miércoles, 6 de septiembre de 2017

MILAGRO SALA Y EL VAE VICTIS


“Extorsión, fraude, tentativa de homicidio, estafa, amenazas…”, etc. son algunos de los cargos que Milagro Sala, una de los tantos dirigentes populistas que la izquierda argentina posee… Esos, que piensan con la izquierda pero que cobran con la derecha… Facho-bolches.

Presa –y bien presa- durante un año en cárcel común, ha conseguido ahora, a partir de presiones progres, el beneficio del arresto domiciliario en una de sus mansiones. 

Pero no está contenta: “los genocidas no tienen tanta seguridad”, dijo, refiriéndose -para quienes no lo sepan- a los más de mil quinientos militares argentinos que, en silencio, cumplen con sus condenas dictadas contra todo derecho, en cárceles comunes y -en la mayoría de los casos- sin ese beneficio.

Y tiene el tupé de decir estas cosas dando arengas desde un balcón… Pues bien, sólo para quienes no son memoriosos, recordemos que, en el año 2001, a Videla (a quien no defenderemos en el modo de combatir a la subversión marxista), se le revocó dicho beneficio por haber saludado desde un minúsculo departamento, también desde un balcón
 
“Porque todos somos iguales, pero hay algunos más iguales que otros”, decía Orwell.

Vae victis!

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi

1 comentario:

rtert ert dijo...

El silencio de los inocentes
La Organización Barrial Túpac Amaru es una agrupación política argentina principalmente de la provincia de Jujuy, estaba dirigida por Milagro Sala, con mas de 150 000 afiliados que recibieron su conducción y apoyo desde la organización de copas de leche hasta la construcción de viviendas y el desarrollo de otras cooperativas de trabajo. De polideportivos con piletas, centros de salud, escuelas primarias y secundarias y un terciario. Con atención a los casos sociales, a las personas que tienen menos ingresos, ancianos, madres solteras, personas solas y enfermas, jóvenes desvinculados del sistema educacional, exreclusos.y otros. Pero desde el Estado democrático sigue siendo satirizada, agraviada y ultrajada; desde los comentarios que permite en los medios de comunicación: “Le robó a los pobres. Lo peor es haberles destruido la dignidad” .... Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego. Es algo monstruoso. Pero el monstruo es verídico porque es aceptado por el sentido común. La bestialización a la vez es funcional al deseo del sujeto hegemónico porque se erige como limpio y puro. ¿Qué pasaría si en vez de mirar al monstruo, el monstruo nos mirara?