domingo, 15 de febrero de 2009

Campo y politica en estado deliberativo

Mientras el PJ y el FPCyS sostienen duros debates internos en un año electoral, el campo no es ajeno a la política y sus influjos de los cuales algunos quieren zafar y otros apegarse.

Por Darío H. Schueri – Desde Santa Fe

El joven senador santafesino Ricardo Spinozzi transmitió sin vacilaciones la ira de Carlos Reutemann: “no hay nada que hablar con quienes nos viven agraviando diciendo que somos (los senadores peronistas) una máquina de impedir y tratando de asesino al senador Reutemann”.

El presidente del PJ provincial habilitó el camino para que la relación entre peronistas y socialistas entre definitivamente en el Infierno del Dante a la espera que Carlos Reutemann decida en que orden se ubican los nueve círculos en los que serán sometidos a castigo los socialistas y radicales condenados.

Spinozzi abortó mediáticamente la reunión que en estos días el Ministro de Gobierno Antonio Bonfatti pensaba realizar con él para consensuar aspectos del presupuesto 2009 con el fin de que ésas coincidencias (básicamente obras públicas y sexta cuota de la patente) sean incluidas en el mensaje que está en la Comisión de Presupuesto de Diputados que preside el radical esperancino Carlos Fascendini, para que una vez aprobado en diputados sea girado de inmediato a senadores que también lo votarían sin variantes. Casi idílico.

“Que lo aprueben en diputados y lo manden a senadores que se lo vamos a aprobar” dijo -enojado como quiere Reutemann- Spinozzi, quien se ocupó de aclarar ante nuestra consulta que obviamente cada senador hará las correcciones que crea conveniente en materia de obras para sus Departamentos, ni habrá sexta cuota de patente (todo lo que quiere conciliar Bonfatti), con lo cual el presupuesto volvería a diputados donde el oficialismo difícilmente reúna los dos tercios para insistir con el mensaje original; y así el cuento de la buena pipa.

Sólo un público pedido de disculpas de Binner por haber ofendido al senador Reutemann con sus injuriantes declaraciones (que están en la justicia con pedido de querella) acerca de los hechos del 2001 podría descomprimir un poco la situación; pero el socialismo optó por redoblar la apuesta y agrandó el calibre de las municiones con que volvió a dispararle a Reutemann mediante un durísimo comunicado partidario (no del Frente Progresista) mediante el cual insisten en pedir que Reutemann aclare su responsabilidad política por las muertes de Diciembre del 2001. El senador Zabalza ya había anticipado discursivamente el texto del comunicado el jueves en el recinto.

Desde la Casa Gris partió la orden hacia el FPCyS: “hay que pegarle a Reutemann”, y para que no queden dudas fue el propio Hermes Binner quien abrió fuego mientras comía en un programa de televisión en esta capital zamarreando sin piedad al senador peronista. “Si quieren guerra la van a tener, nosotros ya perdimos, ellos son los que gobiernan y tarde o temprano terminarán desgastándose; los vamos a embocar con todo lo que esté a nuestro alcance: desde los secuestros Express, la inseguridad, el costo de desdoblar las elecciones, la sequía en el Norte, el déficit presupuestario que inéditamente ya exhiben, hasta la falta de políticas en salud”, aventuraba un apasionado legislador reutemista sureño.

¿El Frente al borde la fractura?

Mientras todo eso ocurre, el FPCyS está a punto de comenzar a resquebrarse parlamentariamente con el “voto no positivo” de los tres diputados del PDP sumados a Marcelo Brignone (Encuentro) y el estado deliberativo del radicalismo para Edgardo Bistoletti, nombre propuesto por el Gobernador Binner para el cargo de Defensor del Pueblo.

