mouffe, en cuanto a que como lo sostiene en su obra “En torno a lo político”: “concebir el objetivo de la política democrática en términos de consenso y reconciliación no solo es conceptualmente erróneo, sino que también implica riesgos políticos”.

De este modo el régimen kirchnerista juega su juego: el de la intolerancia. Por otra parte, la violencia también se verifica en otros órdenes de nuestra vida en sociedad, los violentos están en todos lados: en las canchas de futbol, en las calles, a través de la delincuencia imparable; violencia que se lleva vidas humanas. Violencia política que desciende desde los más altos estamentos del poder desprestigiando y enlodando al que no piensa igual.

Ni siquiera la celebración del 25 de Mayo ha servido para exhibir algo de contemporización en las maneras. La comunidad política desperdigada. Pero lo más importante fue la muestra acabada de unidad, al menos ante la celebración, que mostró el pueblo, el gran protagonista del Bicentenario, cobijado bajo una sola bandera: la azul y blanca y con única consigna: la Patria.

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

No se puede


¿Por qué en lugar de 'fútbol para todos' no se promueve la consigna 'educación para todos'?


Por Alberto Asseff*

No podemos. Es la sensación que nos embarga como colectivo nacional. ¿Nacional...?

Enumerando sin un orden de prioridades, no se puede gozar de seguridad, de institucionalidad, de perspectivas de progreso social, de reducción de las adicciones, de mejoras en la educación - ¿por qué en lugar de 'fútbol para todos' no se promueve la consigna 'educación para todos'?. No se puede rehabilitar los ferrocarriles, descentralizar y refederalizar el país, estimular la libre iniciativa de los argentinos, imprimirle celeridad a los procesos judiciales, equipar tecnológicamente a nuestra defensa - aérea, terrestre y marítima -, explorar los yacimientos polimetálicos submarinos, limitar el pandemonium del tránsito por saturadas avenidas y por callejuelas apenas preparadas para los carruajes del s.XIX. No se puede tener un Servicio de Inteligencia profesional que vele por la seguridad e intereses nacionales, establecer una carrera administrativa que inhume al acomodo, cuidar la buena nutrición - ¡cuántas enfermedades prevendríamos! - pensar y planear a largo plazo. No se puede transformar la cultura de la trampa a la ley por su respeto, ni actuar con seriedad y credibilidad, organizar ni una vacunación masiva. No se puede preservar a nuestros próceres del vendaval profanador - ¿idolatrar a los padres fundadores es un escarnio?.

Antes de empezar cualquier faena ya está a flor de labio y de piel la derrumbante idea de que no podemos.

No se puede levantar el debate para que las gentes de nuestro país tonifiquen el ánimo. ¿Qué es lo que se agita cotidianamente? Si una afamada animadora de almuerzos puede usar el Colón para uno de sus encuentros, si es posible fijar horarios para las cargas y descargas en el macrocentro, si los contendientes de la interna partidaria en el primer Estado argentino son más o menos hijos del ex presidente Alfonsín - no se conoce una sola propuesta de esos candidatos - y tantísimos otros temas que nos bajan la voluntad y la esperanza hasta el zócalo.

Hace ya bastante tiempo que lo único que se analiza en materia de educación es si las escuelas tienen o no gas. Parece muy pequeño. En salud pública ni siquiera se menta el asunto de los turnos que muchas veces se difieren por meses. En el agro la cuestión ya no se centra en una estrategia para acrecentar y diversificar la producción, sino sobre el rol de la ONCCA, es decir más regulacionismo y, de la mano de su ineficaz intervención, más corrupción.

Salvo el ex Secretario de Transporte y los sorprendentemente prósperos jóvenes ex secretarios privados de los presidentes Kirchner, la colosal corrupción que putrefacciona y empobrece en todos los planos, comenzando por el moral, parece imparable, inabordable. La impunidad va ganando no por goleada, sino por paliza. No se puede en este asunto vertebral.

No se puede reformar la política, las obras sociales, el régimen de cooperativas y mutuales. No se puede domeñar a la violencia en el fútbol ni establecer un sistema responsable de libertad vigilada post-condena.

La reforma política sancionada en diciembre fue una hipócrita caricatura de la auténtica e indispensable. Tipo embudo para lograr imponer una candidatura re-re, en vez de un saneamiento verdadero del sistema apuntando a la mayor representatividad y participación cívica.

Las obras sociales son más pus que servicio. Pululan, pero eso no significa que los afiliados dispongan de más y mejores prestaciones. Con el gasto actual se podría disfrutar de una calidad tres veces superior.

Las cooperativas y mutuales son grandiosas ideas que podrían resolver centenas de problemas sociales, laborales y productivos. Empero, se las viene bastardeando de modo que hasta causa vergüenza ajena. Es más la falsificación en ese ámbito que la genuina organización en aras de facilitar el crédito, la producción y los servicios. Con un papel y una lapicera se 'arman' cooperativas en las mesas de cafés y se obtienen subsidios del Ministerio de Acción Social. El clientelismo es un cáncer que va carcomiendo la cultura del trabajo.

Lo del fútbol no tiene ni perdón ni excusas. Han vuelto espurio al primer deporte, ese que convoca multitudes. El peligro que esto apareja es proporcional a su popularidad. No se puede impedir el viaje a Sudáfrica de los violentos. El resultado, el papelón de que los deporten.

Lo inconcebible hace unos años se está dando. Ahora la Argentina hasta está acechada por la ingobernabilidad. No se trata de malas administraciones, sino de la imposibilidad de gobernar en un océano de conflictos. Nuestro país tenía una integración social casi perfecta. No es que todo fuese armónico e ideal, pero por lo menos disfrutábamos de la ausencia de diferendos religiosos y étnicos. En el terreno de las clases sociales, si bien se estimuló desde siempre la lucha, el país maduró a pesar de sus malos apóstoles y casi licuó la pugna clasista. El peón y el patrón comiendo juntos el asado quizás sea un emblema del aserto.

Hoy resucitan todos los rencores y resentimientos, Los que estaban sepultados en el quinto infierno ahora reaparecen. Desde la 'nación mapuche' hasta la 'oligarquía vacuna' pasando por civiles o militares, agro o industria, estado o privados y decenas de falsos dilemas que dividen y debilitan anacrónicamente. No se puede comprender cómo se deleitan con revivir algo que por ventura habíamos enterrado.

No se puede custodiar el mar, nuestra 'pampa mojada'. Por eso está diezmada la merluza y desaprovechado el petróleo que atesora su sublecho. No se puede tener radares. Ni siquiera tenemos buques polares no obstante ejercer jurisdicción soberana sobre un millón de tierras blancas y otro tanto de aguas heladas.

No puede gastar bien ni tornar funcional a la inmensa burocracia. Plata abunda, pero servicios e infraestructura escasean. Exuberante cantidad de oficinas llenas de empleados, pero los habitantes siguen flagelados por todas las necesidades insatisfechas.

Quizás, el máximo contraste lo provean los organismos dedicados al Menor y la Familia. Escritorios hay muchísimos, pero la familia cada día está más triturada y astillada y muchos menores atrapados por el amenazante ocio cuando no por el alcohol, la droga y el delito. No todos los chicos, por supuesto, pero sí un preocupante número de ellos. ¿No se puede dejar los escritorios e ir a la calle en busca del problema y al encuentro de la solución?

No se puede buscar excelencia en la universidad, protestar sin cortes ni piquetes, ni vivir en armonía con los valores morales.

La Argentina - poderosa en perspectivas teóricas - está exhausta. Por eso esta paradoja que nos peculiariza de ser altaneros, pero subestimarnos. Lo peor de lo peor. Necesitamos un nuevo amanecer. No se trata de refundar otra cosa que la confianza en nosotros mismos. Así, la ecuación es simple: Se puede todo lo que hoy no se puede. Se puede porque es ineludible. Hay que torcerle el brazo a esta sombría idea de que aquí el futuro no tiene porvenir.

*Dirigente del PNC UNIR
Unión para la Integración y el Resurgimiento
pncunir@yahoo.com.ar

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

De eso no se habla, pero de eso hay que hablar



La cuestión militar frente a las elecciones del 2011.


Por Alfredo A. A. Solari


I.-Introducción

Unos ochocientos militares y miembros de fuerzas de seguridad, prolija y difusamente estigmatizados como represores, genocidas, violadores de derechos humanos, y múltiples descalificaciones similares, se encuentran hoy encarcelados, sometidos a proceso, y con el gravísimo y cierto riesgo de recibir condenas a prisión perpetua.

Algunos ya las han recibido. Cientos más, aún en libertad, son y -aunque prefieran frecuentemente no verlo, por comprensibles razones- serán objeto de requerimientos fiscales, que habrán de ir concretándose en citaciones a indagatoria y consecuentes detenciones primero, y procesamientos y prisiones preventivas luego, en un proceso cuyo fin no se avizora.

Tal situación genera la llamada cuestión militar, a la que hoy la casi totalidad de la clase política no quiere ni mirar, ni escuchar, ni -mucho menos- hablar de ella, hacerla tópica, y buscar un cierre definitivo de tal violenta persecución política en marcha, no obstante estar corroyendo hasta el tuétano la institucionalidad y la juridicidad en la República.

II.-De eso no se habla

Del tema no hablan públicamente los partidos políticos ni es tópico de campañas electorales, como si el pasado argentino y sus trágicas consecuencias pudieran desaparecer simplemente no hablando del mismo, ni enfrentando el problema para darle solución.

Hoy hay tres posiciones públicas activas con relación al tema, a saber:

1ª) La posición de aniquilación de las FFAA mediante el enjuiciamiento total de todos los que actuaron durante el período 1976/1983, militares y civiles. La sostienen quienes, con diversos ropajes y agrupados en organizaciones varias, siguen afirmando la legitimidad del socialismo revolucionario y, consecuentemente, la de su metodología de guerra revolucionaria. Lo hacen de dos modos:

a) O bien expresamente (Hebe Bonafini defendiendo la toma de armas),

b) O bien implícitamente, sea afirmando que en el 76/83 se implantó el terrorismo de estado como política encaminada a lograr distintos fines (la última versión es sostener que fue para imponer un proyecto de exclusión y exterminio social), sea afirmando una falsa victimización (los terroristas fueron, en realidad, opositores políticos perseguidos sistemáticamente, y por ende, víctimas de crímenes contra la humanidad).

En esa línea, afirman que los asisten derechos inexistentes (a la verdad -que ocultan cuidadosamente-, para el enjuiciamiento y castigo de quienes legítimamente los combatieron; doctrina elaborada por esa usina de defensa de la guerra revolucionaria en que se han convertido la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos desde hace varios lustros, difundida y aplicada a todos los países que combatieron la guerrilla comunista), utilizan una terminología de fuerte carga ideológica, sustitutiva de la realidad y dialécticamente irresistible: esencialmente terrorismo de estado y represión (en lugar de guerra contrarrevolucionaria y combate), formulan falsas imputaciones para encuadrar las acciones de combate (asociación ilícita, secuestro, privación ilegal de libertad, robo, extorsión, homicidio), y usan al Poder Judicial para aplicar una categoría jurídica inexistente en nuestro derecho positivo (los delitos de lesa humanidad). A partir de allí, esos sectores idearon, implementaron y pusieron en acción, el aniquilamiento jurídico y judicial de quienes los derrotaron, y la consecuente deslegitimación política de todas las FFAA y de seguridad, base imprescindible para quitarles la capacidad de actuar contra eventuales enemigos interiores: los movimientos armados insurgentes, que aquellos grupos favorecen y prohíjan, única vía para imponerle el marxismo a un pueblo que manifiestamente prefiere ser propietario a ser proletario.

La opinión pública -y la publicada- no captan la falacia, y quedan encerradas en una falsa dialéctica (derechos humanos vs. violación por el estado a esos derechos humanos) que les da la razón a los que se autovictimizan, originando la 2ª posición, que es funcional a esta 1ª ya descripta. El grave problema es que esta primera posición -socialmente minoritaria- es la que sostienen los que hoy están en el poder, y tienen los resortes efectivos para perseguir (como lo están haciendo) a las FFAA, pues crean y aplican el derecho penal de enemigos actual.

2ª) La posición de continuación de los juicios en trámite, pero acelerándolos, y limitándolos a los hoy encausados. Esta posición, dirigida en esencia a minimizar las bajas, está descontextualizada de la Historia, se resiente de una gran hipocresía y comporta una grave claudicación moral. Está entrampada en la falsa dialéctica más arriba referida, é imbuida muchas veces de ingenuidad política. Termina aceptando, y sosteniendo públicamente, que el combate fue represión ilegal, y que ello sería inadmisible a la luz del nuevo desarrollo de los derechos humanos. La adoptan, expresa ó implícitamente, todos los que terminan refiriéndose a la guerra contrarrevolucionaria como excesos inaceptables de los militares. En la misma se inscriben todos los bienpensantes y sectores de progresía intelectual, y la apoyan medios de comunicación como gesto complaciente con el gobierno persecutor. Esta posición alimenta la inactividad, la resignación, y favorece absolutamente el proceso de avance sin costos de la aniquilación de las FFAA por vía judicial pacífica (sólo en apariencia, porque el encarcelamiento es violencia siempre).

Por otra parte, la claudicación moral encuentra alivio en esta posición, con reflexiones del tipo Y bueno, que paguen los que hicieron lo que se les imputa, o Hay que librarse de esta mochila histórica, meras auto-justificaciones psicológicas de quienes tienen temor, ó prefieren la molicie de no hacer nada, ó privilegian posiciones personales.

Pero en realidad esta posición sólo es sostenible si, con ligereza (en el mejor de los casos) y con hipocresía y cobardía (en otros lamentables casos, y allí reside la claudicación moral), se pasan por alto las realidades que fundamentan la 3ª posición. Incurre, además, en la ingenuidad de presuponer que con los actuales juicios los que los implementaron se sentirán saciados.

Una variante políticamente ingenua de esta posición busca equilibrar los tantos, intentando enjuiciar a terroristas, para lo cual les imputan crímenes de lesa humanidad, aceptando por pasiva, y legitimando, el instrumento empleado para aniquilar a las FFAA.

¿Puede creerse realmente que montos y erpios hoy en el poder, van a aceptar sus enjuiciamientos cuando se han autoerigido un monumento en la Costanera Sur?

¿O que habrá fiscales que se animen a acusarlos, y jueces a juzgarlos, enfrentándose al comisariato político de la magistratura?

3ª) La posición de cierre de los juicios y finalización de la persecución política a las FFAA y FFSS, por sus insanables vicios jurídicos, judiciales y políticos.
Esta posición está contextualizada en la Historia y se funda en el reconocimiento histórico, político y jurídico, de ciertas verdades:

A) Que sirviendo durante un tiempo de compañeros de ruta a dirigentes políticos que también querían el poder, grupos armados de gran combatividad y sin reglas, con apoyos políticos, financieros y logísticos internos y externos, desarrollaron una guerra ofensiva para tomar el poder por la violencia y al margen de la constitución, con el fin de implantar el comunismo en Argentina desorbitando al Estado con su accionar (guerra revolucionaria) desplegado con el fanatismo suficiente para portar pastillas de cianuro para auto-eliminarse;

B) Que para evitar la consecución de ese objetivo el gobierno constitucional empeñó a las FFAA en la guerra contrarrevolucionaria, con consentimiento de la dirigencia política, de todos los estratos sociales, y del propio Congreso (que teniendo la competencia constitucional para dar reglamentos a las FFAA -art.67:23 CN, hoy 75:27-, nunca modificó los que estaban en vigencia y se aplicaron en la guerra contrarrevolucionaria),

C) Que es ilegítimo, por asimétrico, no someter a juicio a los terroristas -amnistiándolos de hecho-, mientras sí se enjuicia y encarcela a los militares y fuerzas de seguridad que los combatieron; y

D) Que es ilegítimo, inconstitucional, y políticamente imprudente, utilizar al poder judicial y los proceso judiciales como instrumento de aniquilación de las FFAA haciendo tabla rasa, al efecto, con los principios de legalidad, ley previa, cosa juzgada, non bis in idem, debido proceso, juez natural y demás garantías de derechos de jerarquía constitucional y supremacía de la constitución, base jurídica del mundo occidental.

III.-De eso sí hay que hablar

Como va dicho, los políticos en general prefieren no hablar, para no tener que comprometerse públicamente con el tema. No se les debe permitir permanecer impasibles.

De eso hay que hablar y el problema debe enfrentarse claramente, ya que hoy hay muchos procesados encarcelados, varios severamente condenados, y muchos más en las vísperas de serlo, sin que el proceso político de persecución judicial tenga límites en sí mismo, pues el código procesal federal (con el que se persigue y juzga) ordena investigar toda denuncia que encuentre soporte fiscal (arts. 5, 180 y 193 CPP), la Procuración General de la Nación ha dado instrucciones a los fiscales para agilizar las investigaciones (Res.138/2005), y el PEN -a través de la inefable Secretaría de DDHH del Ministerio de Justicia- se inmiscuye como querellante en cuanta causa hay contra integrantes de las FFAA ó FFSS.

Recientemente el ex presidente Duhalde expresó dos ideas importantes: que es necesario acabar con gobiernos facciosos en Argentina, y que para definir el proceso político de persecución judicial a militares correspondería efectuar una consulta popular tal como se hizo en Uruguay.

En este país dos veces el pueblo mantuvo la validez y vigencia de la ley de amnistía. En nuestro país sería perfectamente posible una solución similar, aplicando la ley 25.432 reglamentaria de la consulta popular del art. 40 CN. Solución constitucionalmente válida, dado que la amnistía sigue siendo una facultad del Congreso establecida sin limitaciones (art.75:20 CN), ningún tratado internacional la prohíbe, y en Argentina el pueblo es soberano (arts.1, 33 y 31 CN).

El rechazo de funcionarios de nuestro gobierno y sectores de izquierda a la propuesta del Dr. Duhalde, ¿se debe a que temen que el pueblo no convalide la persecución asimétrica?

De cara a las elecciones de 2011 a la dirigencia política de oposición no debe admitírsele que mire para otro lado en una cuestión que terminará involucrando a toda la sociedad.

No puede desconocer esa dirigencia que el problema es político, y sólo tendrá solución política, y que ellos son los que deberán propiciarla y efectivizarla, para la salud y la paz de la República, estableciendo definitivamente la concordia en el país para el progreso en paz de las generaciones ajenas al conflicto de los 70.

¿Por qué debería excluirse al pueblo en la consecución de ese objetivo?

Alfredo A. A. Solari
Abogado
Profesor de Garantías Constitucionales del Derecho Penal
Facultad de Derecho - Universidad de Buenos Aires

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

General Bruera: Usted es un traidor y un cobarde

Según sus declaraciones en El Argentino.com, al igual que el amnésico apologista de Videla, Martín Balza, usted toma distancia de los años 70. Confunde el Proceso con la Guerra Revolucionaria.


Por la Arq. Liliana Raffo de Fernández Cutiellos

Acaso, ¿se olvidó de sus compañeros de promoción (la 105 del Colegio Militar), los Subtenientes Barceló y Berdina, que en épocas democráticas dieron su vida por la Patria en la selva tucumana contra las bandas terroristas, como las denominara el Gral. Perón a los Montoneros y al ERP?

Si el virus kirchnerista hoy lo hace claudicar en los valores sanmartinianos y en el respeto a sus camaradas caídos en combate, usted no merece las palmas de general... pida ya su retiro y deje de ser un infame.

¿Qué espera? ¿Una embajada? ¿Asegurar sus honorarios manchados con la sangre de sus compañeros de promoción y de otros camaradas y compatriotas?

Si mi difunto esposo, el Teniente Coronel Horacio Fernández Cutiellos no hubiera muerto en combate en el ataque a La Tablada, durante el gobierno del Dr. Alfonsín, no tenga dudas, a usted lo fusilaría vendado y por la espalda… como corresponde a los cobardes y traidores a la Patria.

Siga cantando tangos en la oreja de su ministra de defensa… usted jamás debió cruzar el arco de entrada del Colegio Militar de la Nación.

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

El general Perón lo advirtió, pero sus seguidores NO LO ESCUCHARON...

Las bandas armadas que asolaron nuestro país en la década del 70 se consolidaron en el poder. Ahora van por la destrucción del PJ. Luego, “profundizando el cambio”, sobrevendrá LA DEPURACIÓN SOCIAL E INSTITUCIONAL.


Por Hugo Cesar Renes

En junio de 1973, en un mensaje televisivo advirtiendo el “entrismo” de la izquierda y muy especialmente el de la “organización armada Montoneros” afirmaba el general Juan Domingo Perón: ...“Todos tenemos el deber ineludible de enfrentar activamente a esos enemigos (que son los que hoy nos gobiernan) si no queremos perecer... Nosotros somos justicialistas, no hay rótulos que califiquen a nuestra doctrina y a nuestra ideología. Los que pretextan lo inconfesable, aunque lo cubran con gritos engañosos o se empeñen en peleas descabelladas, no pueden engañar a nadie. Los que ingenuamente piensen que así pueden copar nuestro movimiento o tomar el poder que el pueblo ha conquistado, se equivocan. Ninguna simulación o encubrimiento, por ingeniosos que sean, podrán engañarnos”.

Lo que jamás pudo pensar el general Perón, es que después de 37 años de aquellas afirmaciones, usando el escudo y sello peronista, integrantes de la banda llegaran al poder de la mano de Duhalde y mucho menos que desde allí, comenzaran a juzgar a todos los que de alguna manera se opusieron en los años 70 a que tanto las organizaciones revolucionarias que operaban al margen de la ley, como sus organizaciones de solidaridad, pudieran llegar al poder por la vía revolucionaria.

Evidentemente el rencor del Dr. Duhalde hacia Menem (y desde ese sentimiento nada bueno nace), junto a su expreso deseo de impedir que éste pudiera ganar las elecciones en primera vuelta, hizo que en el armado de la boleta, no tuviera en cuenta la excepción impuesta por el líder justicialista (Perón) para evitar que el “entrismo” de la izquierda pudiera ganar las estructuras del partido, “evitando la llegada al peronismo de aquellos militantes de la ultraizquierda que vienen en función del copamiento”.

“Yo soy peronista: por tanto, no soy marxista” (sic Perón).

El “viejo” se equivocó..., no iban tan mal los que pretendían en ese entonces infiltrarse...

La simulación, el transfuguismo y el encubrimiento dio su fruto. El odio y el resentimiento gobierna hoy la Nación. ¿Podrán ahora acumular votos como para seguir en el poder en el 2011?.

Moraleja: Las bandas armadas que asolaron nuestro país en la década del 70 se consolidaron en el poder. Ahora van por la destrucción del PJ. Luego, “profundizando el cambio”, sobrevendrá LA DEPURACIÓN SOCIAL E INSTITUCIONAL.

Como afirmé en otro e mail, cada cual decide a quién seguir, a quién admirar. Son estas actitudes o sentimientos espontáneos que surgen en un momento dado.

A medida que vayan apareciendo más testimonios, el ciudadano podrá ir ponderando mejor sus opiniones, guiar mejor sus sentimientos y fundamentalmente, ELEGIR MEJOR.

Quisiera poder empezar a pensar en proyectos nuevos…, pero por el momento, NO PUEDO.

En azul y blanco, HUGO CESAR RENES

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

Justicia y Concordia

Por iniciativa propia llegaron a Tucumán con el propósito de difundir sus ideas y bregar por la reconciliación de los argentinos. Este grupo de prestigiosos abogados está convencido de que se ha roto el orden jurídico en el país y que sin justicia no habrá paz.


Por Luz García Hamilton

Por iniciativa propia llegaron a Tucumán con el propósito de difundir sus ideas y bregar por la reconciliación de los argentinos. Este grupo de abogados que preside el Dr. Alberto Solanet y que hoy reúne a más de 300 prestigiosos abogados, está convencido de que se ha roto el orden jurídico en el país y que sin justicia no habrá paz. Por eso es que han decidido salir a recorrer las diferentes provincias para expresar sus puntos de vista a fin de concientizar a todos de que es necesario recuperar valores y respetar las leyes por sobre todas las cosas. La paz es posible, pero requiere terminar con viejas rencillas abiertas hace ya 35 años, dijeron a cada uno de sus interlocutores en Tucumán.

Alberto Solanet, Gerardo Palacios Hardy, Mariano Gradín, Francisco Esteva, Ricardo Saint Jean y Oscar Vigliani, son abogados de mucho prestigio pero sobre todo de principios sólidos y voluntad inquebrantable. Los ha unido el espanto de una Justicia que desconoce códigos y que no reacciona ante una embestida del poder político que a su arbitrio y / o conveniencia, modifica leyes, las reemplaza y se olvida de normas elementales como la prescripción de delitos que no han sido juzgados en tiempo y forma, la prohibición de juzgar delitos cuando no hubieren leyes anteriores al hecho o el derecho de los presos mayores a 70 años y/o enfermos a cumplir su arresto en un domicilio particular, por sólo citar a alguno de los puntos que para ellos son clave en la ruptura del enviar a cárceles comunes a presos mayores de 70 años o enfermos.

Llegaron a Tucumán sin hacer ruido, en la gélida mañana del miércoles y realizaron visitas a magistrados, funcionarios (tanto del poder judicial como provincial) y al Arzobispo monseñor Luis Villalba. Encontraron una provincia con funcionarios y jueces serios que más allá de su ideología o su manera de pensar, les abrieron las puertas de sus despachos y los escucharon con respeto como corresponde en un país que se jacta de democrático y que hace gala de los Derechos Humanos. Todos defendieron sus puntos de vista y casi ninguno avaló la idea de una amnistía, pero por sobre todo pudieron dialogar.

Aclararon en cada una de sus visitas que “no son defensores del proceso, ni del golpe, ni de los militares”, dijeron que muy pocos de ellos defienden a “presos políticos” o tienen alguna relación familiar con ellos y se manifestaron en todo momento, pacifistas y democráticos. Sin embargo en un acto humanitario encomiable, contaron que visitan cada miércoles las cárceles para llevar a los presos políticos un poco de alegría y de esperanza y relatan, espeluznados, como personas mayores de 80 años, viven en cárceles comunes, algunas aún sin tener condena.

Tuvieron en Tucumán dos días intensos, con emociones diversas y largas charlas, incluso con familiares de algunos de los presos políticos, se sintieron complacidos por tantas muestras de aliento de la gente común y preocupados por la falta de comprensión de otros sectores, sobre todo porque para ellos el peligro de algo grave gestado desde el odio está ahí, a la vuelta de la esquina y es urgente entonces aunar esfuerzos para pacificar.

Estos abogados creen, con absoluta firmeza, que desde el Estado impulsaron las causas y lograron reabrir viejas heridas que si bien jamás van a olvidarse, por lo menos estaban cicatrizando. Hoy otra vez la Argentina está dividida, dijeron, y crecen el odio y el rencor bajo peligro latente de otro estallido, algo que JAMÁS, JAMÁS, quienes hemos vivido aquella guerra, de uno u otro lado o como simples testigos, deberíamos permitir. Por eso, repitieron hasta el cansancio, es que desde la Justicia debemos ser firmes y claros, defendiendo la inamovilidad de las leyes y haciendo respetar la Constitución Nacional. A nosotros nos mueve el único deseo de “Justicia y Concordia” y de una Argentina pacificada, afirmaron con convicción.

Es inentendible, repitieron los abogados ante diferentes interlocutores, que militares y miembros de las Fuerzas de Seguridad, luego de haber sido amnistiados por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final correspondientes a dos gobiernos distintos incluso, deban someterse otra vez a juicio por una decisión del Gobierno de desconocer las leyes y modificarlas a su antojo, “judicializando la política y tirándoles” a los jueces que tienen los despachos abarrotados de causas, semejante problema cuando en realidad son ellos, los políticos, los que deberían resolver devolviendo a todos la paz social.

En una conferencia realizada en el Colegio de Abogados, el Doctor Solanet contó que en Argentina hay más de 800 presos políticos y que más de 90 murieron en cautiverio, no se puede creer que en un país civilizado de Latinoamérica existan tantos presos políticos, sostuvo y comparó la situación con la de un país como Cuba en donde solo hay 200 por los cuales la Iglesia está tratando de mediar. “Hoy son 836”, insistió con severidad, pero si no se reestablece el Orden Jurídico pronto serán muchos más. No es posible, aseguraron, que se estén re abriendo causas de hechos ocurridos hace 35 años bajo otras circunstancias políticas y sociales, que al 80% de la población ya no le interesan. La gente tiene otros problemas y otras urgencias como la inseguridad, la inflación, el hambre, la falta de educación y de trabajo, manifestó.

Solanet llamó a la pacificación del país, a dejar de lado rencores, aclarando que no se refería al pacifismo sino a una situación de paz y es lo que vienen pregonando en las provincias que ya han visitado (Rosario, Córdoba, Salta y ahora Tucumán).

El propósito de este grupo es ése, LA CONCORDIA entre los argentinos dijo Alberto Solanet para darle luego la palabra al doctor Saint Jean.

Ricardo Saint Jean dijo que este problema de la destrucción del orden jurídico comenzó con el desplazamiento de la Corte menemista y si bien aseguró que no es la misión de ellos defender a esos jueces ni muchísimo menos, pero que consideran que con la actual se han violado muchas de las garantías constitucionales.

Actualmente hay en la Justicia muchísimos jueces subrogantes, agregó con voz severa, y contó ante el auditorio que hay también fiscales que son apartados de causas de Derechos Humanos que deben además aguantar que les pongan otros fiscales “paralelos”.

A los presentes les dijo que sin embargo “me levanto todos los días con el empeño de NO ODIAR ya que cumplo órdenes del Señor que nos enseño a “perdonar 70 veces 7” y a “amarnos los unos a los otros como Él nos ha amado”. Teniendo esta consigna, dijo con valentía, la victoria puede estar asegurada.

Por último fue el turno del doctor Gerardo Palacios Hardy, quien demostró un enorme conocimiento de la historia y de la filosofía en un discurso lleno de citas y frases dignas de un orador maravilloso.

Comenzó citando una frase de Aristóteles: “Así como el hombre perfecto es el mejor de todos los animales, apartado de la ley es el peor de todos”.

Pero lejos de todo eufemismo e ideología, prosiguió Palacios Hardy y siendo absolutamente objetivo, lo cierto es que a partir del año 60 y mucho más en la década del 70, grupos de bandas armadas y entrenadas en el extranjero, tomaron el país con el objetivo que nunca ocultaron de hacer un estado socialista.

Argentina no tenía tipificados los delitos de lesa humanidad, aseguro Saint Jean quien agregó que se adhirió en 1995, es decir 20 años después de los hechos explicando que no se puede penar un delito, sino hay ley previa al hecho. En Argentina, repitió un par de veces, hay gente ilegalmente detenida y otra ilegalmente libre.

No se dan cuenta los jueces que permiten la modificación constante de leyes, que de seguir destruyendo así las garantías constitucionales, que el día de mañana cuando el gobierno cambie, podrían ser ellos quienes deban someterse a tamaña injusticia de sentarse en el banquillo de los acusados.

Luego recordó Palacios Hardy que el 25 de Mayo de 1973 Cámpora amnistió a todos y dejó el libertad a miles de guerrilleros presos, acusados muchos de ellos de haber cometido crímenes aberrantes y esos guerrilleros, dijo, volvieron a cometer delitos.

Más tarde se refirió a las leyes de Obediencia debida y Punto Final y dijo que lamentablemente y a pesar de estos indultos, la paz no fue posible en Argentina ya que más de 15 años después de su aplicación fueron declaradas nulas en otra muestra grosera de la ruptura de las garantías constitucionales.

Palacios Hardy tuvo un discurso duro, pero aseguró que lo hizo con el único propósito de que todos entendieran que con verdadera justicia es posible la paz.

Tenemos la certeza de que no hay bien más preciado para una Nación que la paz social, dijo con fuerza y desde el corazón.

Pero no nos olvidemos que para que esa paz sea posible, la justicia y la Concordia son requisitos fundamentales, aseveró. Y la Justicia y el derecho se aplican a todos o no se aplican a nadie, vociferó.

Señores, dijo Palacios Hardy, es preciso, dijo con tono conciliador, que la sociedad civil busque coincidencias. Lo primero que se debe hacer es amar al otro, desterrar el odio, abstenerse de ofender al prójimo y reconocer en el otro la dignidad propia.

Si la argentina no es capaz de restablecer la amistad política, entonces no tendrá paz. Y el instrumento que los hombres tienen hoy para no ser sorprendidos por terroristas del presente, se llama AMNISTÍA.

AMNISTÍA, esa palabra demonizada desde el poder, aseveró el abogado, es a nuestro juicio la única herramienta para cerrar un pasado de odios y rencores y se basa en cuatro pilares: justicia, fortaleza, prudencia y templanza.

Para terminar Palacios Hardy se preguntó si en la año del Bicentenario hizo bien en hablar ante ese auditorio repleto, pero cómo no hacerlo? Respondió él mismo, desde “Justicia y Concordia” debo decir que no nos gusta Argentina, que nos duele argentina y que eso es una muestra de que la queremos profundamente.

Un final con denuncias:

Los abogados por la Justicia y la Concordia sentían ayer que en Tucumán, “cuna de la Independencia y sepulcro de la subversión”, había tierra propicia para sembrar paz.

Para ellos paz no significa ser de derecha ni de izquierda, de ningún modo, por el contrario, están convencidos de que hay que dejar de lado para siempre esas divisiones para buscar la esencia de las personas y el bien común. Con respeto, con diálogo sincero, con valentía, con principios sólidos, era posible que la justicia precisamente, pudiera ser un pilar para la paz.

Cuando estaban por embarcar rumbo a Buenos Aires, se enteraron que organismos de Derechos Humanos habían protestado por su visita y se quejaban a viva voz contra quienes habían permitido que dieran una conferencia en el Colegio de abogados e incluso contra quienes los habían recibido. Una grandísima pena que tan sólo demuestra la intolerancia de un sector, la cobardía de otros, dijeron a coro.

Realmente lamentable. Este grupo de personas vino a Tucumán en son de paz. Ellos mismos costearon sus viajes y llegaron por iniciativa propia proponiendo justicia y concordia. Ninguno de ellos admite la violencia en ninguna de sus formas y se sienten ofendidos cuando ven que la señora Hebe de Bonafini se le permite gritar donde se le plazca que “odia al Papa” ó que mataría a tal o a cual. Parecería que se fomenta el odio y se castiga la paz. Qué vergüenza!!!!!

“A la Patria se la hace con coraje”, escribió el otro día la periodista Malú Kikuchi en un artículo brillante y es cierto, hoy necesitamos que cada uno desde el lugar que le toque actúe con nobleza y como hombre de bien sabiendo que más allá de las presiones que reciba ó de la necesidad de cuidar su asiento en un juzgado o una institución, lo que urge hoy es pacificar este país antes de que sea tarde.

Lejos de venir a ofender a nadie, los abogados llegaron casi en silencio trayendo una inquietud muy grande como era la necesidad de no cambiar leyes y de no destruir el orden. Pero una vez más la paz parece molestar a muchos. Hay todavía quienes se sienten con derecho a censurar y a discriminar…son justamente los que dicen que hay que respetar los derechos humanos y garantizar la igualdad de derechos para todos los habitantes….suena realmente contradictorio y visto así, la paz parece lejana LAMENTABLEMENTE.

Y quizás por eso hoy el Cristo del Oratorio de Yerba Buena lloró y sangró ante la vista de miles de fieles que impresionados llegaron a ver este misterio y a orar. Cristo nos pide oraciones, son tiempos difíciles y ruega que nos unamos para defender la Iglesia, la familia, la vida y por supuesto la paz.

A muchos no les gustó el discurso de los abogados por la Justicia y Concordia. Están en todo su derecho pero sepan respetar a quienes piensan diferente. Ellos viajaron tranquilos a pesar de la intolerancia de algunos. Dijeron hacerse responsables de cada uno de sus dichos porque actuaron con convicción y de manera absolutamente pacífica. Manifestaron que en última instancia el hecho de que se hayan levantado voces de repudio demuestra que el discurso pacifista les preocupa y no les gusta, además de que los escucharon. Mucho peor, se atrevieron a decir, hubiese sido que les seamos indiferentes.

“La Justicia y Concordia son necesarias en el camino de la paz que queremos construir”. En el día del Sagrado Corazón, el Cristo del Oratorio de Yerba Buena en Tucumán, está sangrando. No sabemos lo que eso significa. Pero les pedimos desde “Periodismo de Verdad” que recemos todos juntos:

Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.


Nos sentimos heridos y agobiados.


Precisamos tu alivio y fortaleza.


Queremos ser nación,


una nación cuya identidad


sea la pasión por la verdad


y el compromiso por el bien común.


Danos la valentía de la libertad


de los hijos de Dios


para amar a todos sin excluir a nadie,


privilegiando a los pobres


y perdonando a los que nos ofenden,


aborreciendo el odio y construyendo la paz.


Concédenos la sabiduría del diálogo


y la alegría de la esperanza que no defrauda.


Tú nos convocas. Aquí estamos, Señor,


cercanos a María, que desde Luján nos dice:


¡Argentina! ¡Canta y camina!


Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos.


Amén.

Luz García Hamilton
Periodista
Licenciada en Comunicación Social
Periodismo de Verdad

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

Al pan, pan...


Después de 7 años de Administración Kirchner, la maltratada “mesa de los argentinos” se está quedando sin patas...


Por Susana Merlo

Con menos leche, menos producción de carne vacuna (y también de hacienda), y menos frutas de varias especies, es evidente que el resultado de las políticas llevadas a cabo en este ciclo, con intervenciones estatales, falta de transparencia, desincentivo a las inversiones propias y ajenas, beneficios arbitrarios y castigos injustificados, desaparición de mercados, y ausencia casi total de información pública valedera (y también de la otra), entre otras cosas, muestra en forma palmaria que las medidas oficiales adoptadas se ubican casi en las antípodas de lo que necesita el país y la producción en general, y la de alimentos en particular.

Y tal vez el caso más emblemático sea el del trigo, cereal por excelencia, eje de la Argentina poderosa de casi todo el reciente siglo pasado, y sinónimo de cuando el país era considerado el “granero del mundo”.

Con sus apenas 3,5 millones de hectáreas sembradas en la última campaña y menos de 7,5 millones de toneladas cosechadas, el trigo es el reflejo más fiel del desinterés del gobierno por la producción, y de la más vergonzosa pérdida de oportunidades para un país que llegó a ser el proveedor de más de 60 destinos, y el abastecedor indiscutido de la región.

Es que poco menos de 3 millones y medio de hectáreas ocupadas con este cereal se registraron en la primera campaña con cifras oficiales del país, y eso fue en...!!1899/00!!!. Hace “apenas” 110 años.

A su vez, una cosecha similar a la última se dio en el 27/28 (7,68 millones de toneladas), pero entonces los rendimientos eran apenas un tercio de los actuales, con menos de 1.000 kilos por hectárea. Pasaron 80 años.

En el 28/29 se sembraban más de 9 millones de hectáreas. Y ya en el 38/39 se habían superado las 10 millones de toneladas de producción, mientras que a 15 millones se llegó en el ciclo 82/83, cuando también se logró supera los 2.000 kilos por hectárea de rinde. Hace 27 campañas atrás.

A mediados de los ´90 el volumen de trigo argentino alcanzaba los 16 millones de toneladas.

Entonces, ¿avanzamos o retrocedimos?. ¿Es un “logro” considerar que en el ciclo que se inicia se “podría” llegar, como gran triunfo a 4 millones de hectáreas sembradas, y a 11 millones de toneladas de cosecha?...

Lo más grave es que en este esquema perdieron (y desaparecieron) agricultores, perdió el país, y hasta algunos que creían ganar (por las espectaculares diferencias transitorias), como molineros y exportadores, también pierden, aunque muchos de ellos recién ahora comienzan a darse cuenta.

También el país perdió mercados considerados como propios pocos años atrás, como el de Brasil.

Hoy el mercado local de trigo está por encima del de Estados Unidos, simplemente porque resta muy poco de la magra cosecha y, en general, es de calidad regular. Aún así, todavía quedaría algo menos de un millón de toneladas en manos de los productores (del sur). Algo más, tal vez, en el acopio.

Pero la industria, que se amplió fuertemente durante este ciclo de altos ingresos económicos, está cada vez más preocupada porque ahora teme no poder “empalmar” con la próxima cosecha que empezaría a fines de octubre, noviembre. Mucha fábrica, pero sin trigo para moler. En ese caso, no sería raro que fueran los exportadores los encargados de abastecerlos. Naturalmente, las condiciones de tales transacciones pueden ser muy distintas a las habituales con los productores.

La crisis de abastecimiento comienza a golpear ahora en varios eslabones. Pero no debería ser así.

La inducida transferencia (desde la Secretaría de Comercio) de recursos de los chacareros a otros sectores de la intermediación y de la industria, se cuenta por miles de millones de dólares en las últimas 4 campañas, y todo, sin beneficiar en nada a los consumidores, quienes pagan el pan mucho más caro que antes…, a pesar de que en el kilo de pan el trigo sólo representa 10 % en el costo de producción.

Mientras, el gobierno insiste en altas retenciones para un producto que ya casi ni se exporta…

El dato, entonces, es que con las 9 millones de hectáreas que ya se sembraban hace 80 años atrás, la producción actual debería superar los 25 millones de toneladas, y en ese caso, no habría necesidad de restringir las exportaciones del grano, ni las de harina (que aún no sucedió), se abastecería perfectamente las crecientes necesidades de Brasil, y el consumo local.

Y ahí sí se podría hablar de que se está “defendiendo la mesa de los argentinos”…, y de muchos otros también.

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

La larga sombra de Budapest

Primero en la conmovedora Grecia y ahora -acaso de un modo mucho más patético- en Hungría, se ha podido ver, cruda y claramente, el desastre que pueden llegar a provocar ciertos farsantes devenidos en políticos y puestos a conducir un Estado.


Por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse

Se proponen un designio oblicuo… que es mezcla de inoperancia y malicia. Y así, decididos a desplegar su talento de baldío, arrojan de a poco a toda la ciudadanía a un vértigo placentero hacia la mediocridad.

La falsificación de los índices macroeconómicos y, por extensión, de todas las cuentas públicas de una Nación por parte de los gobernantes termina confirmando - fatalmente - la alegre teoría del genio de MARK TWAIN respecto de que padecemos en esta parte de América una muy grave decadencia en el arte de mentir.

Y en modo especial en los países que sufren el desdén ciudadano y la ocupación de su territorio por una masa amorfa de almas impertérritas.

Estoy describiendo a mi país, del que formo parte… con una vergüenza metafísica que ni me exime de responsabilidad por el hecho de estar usando la pluma casi como un juez… ni me pone por sobre ninguno de mis conciudadanos. Los argentinos somos los reyes del desdén.

He dicho aquí… una y mil veces que los gobernantes que tenemos son lo más parecido a un par de filibusteros. Especialistas ambos, en las tres artes más rudimentarias del totalitarismo rupestre:

a) LA POSTERGACIÓN
b) LA IMPROVISACIÓN
c) LA SIMULACIÓN.

Este trípode siniestro, sirve de base para el principal acto desesperado de la yunta del mal: HUIR HACIA ADELANTE.

Véase… muy especialmente… que, el mediocre clásico, suele huir hacia adelante, buscando tiempo… buscando oxígeno.

Tratando de poner distancia con el foco más temido de sus peligros inminentes y prolongando de ese modo, su propia agonía, en pos de que aparezca algún episodio salvador que le permita esquivar aquel peligro.

Apuesta ni más ni menos que al colapso de ese foco que siente, lo ha sentenciado a lo peor de su horizonte.

Pero además, el mediocre desesperado, huye, siempre, hacia peligros mucho peores de los que quiere librarse. Escapa hacia el fuego.

Huye de la realidad.

Falsifica una realidad sustituta… y configura otra, absolutamente ortopédica… acomodándola a sus fines, en general irregulares.

En palabras sencillas: No le da la razón a la realidad.

Pero fatalmente la realidad regresa… más temprano que tarde… a buscar su parte de razón… la que tenía.

Y allí se lleva esa parte de razón… pero también se lleva de paso, otra parte de razón… que seguramente… no tenía.
Es la conocida “venganza de la realidad”.

Con la falsificación de los índices Hungría hizo eso.
Dinamitó la realidad.

Y debería terminar aquí diciendo que Argentina hizo lo mismo que Hungría. Exactamente lo mismo.
Una arquitectura de farsa, suficientemente elevada, armada por estos dos filibusteros que nos gobiernan. El resultado ha de ser igual.

Y será tarde… cuando nos llegue… la larga sombra de Budapest.

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar