sábado, 31 de octubre de 2009

“Piqueteros”: La nueva cara de la dictadura del proletariado argentino del siglo XXI

Constituyen no más del 1% de la población y manejan los destinos del país. Todos pertenecen a partidos políticos de izquierda. Es una película que muchos ya vimos, es como dicen los franceses, un DéjàVu.

Han vuelto esta vez con caras distintas y nuevas organizaciones, ya no ataviadas de romanticismo, y enfermizos ideales, ahora se han convertido en “defensores sociales” que lucran con la necesidad y la inocencia de aquellos que menos tienen. Según información oficial sus líderes reciben más de 12.317 millones de pesos (entre Plan de familias Plan cooperativas Seguridad alimentaria y Centros comunitarios). Todo es igual, no son ni una, ni dos organizaciones, más de 20 son las que pululan en todo el territorio, y con la misma estrategia de antaño, unas cerca de los justicialistas, otras de los radicales y muchas de los partidos de izquierda que nacen por generación espontánea en nuestro querido país. Todas absolutamente todas con la consigna de “alcanzar la justicia social”.
Son los mismos, claro que sí, ya no tienen el apoyo logístico cubano, ahora tienen los petrodólares de Venezuela y los deseos de trascender, no solo en nuestro país sino de sumarse a una cruzada hemisférica que más se parece a la Armada Brancaleone que a un ejército libertario. Vaya a saber uno de qué libertad hablan estos delirantes de siempre.

Hagamos un poco de historia

Sin lugar a dudas, el origen de las organizaciones de desocupados los "piqueteros" está vinculado al desempleo estructural de larga duración en el Gran Buenos Aires y diversas localidades del interior.
No obstante, como dice la psicología, no es sólo la causa la que hace el fenómeno. ¿Por qué en otros países sudamericanos, donde la pobreza y el impacto del desempleo son mayores, no hay "piqueteros"? O sin ir más lejos: ¿por qué en el Gran Rosario o en Córdoba o Mendoza, con la situación social más explosiva del país, éste es un fenómeno menor en comparación con el Gran Buenos Aires?
Es que en realidad, el fenómeno de los piqueteros se explica no sólo por el desempleo sino también por el clientelismo, por los errores de la política social, y por su utilización política. Podemos decir que los piqueteros son, en cierta medida, un subproducto de las malas prácticas de la política que terminó desbordando a sus creadores.
La relación de los piqueteros con los Planes Trabajar y otros subsidios, surge por lo menos con los sucesos de Cutral-Có, Neuquén (y luego en Tartagal, Salta) entre mayo y junio de 1997: tras la protesta y un corte de ruta que se prolongó por un mes, el gobierno les ofrece planes para desmovilizarlos.
A partir de ese mismo año, varios grupos de piqueteros surgen en la zona sur del Gran Buenos Aires, repitiendo la misma práctica: cortes de rutas que se levantan tras la negociación de Planes Trabajar.
La gran expansión del fenómeno se produce en tiempos de la administración de la Alianza encabezada por Chacho Álvarez y De la Rúa. Con el doble objetivo de afectar la estructura clientelista en la provincia de Buenos Aires y limitar el crecimiento de pequeños grupos de piqueteros en el conurbano, el Ministerio de Desarrollo Social a cargo de Graciela Fernández Meijide introduce una modificación en la distribución de los planes en general, en manos de los municipios, proponiendo que estos sólo sean asignados a ONGs (esto merece un informe posterior) que se responsabilizaran de su ejecución.
Pero en lugar de contener la práctica piquetera, esto la institucionaliza y la potencia: las organizaciones de desocupados crean sus propias ONGs, ofician de coordinadoras de los pequeños grupos que surgen en los barrios más pobres del GBA, y se convierten en movimientos sociales organizados con mayor poder de presión, una administración económica propia, y con una práctica sistemática de "piquetes" y cortes de ruta para mantenerla.

PC (Partido Comunista): Sus grupos piqueteros

El antiguo Partido Socialista se divide y en apoyo a la revolución en Rusia nace el PCA, leninista. Con el tiempo se muta a una tendencia guevarista y luego a granscismo, Integra el Foro del San Pablo.

Brazo universitario la Federación Juvenil Comunista (FJC)

Recordemos que el PC apoyó al gobierno militar de 1976 / 1983, fue una de las primeras organizaciones políticas en poner en superficie una entidad que trabajase sobre el tema de los DDHH (fue creada en 1937) es así que hasta el día de hoy mantiene en su estructura la llamada (LADH) Liga Argentina por los Derechos del Hombre. En la parte gremial adhiere y se alinea con la CTA.

Movimiento Campesino de Liberación

Tiene una rama agraria, y editan un semanario llamado nuestra propuesta.
En 2008 desarrollaron su Congreso anual en el auditorio del Hotel Bauen, de Capital Federal donde se dieron cita los delegados de todo el país e invitados especiales, entre ellos, José Campagnoli, dirigente de Encuentro por la Democracia y la Equidad que preside Martín Sabatella, actual concejal y ex presidente del Concejo Deliberante de Morón, Luis Cabrera, del FSLN, Orlando Silva, del PC de Cuba, Amado Najeeb, secretario general del PC paraguayo, Edmilson Costa, secretario de Relaciones Internacionales del PCB, Ronaldo Carmona, secretario nacional del Comité Central del PC do Brasil, Gustavo Iturralde, secretario general del PC de Ecuador, Ignacio Mendoza Pizarro, secretario general del PC del Bolivia, Daniel Coira, miembro del CC del PCU y del PIT-CNT, Oscar Azocar García, secretario nacional de Organización del PC de Chile, Olivio Dutra, presidente del PT de Rio Grande do Sul.
Lo más importante, es que poseen una estructura económica como ningún otro partido, ya que manejan el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, con sede en Rosario (Tiene más cincuenta años de fundado).Que maneja los fondos de todos los bancos cooperativos del país, entre los cuales está el Banco Credicoop de nuestro amigo Carlos Heller.

Antecedentes

El Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC) es una entidad federativa o cooperativa de segundo grado, fundada el 23 de noviembre de 1958 en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe. Los objetivos fundacionales del IMFC fueron cuatro: difundir los principios y valores de la cooperación, representar a sus cooperativas asociadas ante los poderes públicos, promover la creación de cooperativas y movilizar a través de una red solidaria los fondos ociosos de las cajas de crédito cooperativas, desde unas regiones del país hacia otras, según los requerimientos estacionales de la actividad económica.
Esta última función que le dio el nombre, fue interrumpida en 1966 como consecuencia de las medidas restrictivas a la operatoria del cooperativismo de crédito impuestas por el gobierno de facto de entonces.
Los otros tres objetivos fundacionales fueron ampliamente cumplimentados y continúan siéndolo en el presente, a través de la intensa y multifacética labor del IMFC.
En efecto, entres 1958 y 1966 el Instituto fundó cerca de 1.000 cooperativas de crédito en casi todo el país, de las cuales continuaron funcionando alrededor de 450 tras el golpe de Estado del 28 de junio.
Años después, luego de la reforma financiera de 1977, la mayoría de esas cajas de crédito se fusionaron para dar origen a 76 bancos cooperativos, cuyo único y digno heredero actual, resultante de un proceso de fusiones y absorciones, es el Banco Credicoop Cooperativo Limitado.
Como expresión de su coherente conducta principista y su vocación emprendedora, el IMFC presta permanente y especial atención a la actividad cultural y educativa. Por tal motivo y en cumplimiento de su misión creó, en el año 1973, el Instituto de la Cooperación Idelcoop Fundación de Educación, Investigación y Asistencia Técnica. Más recientemente, en 1998, puso en marcha el Centro Cultural de la Cooperación, que desde el mes de marzo de 2005 lleva el honroso nombre de Floreal Gorini, en homenaje a quien fuera presidente del IMFC y creador del CCC.
En el orden nacional, el Instituto Movilizador está asociado a la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar) y a nivel mundial, integra la Alianza Cooperativa Internacional (ACI).

Movimiento Todos por la Patria MTP

A la muerte de su máximo líder, Gorriaran Merlo quien fundó en Rosario, en 2008, el Partido por el Trabajo y el Desarrollo PTD, está casi inactivo.
MST (movimiento socialista de los Trabajadores) también se mencionan como Alternativa Socialista
Recibe apoyo internacional de, PSUV partido socialista unido de Venezuela y su brazo gremial el Marea Socialista. En Brasil los apoya el PSOL Partido Socialismo y Libertad.
Apoyos locales, Movimiento Intersindical Clasista, Alternativa Docente, Secundarios de Capital, Además tienen presencia en los gremios estatales y transportes (manejan el gremio de Subterráneos).
Carlos Ugarte es uno de sus líderes que trabajo en el conflicto de Kraft Food, y se enfrento a la CCC y al PTS.

Quebracho: Movimiento Patriótico Revolucionario

El Movimiento Patriótico Revolucionario (MPR) Quebracho -tal es su nombre desde agosto de 1996- tiene sus orígenes en los centros universitarios de La Plata. A comienzos de 1993, peronistas de izquierda y jóvenes desencantados del Partido Intransigente (PI) y del trotskista Movimiento al Socialismo (MAS) fundaron el Movimiento Popular de Unidad Quebracho.

El debut público

Su primera aparición pública se produjo el 3 de diciembre de 1993, durante una movilización sindical en la que hubo enfrentamientos con la policía. Desde entonces, tuvo intervenciones constantes, pero muy recordadas por su nivel de agresividad. Sus líderes lo definen como un movimiento nacionalista, antiimperialista y revolucionario, que reivindica las motivaciones y la metodología del peronismo de izquierda de los años 70.
"En muchos lugares del mundo se apela a la lucha armada y nosotros reivindicamos esas luchas. Pero por ahora no estamos en ésa, no es un debate actual en el movimiento", dijo a Raúl Lescano, uno de los cuatro miembros de la mesa ejecutiva nacional de Quebracho. "No somos una organización de lucha armada”.
"En la Argentina no están dadas las condiciones para eso; si llegará o no el momento, no lo sabemos", advirtió Leonardo del Grosso, otro de los jefes del movimiento.
La dirección ejecutiva -que completan Esteche y Roberto Moreno- fue elegida el año último, en el cuarto encuentro nacional de Quebracho, al que asistieron unas 500 personas, algo menos que el total de integrantes del movimiento.
En esa reunión, y en algunas posteriores, se definió una consigna: construir la unidad, provocar la crisis y legitimar la violencia popular.
En el encuentro se analizaron, además, las actividades de Quebracho en los tres ámbitos en los que tiene inserción: el movimiento piquetero, donde más creció a partir de la creación de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados (CTD) Aníbal Verón; el movimiento estudiantil, con desarrollo en facultades de La Plata desde el Movimiento 31 de Mayo (M-31), y el sindicalismo, con alguna participación en los gremios estatales y docentes que controla la CTA.

Presencia

Con presencia en la ciudad de Buenos Aires y en las provincias de San Juan, Córdoba, Misiones, Chubut, Río Negro, Santa Fe, Jujuy y Buenos Aires, Quebracho tiene sus bases más numerosas en localidades del norte y del sur del conurbano bonaerense. Para ese crecimiento fue fundamental el trabajo hecho desde la CTD Aníbal Verón. "La idea es profundizar la inserción en los barrios, construir un movimiento de masas y sostener las luchas populares".
En la actualidad, la CTD maneja unos cien comedores comunitarios, unos 3000 planes sociales y tiene una capacidad de movilización de 2200 personas, según estimó Franquet, que aclaró que sólo unos 200 piqueteros pertenecen a Quebracho.
En la calle, desde los primeros cortes, en 1996, la CTD cuenta también con un experimentado cuerpo de seguridad, integrado por unos 80 militantes que se entrenan para la tarea. "La idea es mostrar que son aguerridos y ordenados", dicen en la agrupación.
En las marchas puede observarse que los dirigentes coordinan a la perfección todos los movimientos de las columnas con la ayuda de handies y teléfonos celulares.
Los militantes de Quebracho y de la CTD también cuentan con una especie de plan de estudios de textos que luego son discutidos en las asambleas. Allí abrevan John William Cooke, el "Che" Guevara, Marx y Lenin.
Pese a que hoy aparecen como el enemigo público número uno, uno de los actuales referentes de los piqueteros kirchneristas, Emilio Pérsico, hoy jefe del MTD Eva Perón, fue integrante de Quebracho en los años 90.

La agrupación Patria Libre

También respalda al Gobierno, tiene vínculos históricos con Quebracho. Uno de sus integrantes contó que el grupo que hoy comanda Pérsico nació en los despachos oficiales con la intención de aglutinar apoyo popular en las zonas más carenciadas del conurbano bonaerense. Detalló que una de las condiciones de la Casa Rosada fue que Quebracho quedara al margen.
Acusado de responder a los servicios de inteligencia, señalado por sectores del poder como una seudoguerrilla urbana, mirado con temor desde el centro y la derecha, y con recelo y desconfianza desde la izquierda, Quebracho es el grupo político sobre el que más versiones se han tejido durante los últimos diez años y, probablemente, sobre el que menos información fidedigna se tenga.
Sus líderes, desconocidos hasta hace pocos días para la mayor parte de la sociedad, abandonaron definitivamente el anonimato el último martes, cuando encabezaron la protesta en la Plaza de Mayo que terminó en un violento enfrentamiento con la policía. Hoy, la agrupación vive horas difíciles: uno de sus máximos líderes, Fernando Esteche, está prófugo de la Justicia, acusado de delitos no excarcelables por su participación en los incidentes; Gustavo Franquet, referente del brazo piquetero de Quebracho, fue detenido anteayer por un corte de ruta de junio último, mientras que Nicolás Lista, el otro jefe piquetero de la agrupación, decidió ocultarse para no correr la misma suerte que su compañero.
Con las detenciones llegaron, además, reiteradas acusaciones sobre sus supuestos vínculos con los organismos de inteligencia. "Esteche trabajó hace algunos años en la SIDE", denunció el piquetero kirchnerista Luis D´Elía, y afirmó que "su misión era ilegitimar con posturas petardistas el conflicto social en la Argentina".
Quebracho reivindica el accionar de las organizaciones guerrilleras de la década del 70 en Argentina ERP y Montoneros, como las fuentes de las que su organización sería una suerte de "heredera política", y rememoran especialmente los sucesos del 24 de noviembre de 1976, en que un grupo de combatientes de la organización Montoneros cayó en un enfrentamiento con el ejército en la ciudad de La Plata. La vivienda en que se produjo el choque fue reinaugurada por Quebracho en noviembre de 1993 como Casa de la Resistencia Nacional "Diana Esmeralda Teruggi".
Sin embargo, la agrupación no adquiriría carácter formal hasta el 31 de agosto de 1996, en que se fundaría a partir de un acuerdo entre ex militantes de varias organizaciones populares, procedentes originariamente del PRT, de Montoneros, del Partido Intransigente, del Partido Comunista de la Argentina, del Movimiento Socialista de los Trabajadores y de algunas otras vertientes revolucionarias del peronismo.
Fernando Esteche es el máximo dirigente público de Quebracho. Este dirigente fue acusado y procesado por diversas acciones de violencia política en una marcha del 5 de abril de 2007, aunque en octubre de 2007 fue puesto en libertad. Una hipótesis que goza de amplia difusión pero carece de pruebas que la respalden, es que Quebracho sería en realidad una organización infiltrada por la Secretaría de Inteligencia del Estado, que la emplearía para empañar la imagen de los movimientos de izquierda, o que como mínimo sería funcional a los intereses gubernamentales. Las declaraciones televisivas de Juan Bautista Yofre, ex jefe de la inteligencia argentina durante el gobierno menemista, sugiriendo que Esteche es un agente infiltrado, provocaron muchos rumores en el 2003, aunque Yofre no aportó pruebas de su acusación.

Actividades

Quebracho tiene unos pocos militantes cuadros, según la jerga interna y presencia en las provincias de San Juan, Neuquén, Misiones, Córdoba, La Rioja y Chubut, pero la principal fuerza de la agrupación se asienta en La Plata y el Gran Buenos Aires. Se ha considerado repetidamente a Quebracho como el más violento y agresivo de los movimientos políticos argentinos actuales (2006). Aunque las calificaciones en este sentido han provenido por lo general de los sectores más afines a la derecha política y a las fuerzas de seguridad en un documento interno de 1997, la Gendarmería Nacional afirmaba que "este movimiento representa la fracción más radicalizada y contestataria del arco opositor actual, y utiliza los cursos de acción instrumentados por la izquierda de la década del 70 en nuestro país" y que "tanto sus dirigentes como la tarea de adoctrinamiento que despliegan incluye bibliografía marxista, preceptos del Che Guevara y los postulados de Mario Roberto Santucho" en términos inequívocamente afines a los del terrorismo de Estado de la década de 1970, la actitud frecuentemente violenta y provocadora de los actos de Quebracho han llevado a violentas disidencias también con otros grupos de izquierda, que les reprochan la costumbre de actuar a cara cubierta y de acudir a medidas de fuerza contra individuos e instituciones. Quebracho fue acusado de estar implicado en acciones violentas contra la sede del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, aunque el movimiento niega haber participado. También en 2005 integrantes de Quebracho destruyeron vidrieras de negocios en Mar del Plata y Buenos Aires en ocasión de la visita de George Bush a Argentina.

El MTL

Es un movimiento social y político de trabajadores ocupados y desocupados que nació en BAIRES en 2001. Tiene representación en más de diecisiete provincias de Argentina y forma parte de la Mesa nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y de mesas regionales y locales de todo el país.
En su primera etapa desarrolla una fuerte impronta en la resistencia a los desalojos de cientos de familias que quedaban en la calle a raíz de la emergencia social que se vivió en 2001 / 2002.
En octubre de 2003 el MTL consiguió un crédito para la construcción de 326 departamentos, un Jardín Maternal, diez Locales Comerciales, un Salón de Usos Múltiples, una radio, nueve Patios internos y una Plaza. Este barrio fue inaugurado en 2006 por el ex presidente Néstor Kirchner, en el barrio de Parque Patricios (Buenos Aires), al sur de la ciudad de buenos aires. Posee una FM 102.7.
El 6 de septiembre de 2008 inauguraron formalmente las instalaciones de radio sur, FM 102.7, una radio pensada como proyecto alternativo de comunicación comunitaria. Con una potencia de 10kw. La radio se suma a las redes de comunicación comunitaria en la ciudad de Buenos Aires. Con la aprobación de la ley de miedos esta y tantas otras emisoras ilegales quedaran regularizadas.

MTR "Movimiento de Desocupados Teresa Rodríguez”

Sus líderes son comunistas revolucionarios de tendencia maoísta. Su máximo dirigente es Roberto Martino.

El "Movimiento independiente de jubilados y pensionados"

A pesar de su inofensiva denominación son trotskistas combativos y su líder es el archiconocido y mediático comunista Raúl Castells, quién ha sido varias veces procesado y encarcelado por extorsión y otras yerbas y confeso admirador de Mao Tse Tung.

MTV "Movimiento Teresa Vive"

Sus responsables son Comunistas Revolucionarios que están dispuestos a todo por la causa revolucionaria. Su líder es el comunista Gustavo Gimenez. Depende de Izquierda Unida, partido parlamentario integrado por el MST o Movimiento Socialista de los Trabajadores, una escisión del antiguo MAS o Movimiento al Socialismo Morenista su líder es la diputada ex montonera ahora devenida en comunista Patricia Walsh, hija de Rodolfo Walsh, terrorista y también escritor muerto en los 70.
El otro partido que lo integra es el Partido Comunista cuyo máximo exponente es el ex legislador Patricio Etchegaray, quién a pesar de su obeso secretario travesti Ioana Berkins militante de los derechos de los travestis, transexuales, transgeneros, gays, lesbianas y otros degenerados no pudo renovar su banca en la legislatura porteña, ya que no los votaron ni los sodomitas. No obstante, este abominable travesti sigue" en actividad" ya que fue uno de los activistas más furibundos que destruyeron y quemaron la legislatura porteña semanas atrás. el otro travesti que está preso y procesado por el incendio y los destrozos a la legislatura es "Diana Sacayán" quién en su momento el empresario periodístico Héctor Filkestein alias Héctor Ricardo García lo promociono en su periódico.

MTL "Movimiento Territorial de Liberación

También pertenece al Partido Comunista y su más importante referente es Alberto Ibarra vale aclarar que el señor Ibarra es un asiduo concurrente a simposios y seminarios en Europa donde expone la problemática piquetera y sus luchas populares. Por supuesto con todos los gastos pagos.

PO o "Polo Obrero"

Es un satélite del Partido Obrero cuyo fundador y líder es el judío José Huermus alias Jorge Altamira. Altamira es un comunista trotskista que colabora como periodista especializado en economía marxista en varias publicaciones de diferentes países del mundo. Finalizó su mandato como legislador de la ciudad de Buenos Aires. El como Etchegaray no pudieron renovar sus bancas por los magros votos que cosecharon y como Etchegaray quiso conquistar los votos de la minoría gay con un promocionado casamiento lèsbico entre su candidata a jefa de gobierno la obesa lesbiana María Rachid y una indigenista y también comunista de la comunidad gay.
Respecto al líder del Polo Obrero, Néstor Pitrola, es un esbirro de Huermus. Pitrola es un ex obrero gráfico cuya máxima conquista sindical es haber logrado el despido de cientos de sus ex compañeros gráficos por supuesto que estos ex trabajadores no tuvieron la suerte de reinsertarse laboralmente como Pitrola, quién maneja millones de pesos y viaja por Europa a diferentes congresos de la izquierda.

Coordinadora “Aníbal Verón”

Son fuerzas de choque cuyos integrantes están dispuestos a morir por la causa comunista de hecho algunos revolucionarios marxistas de ese y otros grupos similares dieron la vida por la causa convirtiéndose en héroes de la revolución, como el caso de los malogrados "pseudoartistas aficionados" los terroristas Kosteki y Santillán y otros dos grupejos relativamente nuevos y que están tomando protagonismo son la Coordinadora de Unidad Barrial (Cuba) cuyo referente es el comunista judío Oscar Kuperman y el Frente de Trabajadores Combativos que pertenece al comunista y añejo movimiento al socialismo (mas) y su líder el comunista Ernesto Aldana.

FTV o Federación de Tierras y Viviendas + desocupados"

Pertenecen al peronismo de izquierda su referente es el ex piqueteros duro y ahora devenido diputado por la provincia de buenos aires Luis D'Elia converso oficialista y converso moderado.

CCC o "Corriente Clasista y Combativa"

A pesar de su combativo nombre el gobierno lo cataloga como agrupación moderada son comunistas revolucionarios y sus líderes son el indigenista comunista Amancay Ardura y el combativo comunista Juan Carlos Alderete. Existen variados comentarios con relación a esta agrupación asociándola con la Secretaria de Inteligencia.

El Bloque Piquetero. 35.000 miembros

Tiene menos convocatoria y más ideología. Algunas de las agrupaciones que conforman este Bloque tienen su origen en los primeros fenómenos piqueteros, mientras que otras, de creación más reciente, están vinculadas a partidos de izquierda.

CCC o "Corriente Clasista y Combativa". A pesar de su combativo nombre el gobierno lo cataloga como agrupación moderada son comunistas revolucionarios y sus lideres son el indigenista comunista Amancay Ardura y el combativo comunista Juan Carlos Alderete.

Coordinadora Aníbal Verón 15 mil miembros

Corriente Clasista y Combativa 80 mil

Barrios de Pie 60 mil integrantes

Movimiento Barrios de Pie, es el nombre de una agrupación social argentina, creada en el 2001. Sus principales dirigentes son Humberto Tumini y Jorge Ceballos, que formaron parte del gobierno de Néstor Kirchner y luego de su sucesora Cristina Fernández de Kirchner. Nació en diciembre de 2001 como producto de la necesidad de organizarnos a nivel nacional de un conjunto de movimientos de trabajadores y trabajadoras desocupados. Durante el 2002, Barrios de Pie se asentó en la Ciudad de Buenos Aires, el conurbano bonaerense y en 12 provincias de la Argentina.

Inicios

El Movimiento Barrios de Pie nace en diciembre del 2001, como una organización que busca nuclear los reclamos de los trabajadores desocupados a nivel nacional.
La posición de barrios de pie, durante el gobierno de Néstor Kirchner fue de apoyo hacia el mismo. Durante su presidencia, Tumini ocupaba el puesto de secretario ejecutivo del Consejo Federal de Derechos Humanos y Ceballos era el subsecretario de Organización y Capacitación Popular del Ministerio de Desarrollo Social.
Durante el gobierno de Cristina Fernández, Barrios de pie se mostró a favor del gobierno así también como de la ley 125 (que estableció un régimen de retenciones móviles a las exportaciones), argumentando que era una herramienta para avanzar hacia una mejor redistribución del ingreso y así seguir luchando por la dignidad de los barrios.
Sin embargo, el movimiento no se mostró de acuerdo con que Néstor Kirchner fuese el presidente del Partido Justicialista. Esto llevó a la salida de Ceballos y Tumini del gobierno nacional en diciembre de 2008.

Federación Tierra y Vivienda 125 mil

Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados 60 mil miembros

Polo Obrero 25 mil

Coordinadora de Unidad Barrial 4680 miembros,

Frente de Trabajadores Combativos 7 mil miembros

Milicianos piqueteros

Durante el mes de Octubre los líderes de Barrios de Pie, Jorge Ceballos, y Libres del Sur, Humberto Tumini, efectuaron uno de sus habituales viajes a Caracas. Pero esta vez se habría incluido un tema especial en la agenda: la coordinación con los “mandos de la Milicia” para que, como experiencia piloto, “un grupo de piqueteros argentinos se incorpore a la misma en los próximos meses”.
El contingente se integraría con otros grupos provenientes de Nicaragua, Ecuador y Bolivia, los países seleccionados por Chávez para integrar la nueva fuerza multinacional. En una primera etapa. La participación militar de los extranjeros en la Milicia tendría bajo perfil hasta que esté garantizado el éxito del experimento.

Las patrullas socialistas

Organizadas también como una estructura militar pero sin armas, las Patrullas Socialistas complementan a la Milicia. Las Patrullas dependen del aparato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y no del gobierno. Su función es controlar a las empresas privadas para que respeten los derechos de los trabajadores. O sea que son comisarios políticos al más puro estilo soviético. El 20 del mes pasado, la Agencia Bolivariana de Noticias informó: “El Presidente Hugo Chávez anunció que el PSUV iniciara un registro de registro y creación de patrullas socialistas de venezolanos en el extranjero”. Y agrego que “La organización cuenta con 2 ,244.000 militantes organizados en 103.000 patrullas”. Por último, hablo de la exportación de las patrullas: “el primer país donde desarrollaremos la actividad será Cuba, aunque hay muchos países que reclama la presencia del PSUV”. El analista Daniel Gallo de La Nación sostiene que “el chavismo tiene organizados 30.000 militantes en la Argentina”. El eje de esta organización son los Círculos Bolivarianos que ya existen en casi toda Latinoamérica.

Estudios Estratégicos

Más información http://www.politicaydesarrollo.com.ar/
Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

domingo, 25 de octubre de 2009

Adhesión a la Santa Misa en memoria de Jordán Bruno Genta

Adherimos a la Misa rogando por el Eterno Descanso de un Mártir de la Patria y Hombre de Dios.
PyD

martes, 20 de octubre de 2009

Una cruz en el desierto californiano

Erigida en 1934 por una asociación de veteranos de guerra en el desierto californiano, la cruz espera el veredicto de la justicia cubierta con una caja, ya que la consideran anticostitucional.

Una cruz erigida hace 75 años en el desierto californiano en homenaje a los soldados de la Primera Guerra Mundial sumergía el miércoles a la Suprema Corte de Justicia estadounidense en un complejo debate sobre la separación de la Iglesia y el Estado.

Erigida en 1934 por una asociación de veteranos de guerra, la cruz objeto de las pasiones de progresistas y conservadores en el máximo órgano judicial del país, está situada en el Parque Nacional de Mojave, en California (oeste), propiedad del Gobierno federal.

Un ex empleado del parque -de confesión católica- presentó una demanda afirmando que la existencia de la cruz en un parque nacional es anticonstitucional, porque el Gobierno no tiene derecho a privilegiar una religión en detrimento de otra.

El Congreso declaró la cruz "monumento conmemorativo nacional".

Sin embargo, la justicia dio razón al demandante e intimó al Gobierno a retirar la cruz. Desde entonces el monumento está recubierto por una caja protectora.

El Congreso ordenó la cesión del terreno a una asociación de veteranos, a fin de sustraerlo a las normas que rigen la propiedad estatal, pero un tribunal de apelaciones reafirmó en 2004 que la cruz viola la constitución.

Meses más tarde, constatando que la cruz y su caja protectora continuaban en el parque, el ex empleado solicitó a un tribunal que obligara al gobierno a conformarse a la decisión judicial y la retire del lugar. Nuevamente obtuvo una decisión favorable y el miércoles se encontraba ante la Suprema Corte esperando su veredicto.

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar
Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

viernes, 16 de octubre de 2009

Inglaterra: Ideóloga y financista de la guerrilla marxista en Argentina

Este forajido fue visto en Ezeiza el día que regresaba el General Perón. Duró poco. Es el arquetipo del héroe setentista a punto de descubrir el otro agujero del mate. Lo que tiene en la mano no es un una escopeta recortada calibre 12/70 cargada con recortes de cadena. No. Es un termo para cebarle mates calentitos a la gente. Está flanqueado: a su Izquierda por el Virrey Lanusse, el estratega protector, y por el Virrey Cámpora, el entregador canalla.

Carta para los que sufren leyéndome

El que sabe ser buen hijo
a los suyos se parece;
y aquel que a su lado crece
y a los suyos no hace honor,
como castigo merece
de la desdicha el rigor.

Mis queridos amigos y amigas; Viejos Camaradas:

Un encuentro con enseñanza

Un día de esos de Nuestro Señor, que no recuerdo hará cuánto, andaba de paseo por la calle Santa Fe de Buenos Aires. Y fui a darme con un cura jesuita, amigo y Viejo Camarada, a quien hacía mucho tiempo que no veía. Bueno: empezamos a los abrazos y saludos de costumbre. A los pocos minutos me invita a tomar un café. Acepté la oferta, pero lo induzco a que lo bebamos en el Círculo Militar, que no distaba a más de 150 metros del lugar de aquel encuentro. Luego, apoltronados en el salón hicimos una conferencia de unas dos horas o más, sin parar, desde luego. Y como yo andaba un tanto desorientado por algunas cosas que estaban pasando en nuestra Patria (esta escaramuza debe haber sido por 1972 ó 1973), viene este padre y me da el siguiente consejo que, como ustedes ven, lo atesoro entre los más preciados: Mirá –me dijo pachorriento mirando por sobre sus anteojos-, cuando veas un alboroto y no sepas quién es el dueño, no te apresures en descubrirlo, porque él solo lo hará sin que hagas esfuerzo alguno. Por ejemplo: si ocurre un golpe de estado que triunfa, todos se apresuran para saber de quién es semejante genialidad. Pero ese que hacen figurar a la cabeza del desatino, seguramente no es. El dueño o los dueños del zafarrancho aparecen después. Son los aprovechados. Los primeros son cartón pintado. Chala de choclo, que no soportan el calor de una cerilla y se prenden fuego sin dejar cenizas.

Aplicando la enseñanza

Siguiendo esta reglita de oro del querido amigo, se me vino a la cabeza la Involución Libertadora y la conjura novembrina contra el General Lonardi. En una sola noche quedó en claro quiénes fueron los verdaderos propietarios de la Libertadora, que pasó a ser Libertadura, y cuál fue el papel de la Junta Consultiva al caérsele la careta a la británica Alicia Moreau de Justo. Y esto hasta su final. Pero pasando los años traté de aplicar aquel razonamiento al Proceso de Reorganización Nacional. En fin: aquí no me fue tan derechamente, porque el 70% de los 80 mil cargos públicos existentes en el país, fueron ocupados por radicales. Esto es que 56.000 radicales fueron funcionarios del Proceso. Sí. Los que después juzgaron a las Juntas e hiperbólicamente a la Institución Ejército Argentino, fueron sus compañeros de ruta, en la calamidad y en el hundimiento. Una inmoralidad de estas almas percudidas. De acuerdo con los dichos del sacerdote, el Proceso fue eminentemente radical; serían los que derrocaron a Isabel Martínez de Perón, como lo habían hecho diez años atrás con el doctor Illia, poniendo al Chino Balbín, rancio en edad y veterano carcamán sin abuela, a la cabeza de la UCR del Pueblo. Muchachos de la UCR: ¡desmiéntame por favor! Hagan la autocrítica que andan pidiendo. Y aquí les dejo una perlita para que mastiquen: ¿recuerdan el discurso del diputado Raúl Ricardo Alfonsín en la Cámara de Diputados en vísperas de la caída del doctor Illia? Y, ¿qué dijo el perverso? ¡Ah, no, búsquelo ustedes! Si yo de puro milico bruto lo encontré, cuanto más lo harán ustedes que son políticos cultos.

Tropiezos en la aplicación de la enseñanza

Pero en este caso del Proceso, no todo fue tan lineal como parece. Para el advenimiento del Proceso hubo más de una pala excavando el hoyo. A ellas me referiré más adelante. Momentáneamente me quiero dedicar al terrorismo bélico, que no es otra cosa que el crimen organizado y el delito como sistema, a lo que estos satanistas llamaban revolución. Trabajaron con la pala ancha que cavó para la caída de un gobierno constitucional. Bueno, miren: a medida que uno va leyendo el libro de el Tata Yofre, se va asomando la pregunta: ¿de dónde sacaban estos facinerosos las masas de dinero que demandaban sus correrías por todo el país y por el exterior? Es un tema que jamás ha tratado nuestro periodismo, siempre hueco y vano como el roncar de un vacuno. Y no lo hacen porque si lo hicieran los echarían al día siguiente: no hay que poner los dedos en el ventilador o probar un enchufe con la mano mojada.
No faltará alguno que me diga, de buena fe, que ese dinero provenía del latrocinio y de los secuestros extorsionadores. Sí, es verdad, pero no alcanzan mis amigos los Robin Hood setentistas choreando a mansalva. No. Me atrevería a decirles que todo lo robado no llegó jamás al 20% del total invertido, que fueron ingentes sumas de dinero. Cuando en 1972 el General Perón hace pública su intención de regresar a la Patria, se puso en movimiento una máquina monumental movida por Inglaterra y su aliado incondicional, el Estado de Israel. Ello quedó plasmado en una retahíla de hechos, entre los cuales se encuentra el martirio del admirado Ingeniero Jefe Teniente Coronel Larrabure. A él me he referido en otros artículos. Allí actuaron los ingleses y los judíos del Mossad, con la firma de los subversivos asalariados que dieron la cara. Y por la obsesión de volar la Falda del Carmen, donde se fabricaba el misil Cóndor, terminaron volándose ellos mismos: Embajada de Israel, más con AMIA y DAIA. Y aunque el Cóndor era muy versátil, jamás tuvo la forma de una traffic, que además nadie vio, lo que ha quedado evidenciado en las testimoniales de la causa. A esto tampoco lo van a poder borrar con lija, esmeril y amoladora.

Los primeros indicios de la infamia

Hay un periodista uruguayo, Sergio Israel, que en su libro El enigma Trabal (Ed. Trilce, Montevideo, 2002), da a conocer largos años de investigación, donde demuestra la conexión de Tupamaros con Gran Bretaña, la Masonería, el gobierno uruguayo, el presidente chileno Salvador Allende y Fidel Castro, a partir de la liberación del embajador de Su Majestad Geoffrey Jackson (secuestrado desde el 8 de enero de 1971). Pero también lo dice Timerman: en la página 2 de su diario La Opinión del 9 de septiembre de 1971 se puede leer: Crece en Uruguay la certeza de que Londres negocia con los tupamaros. Sin embargo el gobierno uruguayo nunca reconoció ninguna negociación, ya que Pacheco Areco las rechazaba de plano (J. B. Yofre, Volver a matar, Cap. 4, pp. 83, 84 y ss., más nota número 13 en pág. 98). Cabe agregar, por otra parte, que el enigma se llama Trabal por el Jefe de la Inteligencia uruguaya, Coronel Ramón Trabal (asesinado en circunstancias inciertas en París en diciembre de 1974). Lo mismo que le ocurrió al juez Jorge Vicente Quiroga que entendió en la causa CAFEPE número 23/71, asesinado por el ERP-22 el 27 de abril de 1974. He aquí lo que suele ocurrirles a los hombres que saben demasiado: la Pérfida Albión no perdona.
Como están probadas las conexiones del ERP y Montoneros con los Tupamaros, y aquéllos a su vez estaban vinculados con la Masonería (toda las organizaciones subversivas de Argentina tuvieron estructuras masónicas), el comunista Salvador Allende y el empleado del asesino serial Eisenhower, Fidel Castro, alias el Cuco Cubano, que siempre aparece manejando la batuta (aunque prefería el efectivo), me es lícito pensar que estas bandas siniestras estuvieron vinculadas con Inglaterra, desde su concepción para la unidad de acción, pasando por una logística discreta y terminando en la parte ancha de su financiamiento. Y quienes hayan espigado la historia de los anglos, saben que ellos han sido maestros expertos en estas ligaduras con los traidores de adentro, sembrando enojos, discordias y peleas donde nunca debieron existir, a través de su diplomacia, tremendamente eficiente y eficaz. Pruebas al canto: de una Hispanoamérica sólidamente unida por el Imperio Español durante 300 años, Canning hizo 23 cachos de tierra sin destino, ni patas ni cabeza, aunque con nombres diferentes. Y de paso las endeudó hasta el caracú con la banca hebrea de los Rothschild y los hermanitos Baring. A estas dependencias virreinales se las conoce como Estados Americanos, reunidos en el antro diabólico llamado OEA a cargo de Insulza, ex Ministro del Interior de Salvador Allende.

Una guerra civil devastadora

Bueno: pero algunos de ustedes que son tozudos en extremo, me dirán que con esto no alcanza. Vean: en 1972 apareció el segundo tomo de la obra del historiador británico H. S. Ferns sobre la Argentina. En la página 247 leemos lo siguiente: Como no sea mediante una guerra civil devastadora, resulta difícil imaginar cómo puede deshacerse la revolución efectuada por Perón. Y la guerra civil devastadora para nuestra Patria, programada y bien pensada por los estrategas ingleses para deshacer la revolución efectuada por Perón, llegó a nuestras playas. No vino solamente con palabras ni con las consabidas amenazas, vino con armas procedentes de Inglaterra.
Pruebas al canto: por ejemplo, el día 18 de abril de 1974, un diplomático británico de nombre Micke Jhon Bishop, fue detenido imputado de ser el autor material que pretendía introducir al país un contrabando de armas incautado una semana atrás en el puerto de Buenos Aires.
El diario La Nación se hace eco e inicia la reseña de esta gran batahola, en los siguientes términos: La Justicia Federal en lo Criminal y Correccional investiga lo relacionado con el secuestro, efectuado el 10 del actual por personal de Prefectura Naval Argentina, de varios bultos que contenían 17.500 proyectiles calibre 9 mm, munición de guerra, acondicionadas en cajas utilizables para pistola, fusil y ametralladora, que fueron desembarcados del rompehielos de la marina británica Endurance.
Luego de dar detalles asombrosos sobre esta invasión virtual ante las narices de todos, la crónica da cuenta de la inmediata libertad del diplomático involucrado, a la vez que señala, como trascendido, que Gran Bretaña había dado al Poder Ejecutivo las explicaciones del caso: Lamentando no haber cumplido con los trámites que hubiera debido realizar en el caso ante nuestra Cancillería. Nuestra prensa, canalla por vocación y destino, encargada de desinformar al Pueblo y tergiversar a más no poder, jamás dijo el nombre del destinatario de aquel cargamento que traía en sus alforjas el ratoncito Mickey (Jhon Bishop, esbirro de Su Majestad).
Nunca se hicieron públicas las explicaciones que habría dado Gran Bretaña para la gilería. Jamás se conoció la actitud del Ministro de Relaciones Exteriores de aquel entonces. Queda el tema para los revisionistas que vengan detrás, si es que quieren ocuparse de los años trágicos que van de 1973 a 1976. Varias puntas del ovillo se les han dado. Porque Cristo ha dicho en sus invectivas a los fariseos: todo lo que permanece oculto será conocido, y lo que uno diga al oído del otro en voz baja, será proclamado a los gritos desde los techos de las casas. Tomen nota políticos miserables y cuídense de lo que dicen, y antes hagan lo que el Pueblo quiere.
Sigo con esto. Al descubrimiento de ese contrabando inglés de armas siguieron otros dos, de los que sólo informó el diario Mayoría que no pertenecía al régimen: uno interceptado en otro buque inglés y el tercero en una aeronave de la British Caledonian. Si los contrabandos de armas descubiertos en plena guerra fueron tres, ¿cuántos serían los que no se detectaron?

Los cuatro frentes que conformaron la guerra civil devastadora

Nunca lo sabremos, pero sí todos recordamos que la guerra civil devastadora de la que nos vaticinaba un inglés, Ferns, lanzada anónimamente contra el tercer gobierno del General Perón, tenía entonces cuatro frentes bien definidos:
• El terrorismo bélico con el crimen planificado, a cargo de las organizaciones subversivas dedicadas al asesinato, el secuestro extorsionador, al atentado alevoso, las venganzas increíbles y ejecuciones sumarias de sus propios compañeros, más con el ataque artero a donde fuere menester. Es de lamentar que esta ala terrorista sea la única que se recuerda, en injusto desmedro de las otras tres que diré a continuación. Y en verdad digo que no sé cuál de ellas fue la más importante, porque cada una cumplió con lo suyo, así como estos maleantes jamás cumplieron con lo que la Patria manda y demanda. ¿O acaso en algún otro caso se vio puntualidad semejante?
• El terrorismo periodístico con la tergiversación organizada: la operación de prensa montada para la destitución de doña Isabel Martínez de Perón, no debe tener parangón en los países del mundo entero: ni en aquel ayer, ni en nuestro presente de la decadencia abstrusa. Esto está en diarios, revistas y pasquines de aquella época que guardan las hemerotecas. En ellos todo es nauseabundo, podredumbre y cieno. No lo podrán borrar ni con lavandina, creosota y ácido muriático. Periodistas: años ha que ustedes están muertos.
• El terrorismo político con la felonía reiterada: a cargo de la partidocracia con vistas a rasguñar aunque más no sea unos miligramos del erario público para echarlo a morar en sus bolsillos; ladronear descaradamente añejas banderas del Movimiento Nacional haciéndolas propias, y robarle votos al peronismo. Y evoco, ya que estamos en este trajín, que 30 días antes de la caída de Isabel Martínez, ella había expulsado al embajador inglés y retirado al argentino en Londres. ¿Cuál fue la causa? Malvinas. Ningún partido se adhirió a esta justa reclamación de una mujer con más atributos que toda la caterva junta de felones y tartufos. Ni siquiera el peronismo, absolutamente copado por los renovadores, unos traidores de siete suelas, con su abanderado a la cabeza: el famoso doctor Caffiero (al que después también traicionaron). Cámpora, Righi, Menem, de la Sota, Manzano, Ruckauf, los Rodríguez Saá, Carlitos Grosso, Taiana, Marín, Bittel, en fin, es una larga lista, que constituyen la verdadera Salamanca: ustedes tienen la palabra.
• El terrorismo económico: caracterizado por el desabastecimiento, la inflación, los vaciamientos de empresas y el sabotaje a la producción capitaneado por Gelbard (y el resto de la judería, ya deschavada en el sonado caso Aluar, con Lanusse, su Gerente General). Recuerdo de paso, entre otras cosas (casos Graiver, Gelbard y Timerman), y como ejemplo, que 20 días antes del golpe de estado del 24 de marzo de 1976, la Sociedad Rural hizo una suelta de novillos en la peatonal Córdoba de la Ciudad Anómala de Buenos Aires. ¿O no fue así muchachos? Biolcatti: te autorizo a desmentirme, porque vos ya estaban allí, ¿no? ¡No me digas que ya se te olvidó!

Argentina vuelve al rango de colonia próspera dado por la Incalaperra

Todas estas eran las formas de la guerra civil devastadora, declarada en secreto por los ingleses contra un Perón enfermo y moribundo y luego contra su esposa. Y el Pueblo argentino que aún no ha hecho tronar el escarmiento. El objetivo era muy claro: destruir la industria argentina, aniquilar la tecnología argentina (caso misil Cóndor, como ejemplo), y destruir la ciencia y la inteligencia argentinas (muerte del insigne Coronel Larrabure, como otro ejemplo de la indignidad), aniquilando a la Universidad que, en lugar de egresar individuos para la grandeza de la Patria y la felicidad de su Pueblo, dio ejemplares como el de la fotografía que nos hace de acápite. Desde hace décadas las universidades argentinas no dan flores al Pueblo que los mantiene. Sólo han dado nacos hediondos. Ellas son hijas de la Reforma, masónica, atea y perdularia. Y no hay pilcha que no se parezca al dueño.
Por estos medios, vinculados y corroborados de Gran Bretaña para el Río de la Plata, se buscó reinsertar a la Argentina en el sistema colonial de la división internacional del trabajo en calidad de dependencia pastoril del Imperio.
Exportadores de cerebros talentosos (2.500.000 argentinos emigraron en busca de trabajo entre 1976 y 1982), e importadores de los laosianos y vietnamitas (ahora también los chinos y coreanos, en verdaderos malones), que trajo el ministro Harguindeguy para cumplir el gobernar es poblar, de Alberdi. Comunidades que son muy difíciles de asimilar por el simple hecho de que son asiáticos. Lo que ya nos pasó con la judería, que también es asiática. De manera que dentro de 200 años estas etnias seguirán iguales que hoy en día, salvo su crecimiento vegetativo. Se dice, además, que para el año 2020 habrá unos 15 millones de negros africanos en argentina provenientes, fundamentalmente, de Senegal. Hoy son sólo 15 mil. Es la cabeza del desembarco. Parece que la experiencia de otros países con los negros africanos no sirve, en este caso, para nada. Menos ahora con Obama, el que hizo que los EE. UU. dejaran de ser el Tío Sam para pasar a ser la Cabaña del Tío Tom.

Malvinas, como siempre, fue la cruel madre deschavadora

En nuestra Patria no se pueden dar más de tres pasos sin chocar con la gesta de Malvinas y de estas hermanitas, sus enseñanzas. No. No hay gambeteador que las eluda. A mí me pasa a cada rato. Me pongo a asociar ideas y me viene el naufragio. Como que en ellas se cumplieron las profecías del Contralmirante Storni: Argentina está sola y seguirá así. Sus presuntos amigos (o hermanos como los llama la imbecilidad), figuran en el mapa por una cuestión territorial. Puro arte decorativo. Argentina es una isla que no puede ni debe esperar nada de sus vecinos. Y, ¿quién es el insolente que se atreve a decir tales cosas? Nada menos que la Historia, la madre de la vida, de la que se prendió don Segundo Storni (Los derechos argentinos en el mar), para formular toda su teoría geopolítica. Hoy vigente como en 1916, 1943 y 1949. Argentina con sus vecinos no tiene límites, si no fronteras. Y las fronteras, todas las fronteras de la Patria, como su honor, son sagradas. No se discuten; se defienden. Hay que prepararse para cuando esta madrecita buena nos convoque.
La guerra de las Malvinas enriqueció al país en martirio, heroísmo y experiencia. Allí se derrochó valor como en Suipacha, Salta, la Vuelta de Obligado y Curupaity. En abnegación y en coraje, se regó la turba con la sangre de los santos. Pero también enriqueció al país con documentos decisivos para explicar nuestra tragedia y nuestra frustración permanente.
De ello es altamente significativo el informe de Lord Franks, preparado para el Parlamento Británico por el Consejo de la Corona y dado a conocer en enero de 1983. La confidencia de este empleado de Su Majestad, trae una sinopsis de la inteligencia británica sobre la Argentina que se inicia en el año 1965, esto es, los prolegómenos del Virreinato de Onganía.
Refiriéndose a las relaciones con el Gobierno Peronista este importantísimo documento dice textualmente: Enero 22, 1976: Los comandantes argentinos son contrarios a aprobar cualquier medida militar susceptible de facilitar el mantenimiento en el poder del régimen de la Señora de Perón. Si bien es posible que se establezca una corta tregua, es previsible la toma de nuevas medidas (por parte del Gobierno Peronista) contra los intereses británicos bajo la forma de un aumento de presión hostil, tanto política como económica.
El escrito fue reproducido en el diario La Nación, en su edición del día 2 de abril de 1983, página 9. Como se puede observar, los británicos preanunciaban la caída del Gobierno Constitucional con dos meses de anticipación. Ahora bien: en realidad yo entiendo todo. Y lo comprendo también. Pero alguno de ustedes me pueden decir, ¿qué hacían Videla, Massera y Agosti, con esas caruchas de recios e intransigentes, franeleando en los rincones y oscuridades con los mensajeros de Su Majestad Británica? O por mejor decir: sincerándose con un correveidile.
Habiendo servido este almuerzo, les dejo el postre. ¿Quién fue el Jefe del Estado Mayor del General Adel Edgardo Vilas en las exitosas operaciones de contra insurgencia en el monte tucumano? ¡Ah, no lo saben! Fue el entonces Coronel Mario Benjamín Menéndez. Qué sorpresa, ¿no? Bueno: ¿y qué? Resulta que a este Menéndez se lo envió a Malvinas como su primer gobernador, pero con el grado de General. ¿Para que quedara como un héroe brillante como la estrella matutina? No. Jamás la Sinarquía permitiría esto. Lo mandaron para que sea, ante los ojos de los argentinos y del mundo entero, el que firmase la derrota de la gesta malvinera ante los súbditos de Su Majestad Todopoderosa y con el grado de General para que sea más bochornoso. O sea: el triunfador en la manigua tucumana sobre la guerrilla, montada, armada y financiada por Incalaperra y súbditos de ella, es el mismo que firma la rendición incondicional de Malvinas ante los súbditos de Isabel II. Es que la Pérfida Albión, madre patria de muchísimos degenerados, no perdona.

Este articulillo, montado sobre otro que me mandaron, se terminó de redactar de un solo tirón en el día del aniversario del tránsito a la Inmortalidad del Capitán General y Brigadier General José de San Martín. Que Dios haya, tenga y mantenga a su diestra, porque él veló en la vida para que vivo quede en la muerte. Que así sea.

-Desconocemos el autor-

Más información http://www.politicaydesarrollo.com.ar/
Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

jueves, 15 de octubre de 2009

Maradona: '¡Que la chupen, que la chupen!'


'A los que no creyeron... con perdón de las damas, que me la sigan chupando'
'Ustedes me trataron como me trataron, sigan mamando', declaró ante la prensa
'Que me la sigan chupando, inventaron todo el tiempo que estaba peleando con Bilardo'

Por Angel Gonzalez

MADRID.- Ya no crucificarán a 'D10s' por no ir al Mundial pero quizá a muchos sí les gustaría crucificarlo por respeto al fútbol. Mejor dicho, por su demagogia barriobajera y por el antifútbol malsano que se derramó bajo su mando en el 'sacrosanto' verde del estadio Centenario de Montevideo. La 'albiceleste' de Maradona viajará a Sudáfrica después de no dar tres pases seguidos con 'pelota dominada', ni pisar el área contraria en 80 minutos, ni ser capaz de entregar un solo balón en condiciones al mejor jugador del mundo —Messi—, el heredero. Eso sí, los apóstoles de 'D10s' ganaron 0-1 chocando contra Uruguay —sin mirar a portería— al son del 'viejo' Verón. Y vale todo y no se olvida jamás. Y así 'el Diego', como transmutado en la 'Niña del Exorcista', sacó ese fusil que tiene por lengua al final del partido. Que Dios le perdone... una vez más. [Vea la crónica y el vídeo-resumen del partido] A debate: ¿Deben castigarlo?

Porque aún peor que el fútbol desplegado por su equipo, fue el vergonzoso espectáculo que ofreció 'El Pelusa' tras el pitido del árbitro, sobre la misma banda del legendario Centenario. '¡Que la chupen, que la chupen. Y la sigan chupando!', no se cansaba de bramar dando botes, abrazado a Bilardo entre lágrimas y jugadores, desafiante como si acabara de descubrir los secretos de la piedra filosofal.

El insulto que gritaba endemoniado tenía decenas de destinatarios: los periodistas compatriotas críticos con su labor al frente del combinado. No sólo sobran los kilos de más. Y eso que El Pibe dejó escrito un dicho de respeto en el deporte rey, "la pelota no se mancha, nunca". El vocabulario soez, los gestos y las formas de quien es el mejor jugador de todos los tiempos siguen inversamente proporcionales a aquella estética imperecedera del balón cosido a su bota izquierda. Qué pena el reverso tenebroso.

Y lo peor es que 'El Diego' fanático no cambia ni tiene intención, le da igual el cargo que ocupe. Escupe en la calle, en un palco, en el césped o en el banquillo, en rueda de prensa, ya sea como simple hincha, seleccionador o candidato a mejor demagogo de la nación Argentina. "Yo tengo memoria, a los que no creían, a los que no creyeron... con perdón de las damas, que me la chupen, que me la sigan chupando. Yo soy o blanco o negro. Gris no voy a ser en mi vida. Ustedes me trataron como me trataron, sigan mamando. Ahora es otra película", se despachaba ufano media hora después sentado en la rueda de prensa. Por lo menos ya no lo hacía a brincos y gritos desgarrados. Pero seguía derramando aún más veneno y mentiras: "A los que me trataron como una basura, hoy estamos en el Mundial, adentro, sin ayuda de nadie, con todos los honores, le ganamos a un gran equipo como el uruguayo como hombres".

Abrazo y lágrimas con Bilardo

Porque a falta de espectáculo en el césped, Maradona lo puso por su cuenta y riesgo en la banda, con sus voces y berrinches. Y también con sus cambios de fútbol especulativo al estilo de su 'catequista' Bilardo —con 0-0 sacó a un centrocampista defensivo Bolatti, autor del gol, por Higuaín, su único centrodelantero—. Sí, nada más enterarse del gol del Chile de Bielsa contra Ecuador que clasificaba a los argentinos. Esos tiempos corren por Argentina.

Así, a falta de media hora y tras uno de los partidos más horrorosos que habrán presenciado los más de 100 años del Centenario, enfocó todos los cámaras hacia su oronda y universal figura. Una nube de varias decenas de fotógrafos lo fusilaban con sus flashes y él quería más. Puro teatro: 100%. Qué más daba cuando en el césped Argentina no daba una a derechas si Diego la liaba en la banda y aún más después. Y claro, explotó cuando Bolatti, a falta de siete minutos, se encontró un balón suelto en el área para sellar la madre de todas las clasificaciones y el éxtasis maradoniano.

El pase de Argentina el Mundial parece olvidar sus diferencias, al menos por un momento, con Bilardo en ese bis a bis de amor-odio entre ambos. Tras meses de distanciamiento, intrigas y reproches, el míster y su secretario técnico se fundieron como posesos en un sorprendente y brutal abrazo donde exorcizaron todos los sufrimientos de la fase de clasificación. Fue una reedición de aquellas imágenes imborrables de Mundial de México 86, con Diego ungido como 'papa' del fútbol Mundial y el inefable Bilardo como su confesor.

Qué lejos quedan las cercanas recriminaciones por las sugerencias de jugadores del secretario Bilardo, o cuando 'El Diez' estuvo internado en un 'spa' para eliminar grasas en Italia, o alguna declaración del 'Narigón' que minaba la autoridad de 'D10s' en La Pampa. "Que me la sigan chupando, inventaron todo el tiempo que yo estaba peleando con Bilardo. Si ustedes llaman por teléfono y le dan la información equivocada, es problema de ustedes, nunca estuvimos peleados con Bilardo. Hay un montón de cosas que vamos a resolver ahora que estamos clasificados". Amén.

El Mundo

Más información http://www.politicaydesarrollo.com.ar/
Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

lunes, 12 de octubre de 2009

Que ternura!!! Carlotto sueña con recibir a su nieto con un plato de tallarines



"Es tanto el amor que tengo guardado que, pobrecito, espero que no se asuste", dice la abuelita…


"Mi nieto, a quien todavía no encontré, se llama Guido, así le puso mi hija Laura, como mi marido". Guido nació el 26 de junio de 1978 en el centro clandestino de detención 'La Cacha' de la Plata y Estela lo busca "desde antes de que naciera porque Laura, en su primer matrimonio, cuando estaba en libertad, perdió dos embarazos".

"Estando secuestrada, sin ningún tipo de atención y con la experiencia de los partos anteriores, se me ocurría que éste quizás se le adelantara. Entonces empecé a buscarlos a ambos, a Laura y a Guido, antes de tiempo. Pero mi nieto finalmente nació en término, lo cual demuestra cómo Laura, al igual que muchas otras detenidas embarazadas, se aferró a esa vida que llevaba en el vientre".

"Sueño con que mi nieto algún día toque el timbre de la Casa de las Abuelas. Me lo imagino con los ojos de Laura, con su hermoso cabello y tal vez bajito porque tanto su mamá como su papá no eran altos. Y seguramente, en su interior, sin darse cuenta, lleva muchas cosas de ellos".

Estela sueña con el momento de contarle a Guido sobre sus papás. "Para saber quiénes fueron, no sólo contamos con el Archivo Biográfico Familiar sino que además estamos sus familiares esperándolo: mis otros tres hijos, mis doce nietos. Cuando Guido encuentre su verdad, también va a encontrarse con sus tres tíos y sus parejas, con sus doce primos, que ya lo conocen sin haberlo visto, con una familia muy tana y dicharachera".

"¿Con qué plato lo vamos a recibir? Pienso en los tallarines de los domingos, con toda la familia reunida. Tengo un montón de fotos y otras cosas que he ido juntando para mostrarle el camino que significó su búsqueda. Guardo una caja con llaveros que me fueron regalando en distintos lugares de la Argentina y del mundo. Conservo también una plaquita esmaltada que dice 'Guido', para poner en la puerta de su habitación... Son símbolos de cariño y de nuestra lucha. En realidad, como el resto de las Abuelas, yo había tejido un ajuar, porque al principio pensábamos que nos iban a entregar a los nietos enseguida. Pero el ajuar se lo regalé a mis otros nietos que fueron naciendo y me di cuenta que Guido ya no tendría edad para ponerse una batita".

"Es tanto el amor que tengo guardado que, pobrecito, espero que no se asuste". Hoy, mientras busca a Guido, Estela disfruta de los 97 nietos encontrados. "Son parte de mi vida y son como propios".

Más información http://www.politicaydesarrollo.com.ar/
Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

No merecemos ir al Mundial


POR QUÉ ME ENCANTARÍA QUE ARGENTINA NO CLASIFIQUE PARA EL MUNDIAL

Por Viejo Donald


Ganamos ante Perú en el minuto final… de casualidad… dando lástima… Con el gol de Palermo en el minuto 92 y en posición adelantada (off side). Con un árbitro comprado. Con un director técnico (¿director técnico?) impresentable... compendio perfecto de todos los vicios y todas las cosas que no queremos en nuestro país...

Ah... mientras tanto Chile con Bielsa y Paraguay con Martino (dos argentinos serios y exitosos) ya están clasificados.

Saludo y aplaudo a Chile y a Paraguay !!!

Nosotros no nos merecemos ni por las tapas estar en el Mundial.

Las fotos son más que elocuentes. Mirar las fotos… y luego pensar un poco… LO BAJO QUE HEMOS CAÍDO

POR QUÉ ME ENCANTARÍA QUE ARGENTINA NO CLASIFIQUE PARA EL MUNDIAL:







ÉSTE ES UNO DE NUESTROS "HEROES"...
Y ASÍ NOS VA...

jueves, 8 de octubre de 2009

Movimientos armados en Latinoamérica: ¿Volverán?

La lucha armada no es un deporte, no se lleva a cabo por el puro placer de disparar tiros, obviamente. Tiene una finalidad política. Es un instrumento, una herramienta, un paso para la consecución de fines superiores: la toma del poder político.

Por Marcelo Colussi

¿Qué pasó con las guerrillas? Desde hace algún tiempo suele decirse que los movimientos armados en Latinoamérica, las legendarias guerrillas de corte socialista, han desaparecido, y además que ya no son una opción política válida. De ambas aseveraciones puede decirse que son relativas. Es decir: hay que ver quién dice eso, y en qué contexto.

Sin ningún lugar a dudas vemos que muchos, o quizá la mayoría de movimientos político-militares nacidos hacia los años 60 y 70 del pasado siglo desaparecieron, fueron derrotados en el plano bélico. Esa es una verdad inobjetable. La política contrainsurgente impulsada por Washington en el marco de la Guerra Fría, que dio como resultado la Doctrina de Seguridad Nacional en que se formaron las fuerzas armadas de la región, fue el factor clave para contener el ascenso de las luchas populares y los movimientos armados que se expandían por aquel entonces. Sería miope no ver que de casi todas esas guerrillas -muy bien organizadas en su momento, con fuerte impacto popular en muchos casos- hoy día no queda nada, o queda muy poco. O peor aún: lo que queda es un espíritu de derrota y un profundo miedo incorporado en el imaginario colectivo. ¿Cuántas de ella hoy ejercen el poder político en sus países? ¿Cuántas quedaron totalmente desintegradas?

En general, todos los movimientos armados que se alzaron para aquella época sufrieron terribles golpes merced a las guerras sucias que barrieron el continente, con tácticas que no repararon en nada. La desaparición forzada de personas, las torturas, los ataques indiscriminados contra población civil que jugaba el papel de su base social, el clima de militarización de toda las sociedades, la sistemática violación de derechos humanos básicos como parte de las campañas intimidatorias, todo eso fueron elementos de la maquinaria contrainsurgente con que se les derrotó en el plano militar. Pero lo importante a destacar es que ello no sólo significó una derrota bélica: fue, básicamente, una derrota para toda la población civil. Luego de ese tiempo de combate contra el “enemigo interno”, cuando el fantasma del “comunismo apátrida y ateo” fue el blanco de todas las fuerzas armadas de prácticamente todos los países latinoamericanos, lo que quedó fue una desmovilización mayúscula, terror instalado en todas las poblaciones, desánimo.

Sobre esa derrota -que es la derrota de las guerrillas, pero más aún lo es de los procesos organizativos de los pueblos- se erigieron las políticas de ajuste estructural que hicieron retroceder a todas las sociedades en varios años. En el medio de la euforia triunfalista del gran capital, reforzada por la caída del bloque soviético, se cerraron prácticamente todos los espacios de disidencia política. La idea de protesta armada quedó sepultada en el olvido. Los movimientos guerrilleros que lograron sobrevivir la debacle de las políticas neoliberales no tuvieron mucho más espacio político que negociar salidas decorosas (con mucho de rendiciones encubiertas, porque no había condiciones para seguir la lucha). Así, con suertes distintas, se transformaron en fuerzas políticas en el marco de las democracias constitucionales vigentes.

Retomando la afirmación con que se abría el artículo, podemos decir que es cierto en relativa medida que los movimientos armados desaparecieron, pero no lo es totalmente. En Colombia continúan vigente, y de hecho, de los dos grupos que operan, uno de ellos es el más viejo del continente, con ya más de 50 años de existencia y un poderío que no parece poder ser derrotado en lo inmediato (según estimaciones de estrategas tanto colombianos como estadounidenses, así se replegaran totalmente, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia demorarían unos 20 años en ser vencidas en el plano militar). Por otro lado en Chiapas, en el sur de México, el movimiento zapatista (movimiento guerrillero bastante sui generis, por cierto, que no usa las armas, pero guerrilla al fin) sigue vivo y sin miras de ser derrotado en lo inmediato. Es decir: si bien en términos generales estas expresiones han sufrido derrotas contundentes en lo militar o se han “reciclado” pasando a formar parte del juego político vigente (con saco y corbata, y todo lo que eso significa), no puede decirse que hayan desaparecido en su totalidad: en algunos lugares siguen operativas y los planes geoestratégicos de Estados Unidos para todo su patio trasero las contempla como un factor importante del panorama político-social.

Pero lo más importante de la afirmación citada va en relación a si, hoy por hoy, son o no una forma política válida.

¿Opción política?

Habría que contextualizar la pregunta: ¿opción “válida” para quién? ¿En qué sentido? Para las derechas, obviamente que no lo son. Son subversivas, y punto. Es decir: son la más radical expresión de opción de cambio, mucho más que cualquier partido político de izquierda (los de saco y corbata), o que un movimiento popular incluso, visto que se ayudan con el poder de las armas. Ahora bien: para el campo popular, para quienes pueden pensar y anhelar genuinamente procesos de transformación, ¿constituyen hoy los movimientos armados una salida?

Después de las experiencias de terribles represiones vividas las décadas pasadas en Latinoamérica, y luego de la fenomenal marea mediática que une “izquierda” con “violencia” -ahí está el caso Chávez como patética expresión de esta matriz que ya se ha impuesto: el “autoritario castro-comunista que, mostrando los dientes, exporta su revolución y su socialismo del siglo XXI por otros países del área trayendo la confrontación”-; después de los fantasmas de una Guerra Fría que nunca se han extinguido -el “comunismo” sigue siendo malo y violento por antonomasia, “expropia televisores o artículos de cocina y roba niños para dárselos al Estado”-, después, incluso, del fracaso de proyectos de izquierda que se centraron en la acción armada (desde la columna guerrillera del Che en Bolivia hasta las guerrillas urbanas de Uruguay y Argentina, desde los movimientos guerrilleros de Venezuela de la década del 60 hasta el desaparecido Sendero Luminoso en Perú, etc., etc.), en todos los casos desarticulados y exhibidos como “fanáticos violentos” que sólo trajeron desgracia a los pueblos donde operaban; después de todo este historial no muy glorioso precisamente, queda la pregunta: ¿son realmente una opción válida para plantearse cambios revolucionarios?

En estos momentos, inicios del siglo XXI, el poder de la derecha política, de los grandes capitales, de la industria cultural que maneja planetariamente las cabezas de buena parte de -por no decir toda- la humanidad, es grande, muy grande, desmedidamente grande. Su poder asienta, entre otras cosas, en el miedo que ha creado, y en la sensación de casi invencibilidad con que se presenta. Los movimientos armados sobrevivientes pudieron comprobar fehacientemente este poder con el operativo que terminara en marzo del 2008 con el segundo comandante de las FARC, Raúl Reyes, en una incursión asistida con la más desarrollada tecnología militar que pudo detectarlo de noche en el medio de la selva. Ante ese sofisticado y aparentemente imbatible poderío militar cabe la pregunta práctica, lógica y necesaria, con los pies sobre la tierra, si es posible enfrentarse con visos de realidad a esa fuerza que se muestra tan colosal. Poder de fuego, por cierto, del que dispone la gran potencia del Norte y que se puede traspasar a las fuerzas armadas de cualquier país latinoamericano para controlar estos movimientos subversivos. Si la diferencia militar se muestra tan grande: ¿es legítimo entonces, es racional, es lógico plantearse la lucha armada hoy?

Esta es una pregunta no sólo práctica sino en definitiva -y quizá básicamente-, ética: ¿para qué se organiza un movimiento de lucha armada? ¿Qué se busca con una organización político-militar como cualquiera de las numerosas guerrillas que han surgido en Latinoamérica? (igual que en otras partes del mundo, en África, en Asia). La lucha armada no es un deporte, no se lleva a cabo por el puro placer de disparar tiros, obviamente. Tiene una finalidad política. Es un instrumento, una herramienta, un paso para la consecución de fines superiores: la toma del poder político acompañando procesos populares de construcción de un nuevo modelo de sociedad. Por eso, lo que la motiva es una cuestión profundamente ética, de convicciones, de principios irrenunciables. Aún a riesgo de parecer producto de un soñador desconectado de lo real, valen los versos de Luis Burela: “¿Con qué armas, señor, pelearemos? ¡Con las que les quitaremos! dicen que gritó”. Por todo ello, entonces, no deja de ser necesario aclarar lo que se preguntaba más arriba: después de las experiencias de movimientos armados fracasados, y ante la despolitización que sufren las sociedades productos de las represiones sufridas y de los planes neoliberales que sólo dejan espacio para la sobrevivencia a las grandes mayorías, ¿cómo encarar una lucha transformadora? ¿Son realmente válidas las expresiones armadas? Hoy por hoy, ¿pueden triunfar y dar paso a la construcción de experiencias como las de Cuba o Nicaragua, que fueron justamente triunfos de guerrillas acompañadas de pueblos movilizados?

Si vemos la respuesta de la derecha (la de Washington y la de las oligarquías nacionales de los países de América Latina), es que no. Luego de Nicaragua, la última revolución triunfante del siglo XX, en 1979, la represión fue feroz. Los movimientos armados de la región centroamericana, que al igual que los sandinistas podrían haber llegado a tomar el poder político con el fuerte apoyo popular con que contaban, fueron brutalmente reprimidos. El genocidio de Guatemala (200.000 muertos y 45.000 desaparecidos, proporcionalmente comparable al holocausto judío de la Segunda Guerra Mundial) y las masacres de El Salvador (75.000 muertos) son la elocuencia de cómo se les cerró el camino a esos grupos insurgentes. Luego de feroces procesos de guerra sucia, ambos terminaron deponiendo las armas y concertado salidas negociadas a las guerras internas en que se encontraban. Puestos ya en la arena de la lucha constitucional, siguieron derroteros distintos, pero más allá de las evaluaciones de cómo se movieron cuando pasaron a la legalidad, sus posibilidades de impulsar transformaciones sociales quedaron muy menguadas. En Guatemala pasaron a ser una muy pequeña fuerza política casi sin incidencia parlamentaria, y en El Salvador, si bien ganaron la presidencia a principios del 2009 -con la figura de un extrapartidario, no hay que olvidar-, queda la pregunta de hasta dónde podrán profundizar cambios reales. De hecho, en este orden, el legendario movimiento urbano Tupamaros, de Uruguay, acompañó al actual presidente, Tabaré Vásquez, y ya vemos por dónde anda este gobierno (más de lo mismo, no pasa -o no puede pasar- de las recetas neoliberales). Entonces: ¿“traición” de los Tupamaros, o constatación de las posibilidades reales de cambio que puede ofrecer la legalidad capitalista?

La pregunta abierta gira básicamente en cómo construir alternativas reales para la transformación social; los movimientos armados que se creyeron una herramienta para ello algunas décadas atrás, hoy día abren estos interrogantes. ¿Quién está más cerca de la revolución socialista: los colombianos con dos grupos insurgentes muy operativos o, por ejemplo, los chilenos, con varios gobiernos elegidos democráticamente que se vienen sucediendo dentro de los patrones de la legalidad capitalista? ¿O el cambio será gradual, lento y sin traumas, como lo quiere la Revolución Bolivariana de Venezuela, socialismo por decreto? ¿Es posible cambiar algo? ¿Sigue siendo válido el socialismo revolucionario, o hay que declararlo ya finiquitado? ¿Qué significan los recién festejados 60 años de “socialismo” chino, ahora en su versión de socialismo de mercado -y cuarta potencia mundial en lo económico, con poderosos arsenales nucleares-? ¿Sigue teniendo sentido el llamado a “enmontañarse” para luchar por un mundo nuevo?

¿Es posible cambiar algo?

Esto lleva a plantear el papel de las vanguardias revolucionarias -¡menudo tema!-. ¿Para qué existe un movimiento político-militar como todas esas guerrillas que funcionaron en décadas pasadas en Latinoamérica? ¿Son un elemento catalizador de procesos populares? En Cuba y en Nicaragua, en otros contextos, con un campo socialista aún vigente, con otros escenarios políticos a nivel internacional, evidentemente sí sirvieron para disparar procesos de organización popular que resultaron en cambios políticos profundos. Luego de esas experiencias, ninguna guerrilla pudo llegar a tomar el poder. El caso del movimiento zapatista en el sur de México es algo distinto: son un referente, son un laboratorio si se quiere, pero aún no se puede decir que hayan iniciado un proceso de real de construcción de un nuevo modelo de sociedad. A no ser que los municipios liberados donde actúan sea el camino. Otra pregunta para profundizar entonces: ¿socialismo nacional?, ¿socialismo municipal?

Bolivia, Ecuador, Venezuela, sin movimientos de acción armada que hayan facilitado cambios y en el medio de andamiajes legales capitalistas, transitan hoy procesos políticos que quizá pueden ir conduciendo hacia modelos socialistas. ¿Es ese el camino? ¿Qué se necesita para transformar las sociedades: poderosos movimientos de base como en Bolivia y en Ecuador, líderes carismáticos como en Venezuela? Obviamente no hay manual. Décadas atrás se podía ver en las columnas guerrilleras, fusil en mano, un instrumento para eso. Y en ese contexto se podían pedir “varios Vietnam” en el mundo como modo de apurar los procesos de transformación. Hoy día, viendo con los pies en la tierra que las tecnologías militares de la derecha pueden detectar y aniquilar una persona en todo el globo terráqueo con una precisión digna de película de ciencia ficción (por ejemplo, recordemos la recaptura de la embajada de Japón en Perú en 1996, donde con asistencia satelital y detectores de calor humano se pudo implementar un contragolpe militar demoledor, sólo como para dar una pequeña muestra de ese poderío), viendo eso, y además considerando el grado de desmovilización imperante: ¿son una opción válida los movimientos de acción armada?

Es cierto que después del fabuloso montaje mediático del 11 de septiembre de 2001 con la peliculesca caída de las Torres Gemelas quedó oficializada la sentencia: “Toda resistencia, en cualquier parte del mundo, se haga con un arma o una pluma, denunciando algo o fomentando la organización de la gente, es terrorismo e insurgencia, y como tal será castigado”. ¿Qué queda después de eso? ¿Es válida o no entonces la resistencia del pueblo iraquí? ¿Es válida o no la resistencia armada en los lugares invadidos por la bota imperial? En general, ante esta estrategia de guerras preventivas que impuso la Casa Blanca, ¿es válida o no la resistencia, cualquiera sea?

Tomando esto como matriz de lo que va siendo nuestro mundo, nuestra aldea global, ¿deja de ser válida entonces la resistencia? Es cierto que los iraquíes mueren por cantidades industriales con las tropas estadounidenses dentro de su territorio (ya van más de un millón), pero ¿qué otra alternativa les queda que resistir de esa manera, fusil en mano o con bombas caseras eliminando, cuando pueden, a un pobre soldado norteamericano, en muchos casos negro o latino, tan alejado de Wall Street como cualquier habitante del Sur? Extendiendo esa matriz al mundo, donde las fuerzas del gran capital dominan en forma impune, y donde no dejan de poner zancadillas a cada proceso de liberación que se intenta por aquí o por allá, ¿no es válida toda forma de resistencia entonces?

Este pequeño escrito no pretende para nada ser un llamado a la lucha armada. Solamente intenta fomentar un debate por mucho tiempo silenciado: ¿cuáles son los caminos para conseguir un poco más de justicia?: ¿el juego de las instituciones democráticas dentro de la legalidad capitalista?, ¿la organización popular de base?, ¿las vanguardias armadas?, ¿una combinación de todo ello?, ¿rezar o prender velas para que las cosas cambien?

Sin dudas que las guerrillas en Latinoamérica no lograron grandes cambios, porque fuera de los dos países mencionados (y en uno de ellos, Nicaragua, por poco tiempo), toda la lucha de décadas pasadas no prosperó como muchos pensaban. ¿Dónde va Colombia con dos movimientos armados en lucha y más de 50 años de guerra interna? ¿Dónde va el zapatismo: qué logrará en el mediano y largo plazo? ¿Reaparecerán grupos armados en el corto plazo en América Latina? ¿Y dónde va Bolivia con el actual proceso con sus campesinos indígenas cada vez más organizados? Hugo Chávez, como militar del ejército venezolano, perseguía guerrilleros algunas décadas atrás; hoy habla de socialismo del siglo XXI y tiene algunos ex combatientes en su gabinete. ¿Para dónde va ese experimento?

Son todas preguntas para ampliar, no para cerrar el debate antes de comenzarlo. Quizá lo más dinámico hoy por hoy en la lucha por arrancarle al sistema mayores cuotas de justicia son los movimientos populares que han ido surgiendo estos últimos años, ese “pobretariado” -como lo llamó Frei Betto- que se va constituyendo en el principal fermento de protesta, en muchos casos sin mucha direccionalidad política, pero evidentemente con un gran potencial transformador.

Cerrados los espacios reales de transformación económico-social como ha venido pasando en estos últimos años con los planes neoliberales, más allá de las democracias formales que se mantienen siempre bajo vigilancia (Honduras es la patética demostración de qué son esas “democracias”, siempre al borde de poder ser violadas), no es impensable que puedan reaparecer movimientos armados. Quizá como reacción desesperada, así como puede ser cada francotirador iraquí apostado en algún rincón de su país (si es que a eso se le podría llamar “reacción desesperada”). Sin dudas que la diferencia de potencial bélico entre la derecha dominante y posibles grupos insurgentes de izquierda es enorme, mucho mayor hoy que hace algunas décadas cuando surgían las primeras guerrillas en el continente. Pero también es enorme el retroceso sufrido en el plano político, por lo que no sería nada impensable que aparezcan esas respuestas ¿desesperadas?

No estamos proponiéndolas; simplemente estamos diciendo que, ante la cerrazón de los mecanismos “democráticos” no parecen tan imposibles nuevas reacciones insurgentes. Ernesto Guevara fue el heroico guerrillero unos años atrás, en algún sentido casi reverenciado; hoy, ¿sería un loco soñador, un dinosaurio prehistórico? Sin dudas las cosas son de acuerdo a las circunstancias. En la década de los 60 del pasado siglo, con toda la ola libertaria que barría el mundo, con una Revolución Cultural impetuosa en China, con teorías de cambio dando vueltas por todos los espacios sociales, con cuestionamientos varios a los poderes constituidos, en esa marea de marea de cuestionamientos muchos vieron en la lucha armada una opción. Hoy el mundo es distinto. Entre hiper consumo de show futbolístico por televisión y fanáticas iglesias evangélicas que dan salida regulada al fabuloso descontento popular, la energía transformadora se ve bastante golpeada, manipulada, encajonada. ¿Qué permiten estas actuales democracias vigiladas, de baja intensidad? No mucho. ¿Todo cambio real necesita la movilización, la fuerza, la protesta subida de tono, tal como son estos “violentos” movimientos populares que barren el continente sin ser partidos políticos ni grupos organizados: movimientos indígenas, campesinos sin tierra, desocupados, jóvenes sin futuro, piqueteros, etc.? Sin dudas. Nos guste o no, la violencia sigue siendo la partera de la historia.

En todo caso, todo este escrito es un simple comentario y no un llamado a la acción armada concreta. Más precisamente, es una invitación a debatir estos puntos: no sería imposible que los movimientos armados de izquierda reaparezcan, dadas las dinámicas políticas que se van dando en la región. Quizá eso sería entrar en un nuevo espiral de contra-violencia estatal, peor aún al sufrido años atrás, con ejércitos más represores que los que ya pasaron. Pero hay que entender la dinámica en juego; si ello sucediera es, como dijo el sub-comandante Marcos en Chiapas, porque “tomamos las armas para abrir paso a un mundo en el que ya no sean necesarios los ejércitos”.

El debate está abierto.

ArgenPress

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

miércoles, 7 de octubre de 2009

Zaffaroni y el balcón cannabis

¿Cómo no se nos ocurrió antes? Gracias por pensar en nosotros, Dr. Zaffaroni.
¿Se dan cuenta? Pasan los años y los argentinos seguimos encontrando las soluciones en los balcones.

Por Gonzalo Neidal

El ministro de la Corte Suprema, Eugenio Zaffaroni, ha encontrado un método sencillo para eliminar el narcotráfico. Ha dicho que si cada uno de nosotros tuviera una planta de marihuana en una maceta en el balcón, se terminaría con los traficantes.

Es, en cierto modo, el complemento del reciente fallo de la Corte, que permitió la posesión de drogas para consumo personal. Para Zaffaroni con una plantita de marihuana en el balcón, podemos armar nuestros propios cigarrillos de marihuana y los narcotraficantes tendrán que buscarse un trabajo más tradicional y quizá menos rentable en los clasificados de los diarios.

Una idea brillante. Hágalo usted mismo. Fabrique en casa sus propios porros.

El consumo de marihuana siempre se toma como una travesura, una simple picardía, un pequeño exceso inofensivo. Pero existen otras drogas un poco más pesadas.

Está la cocaína. Y el paco. Para no hablar de las drogas sintéticas que contienen la ahora famosa efedrina. Conforme se deduce del fallo de la corte, su tenencia para consumo personal tampoco está penalizada.

El pensamiento actual de la corte es que no debe castigarse al consumidor sino al comerciante. Trataremos de ayudar a Zaffaroni con su receta en su intento de eliminación de los traficantes de drogas.

Argentina es un país que a lo largo de su historia ha logrado varias proezas tecnológicas, como por ejemplo la fabricación de aviones a reacción en la década del cincuenta, cuando eran pocos los países del mundo que habían accedido a ese desarrollo. O, más recientemente, la integración del ciclo del uranio, cuando apenas un puñado de naciones lo habían logrado.

Será cuestión de convocar a los técnicos del Inti para que diseñen alguna forma casera de fabricar cocaína. De ese modo, cada familia podría acceder a la producción de su propia droga, algo que pondría a nuestro país al tope de la consideración mundial en la adaptación de la tecnología para el uso y consolidación de la familia.

De este modo, el golpe que le asestaríamos al narcotráfico sería casi mortal, pues apuntaríamos a su principal fuente de ingresos. Y ya no tendríamos que preocuparnos por radarizar las fronteras, ni investigar en las aduanas, ni revisar bolsos de pasajeros que viajan en avión o en lanchas pesqueras.

El propio Banco Nación podría dar créditos para que cada familia acceda a los elementos necesarios y la materia prima podría obtenerse aprovechando, en cada barrio, los baldíos existentes, con asesoramiento del Inti.

Las escuelas podrían educar desde pequeños a nuestros niños explicándoles que el malo de todo este circuito es el que comercia la droga. Podríamos invitar al profesor Antonio Escohotado para que forme a nuestros maestros a fines de que el consumo no provoque demasiados problemas a nuestros niños.

Como puede verse, en medio de tanto ajetreo y simposio jurídico, el Dr. Eugenio Zaffaroni siempre tiene tiempo para pensar en la familia argentina y en la solución de los problemas que se le pueden presentar en su vida cotidiana. Hasta ahora nadie había visto con cuánta sencillez se solucionaba el problema del tráfico de drogas en la Argentina.

En el futuro próximo podemos imaginarnos escenas en las que, una ama de casa visita a su vecina con un recipiente y le encarece que le preste -como quien pide un poco de harina o aceite- algunas hojas de marihuana o de coca, porque su hijo está a punto de regresar del colegio y ella quiere recibirlo, como todas las tardes, con un porrito. O un sobrecito con el preciado polvillo blanco, si fuera el caso.

¿Cómo no se nos ocurrió antes? Gracias por pensar en nosotros, Dr. Zaffaroni.

¿Se dan cuenta? Pasan los años y los argentinos seguimos encontrando las soluciones en los balcones.

Sale con Fritasss

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar

domingo, 4 de octubre de 2009

A Dios le pido


Magnifica parodia de la canción del Juanes hecha por Los Fonomemecos que refleja la miseria, la destrucción de sus calles, la falta de libertad, la represión, el hambre y la censura despiadada que padece el pueblo cubano en 50 años de dictadura castrista.

Contáctenos: politicaydesarrollo@gmail.com
Para suscribirse editor_politicaydesarrollo@yahoo.com.ar