El ministro Bonfatti está convencido de poder acordar con el presidente del bloque del PDP Gabriel Real para torcer una decisión que en realidad no emana del terceto parlamentario, sino del rencor personal del Secretario General del Partido y ex diputado Carlos Favario, quien se veía a sí mismo como la persona propuesta por Binner, mas allá de las atendibles y coherentes razones de Favario para objetar a Bistoletti a quien hace veinte años no lo votó como juez; “si ponemos a Favario como Defensor del Pueblo, a los dos días lo tenemos en contra como el peor de los adversarios”, dicen que comentaron en el entorno político del Primer Mandatario, quien en un año electoral no quiere problemas en el frente interno para poder ocuparse de manera abroquelada del peronismo, para lo cual en una reciente reunión se les hizo saber a los radicales que entre ellos y el socialismo están los cimientos del FPCyS; el resto (PDP, Encuentro, ARI, SI) acompañan y recibirán en proporción.

Con este panorama y sin aprobación ficta a la vista, ó Binner busca otra persona, ó “las Liliana” (Loyola y Meotto, las actuales Defensoras adjuntas) tienen para un largo rato en el cargo compartido.

Los problemas internos del peronismo

Mientras tanto el peronismo tiene sus propias tribulaciones con el “rossismo” contando congresales para torear al reutemismo (¿de qué lado estará el obeidismo cuando comiencen los tiros?) con internas y Congreso partidario., para lo cual realizaron este viernes en Rosario la primera reunión con un buen número de asistentes, según consignan en el comunicado de prensa; esta semana harán lo propio en esta capital. Rossi quiere que su postulación como candidato a diputado nacional surja como consecuencia de consensos partidarias ó de los afiliados en internas, y no de la mano paternal de Néstor Kirchner, que bien puede decidir no sacrificarlo para satisfacer los deseos de Reutemann, o mandarlo como Jefe de Gabinete, satisfaciendo precisamente los deseos de Reutemann.

Lo que tiene de meritorio la gente de Agustín Rossi es que vocación, contracción al trabajo militante y fe es lo que les sobra (lo demostraron en las Primarias del 2007); aunque para enfrentar a Carlos Reutemann -como están dispuesto a hacer- quizás les haga falta algo mas que esos generosos atributos políticos, y tengan que refugiarse finalmente en el regazo de Olivos.

¿Y Reutemann?, se pregunta todo el mundo (político); por ahora espera (y no desespera) confiado en que “en política y en Argentina todo puede cambiar de un día para el otro”.

El campo por ahora no tiene consenso urbano

Binner se anotó un poroto ante el campo aún regresando de la Casa Rosada con las manos vacías y la previsible negativa presidencial de no tocar las retenciones ni bajar el IVA a nada. Dejó en manos de la Presidenta Cristina la carpeta con las cinco propuestas para salir de la crisis, mientras paralelamente las entidades del campo resolvían diferir sus medidas de fuerza por “el llamamiento público de la Presidente” y las “expectativas de la reunión entre Binner y la Primer Mandataria”.

En verdad el levantamiento del paro agropecuario ya había sido anticipado en estas páginas cuando publicamos sendos trabajos de encuestadores santafesinos que reflejaban la bronca social hacia el gobierno “de los Kirchner”, acompañada de una gran desconfianza a la hora de apoyar al campo en otra huelga. Recitan en la chacra que “el que se quema con calabaza sopla hasta la sandía”; la “sociedad urbana” ya no espera nada de “los Kirchner”, a quienes esperan junto a sus candidatos en octubre en el cuarto oscuro.

De todos modos es probable que la reunión concertada entre la dirigencia del campo y la Presidente termine atizando aún más el fuego de la discordia. Nadie espera de Néstor Kirchner gestos magnánimos hacia quienes prometió “ponerlo de rodillas”, mientras Guillermo Moreno, la Afip y la ONCCA (brazos ejecutores de las decisiones de Néstor Kirchner) hacen de las suyas en las tranqueras con la “saludable intención” de dividirlos -y atemorizarlos- para reinar.

Contáctenos politicaydesarrollo@gmail.com

No hay comentarios: