domingo, 15 de febrero de 2009

En relación a las declaraciones del Obispo Richard Williamson

Estas breves líneas intentan ser una simple exposición de los “otros motivos”, “el tañido de las otras campanas”, para aquellas personas que por estos días, sostienen que la separación del Obispo Richard Williamson, es un acto fallido por parte de quienes conducen los destinos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, que lo hicieron en tonos diversos, algunos muy ofensivos, al estilo de la hiena, que espera una distracción para atacar salvajemente a la circunstancial víctima.

Por Eduardo Sebastián Gutiérrez


Al respecto quisiera enmarcar estas breves reflexiones, sobre la base de un punto de partida que contemple los acontecimientos en su medida mas justa, a la luz de las informaciones que son de carácter público, y sin mas conocimiento que el normal ante una situación extraordinaria, que lo es en todo momento y desde sus orígenes mismos, disponible y al alcance de quienes se interesen por estos temas.

Considero conveniente seguir el siguiente orden:

1) Fundación de la Fraternidad, su Misión;
2) El camino recorrido;
3) El estado de las relaciones alcanzado con Roma bajo el Papado de Benedicto XVI;
4) Qué es en definitiva lo más importante.

Desde el instante en que Monseñor Marcel Lefevbre decidiera fundar la Fraternidad SSPX, en el simple pero fundamental momento de la elección de su Nombre, San Pío X, dejó marcada de manera mas que explícita, el sentido de presentar combate por la Iglesia Verdadera, en todos los ámbitos donde se desarrolle la vida humana, sin dar cuartel bajo ninguna circunstancia, atendiendo al objeto de la Misión, que fuera el lema de vida de San Pío X: Omnia Instaurare in Christo. (Ver Notas 1 y 2).

Justamente, es a partir de esta base, fuente de verdadera y única inspiración, que partieron todas las decisiones y todas las acciones ejecutadas por la Fraternidad SSPX desde su nacimiento hasta nuestros días, y que se resume también con claridad según palabras escritas por el Obispo Richard Williamson en carta a Su Eminencia el Cardenal Castrillón Hoyos, con motivo de la disculpa oficial que le enviara hace pocos días: “Para mí, lo que realmente tiene importancia es la Verdad Encarnada, y los intereses de Su única verdadera Iglesia a través de la cual solamente es posible salvar nuestras almas y dar gloria eterna, en nuestro modesto modo, al Dios Todopoderoso”.

Los vaivenes vividos en casi 39 años de combate permanente, desde las defecciones y traiciones; los diversos intentos de infiltraciones de todo tipo; las socarronas quejas producidas por las discrepancias en el manejo discrecional de los asuntos; la apertura en hurtadillas de puertas a la peste del sedevacantismo; los desalientos por los nulos avances y retrocesos; las aflicciones, los dolores, los padecimientos, los tormentos, y las angustias, solo han podido ser menguadas en sus efectos devastadores, por una Fe inclaudicable, puesta a prueba en todo momento, hora y lugar, mas el avance logrado en su expansión a través del Mundo.

Es preciso realizar una aclaración

Si bien es cierto la Tradición Católica no ha sido defendida únicamente por la Fraternidad SSPX, en consideración de los resultados en las relaciones mantenidas con Roma, es la que ha tenido una mayor incidencia; incluso en su organización a nivel mundial, presenta un superior desarrollo, mas no es la única, ni tampoco pretende representar la mejor posición, esto último dicho para sofrenar a aquéllos espíritus inquietos que miden las categorías y los comportamientos humanos desde el valor ideal del cuánto expresado en términos de cantidad pura, medidos en el “ascensómetro” de las vanidades.

Indudablemente un camino tan espinoso tuvo momentos diferentes, que fueron desde un extremo al otro de la escala, desde grandes alegrías hasta persecuciones y verdaderos martirios, que no pocos continúan en el presente.

Así, es justo reconocer, que con el fallecimiento del Papa anterior, Juan Pablo II, las injustas sanciones aplicadas a los 4 Obispos, y las que aun pesan sobre los Monseñores Lefevbre y De Castro Mayer, el distanciamiento forzoso provocado por sus erráticas y confusas políticas y afirmaciones, una de tantas, al permitir se expanda el virus mortal del modernismo y de su fruto predilecto el ecumenismo inspirado en las ideas masónicas, la situación en términos generales ha cambiado bastante, y de forma tal, que se hace a estas alturas muy difícil sino un imposible, retrotraerse a las condiciones anteriores, particularmente de Roma.

Esta situación, que aprieta ahora el zapato de Roma, por que es la que ha dado algunos pasos destacados en el sentido inverso de su progresismo, y ha comenzado a recorrer un camino que más allá de la necesaria “reforma en la reforma”, como se identifica hoy a la necesidad de volver a “desempolvar” costumbres y usos pertenecientes al depósito de la Tradición de la Iglesia, sumado al convencimiento de la necesidad de conversar y discutir las razones y el fundamento de las posiciones enfrentadas por parte del Papa Benedicto XVI, abre un abanico de posibilidades extraordinarias como nunca antes se tuvo.

Era evidente que para conversar en términos de hermanos plenamente integrados a la vida de la Iglesia, era menester que la posición de la Fraternidad SSPX debía dejar de estar sometida a una sanción, y establecerse por esta vía, la base de igualdad necesaria que posibilitara el florecimiento de la previa buena fe de las partes, en las discusiones tendientes a esclarecer las causas de los distanciamientos establecidos al presente, y esta decisión le cupo nada mas y nada menos que a Roma, representada por el Vicario de Cristo, la misma que sancionara a los 4 Obispos y los 2 Monseñores, que arrinconara y desterrara a los defensores de la Verdadera Iglesia, permitiendo se los tilde de sediciosos, sectarios, subversivos, retrógrados, derechistas, ultramontanos y nazis.

Un verdadero cambio sustancial y muy valioso, en las relaciones, que no representan la acogida sincera y plena de todos y entre todos, pues mucha agua ha corrido en esta historia plagada de sospechas, trampas y escondrijos.

Se ha conseguido después de tantas jornadas duras, y con la mas que evidente Ayuda del Cielo, se abra una puerta que obliga mas a Roma que a la Fraternidad, y con ella a todos los Tradicionalistas, ya que es aquélla la que deberá justificar en la confrontación de posiciones, las razones del dejar de lado casi 20 siglos de Tradiciones.

Y si de segundas intenciones de parte de Roma el objetivo llegara a ser el disciplinar a los Tradicionalistas haciéndolos perder todas las posiciones logradas, y la derrota fuera inevitable, éstos a lo sumo volverían a su estatus anterior, el que ya ampliamente le es conocido, por que en ese terreno han combatido los últimos casi 40 años, a la espera de una nueva oportunidad.

No es por ello definitivamente importante el pensar y demostrar que hay una trampa escondida tras los actos de Roma, por que Dios también actúa y de manera providencial, mas allá de las humanas elucubraciones, por eso tenemos que dejar actuar a la Gracia, que lo hace sin nuestra aprobación (¡menos mal!), por que solo así se podrá plasmar el Gran Milagro que Monseñor Lefevbre pedía con clamor al Cielo.

Hay veces en que los que piden los milagros para salir de este inmenso atolladero, actúan como si en realidad no quisieran que Dios venga en ayuda.

Estas simples conclusiones, son las mismas a las cuales arriban los enemigos de Cristo de dentro y fuera de la Iglesia, y es muy significativa su preocupación, y lo demuestran cada día con mayor intensidad, razón por la cual aguijonean con más furia tanto al Papa como a los Tradicionalistas y especialmente a la Fraternidad SSPX, por que saben a la perfección que de seguirse en este camino de apertura, que sospechan fuertemente bien podría ser de reencuentro, Roma seguramente volverá a sus fueros perdidos, y con ello los secuaces del impío tendrían seguramente los días contados, que los tienen de todas formas pues las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia, pero a esta verdad ellos por mas que la lean miles de veces, no la comprenden.

Entonces, sin quererlo en su dimensión completa o queriéndolo, el Papa Benedicto XVI, con sus decisiones de retornar a la Tradición sea en parte o por completo, en suma, sea o no una trampa esta etapa de acercamiento y diálogo constructivo, lo concreto es que se ha dejado sentado oficialmente que la Tradición es de pertenencia a los mas santo de la Iglesia, que debe en consecuencia ser revalorizada y restituida en lugar de privilegio, y representada fielmente, cabalmente, íntegramente, por los Tradicionalistas, y en particular, por la Fraternidad SSPX, con la oposición de la gran mayoría de Cardenales y Obispos en todo el Mundo.

Esta afirmación es un dato no menor, y debiera servir como base de toda una nueva estrategia de acción misionera profunda, heroica y audaz, que es lo que el Mundo reclama con clamor, desesperado, confundido, extraviado.

Estas relaciones, y en su punto actual, por mas positivas que fueran, están impregnadas de amenazas constantes de todo tipo, pues es tan grande el cúmulo de posibilidades que los enemigos de Cristo manejan a su antojo, los medios de difusión o de prensa en especial, que obligan a una constante alerta, a estar siempre atentos, a tener mucho cuidado en los propios movimientos y acciones, de manera tal que no se pierda el control de una estructura que esta presente en muchos países, con cientos de sacerdotes y decenas de miles de fieles.

Cualquier desentendimiento o fricción circunstancial, van a ser expuestos como ataques directos a la Santa Sede y en calidad de catástrofe para la humanidad toda, por ello es de vital importancia se deban cuidar hasta en el mas mínimo detalle las actividades de todos sus miembros y en todos los estamentos o niveles.

En función de todo lo expresado, cabe hacerse la siguiente pregunta con relación a las expresiones vertidas a la televisión sueca por parte del Obispo Williamson: ¿Ha sido valiente o imprudente en sus expresiones con relación a la duda que se plantea sobre el Holocausto de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial?

Lo primero y necesario es definir cual es la posición de Williamson

Es un Obispo y además Tradicionalista, uno de los 4 sancionados con excomunión por JPII, y beneficiado con la revocación de dicha sanción, cuya misión esencial era, es y será, la de cuidar el sagrado depósito de la Tradición Católica, y transmitir dicha Herencia Sagrada tanto a los fieles como a los seminaristas y sacerdotes, o como el mismo lo dice: “Para mí, lo que realmente tiene importancia es la Verdad Encarnada, y los intereses de Su única verdadera Iglesia a través de la cual solamente es posible salvar nuestras almas y dar gloria eterna, en nuestro modesto modo, al Dios Todopoderoso”.

Esta es su obligación primera y única, y toda su vida debe girar en torno a esto.
Si lo expresado se entiende de la misma forma en que se lee, debemos inferir por consecuencia, que toda otra cuestión, necesariamente de menor importancia ante la correspondiente expresada en la declaración anterior, debe forzosamente tratarse según sea el tema o cuestión que se trate, en primer lugar, con la autoridad académica suficiente, en segundo, ante las personas adecuadas, y tercero, en el ámbito que sea el correspondiente.

Esta prudencia elemental se debe multiplicar en el caso del Obispo Williamson y por razones más que obvias, por que es deber asumido voluntariamente, que exige por tanto la responsabilidad que le es connatural a su fin, de igual presencia en los otros 3 Obispos de la Fraternidad SSPX.

No se pretende sostener la ridiculez que no pueda tener opiniones sobre cuestiones de menor importancia, de hecho se ha referido a la caída de las torres gemelas expresando sus serias dudas con relación a la versión oficial y afirmando fueron demolidas mediante explosivos, lo que podría haber generado también un cúmulo de quejas, pues han demostrado algunos especialistas que tampoco creyeron la versión oficial, que los videos donde se ven explotando las cargas colocadas para producir los derrumbes, podrían ser fruto de un montaje.

Mas sabiendo de quien se trataba, por que el enemigo tiene una infinita gama de variables y elementos de todo tipo a su disposición como para saber con certeza vida y obra de cualquier persona, entrevistan a Williamson y abordan un tema por demás candente: el Holocausto judío durante la SGM, pues sabiendo de antemano su respuesta, podrían usarla para descolocar y jaquear duramente las relaciones positivas entre Roma, particularmente Benedicto XVI, y la Fraternidad SSPX.

Y de tal manera lo hicieron, como era de prever.

Las han expuesto de tal manera a un ataque desbastador, que se han visto seriamente dañadas por una actitud que él mismo las considera imprudentes según lo expresa: “En medio de esta tremenda tormenta levantada por comentarios imprudentes de mi parte en la televisión sueca, le ruego que acepte, con el debido respeto, mi sincera manifestación de pena por las innecesarias angustias y problemas que he causado a Ud. y al Santo Padre”; y días después, vuelve a sostener la necesidad de estudiar pruebas que logren afirmar o negar la existencia de dicho Holocausto y la veracidad de la cantidad “oficial” de muertos que el judeosionismo reconfirma con su acostumbrada fachada de victimización.

Tenemos que llamar a las cosas por su nombre.

La reiteración de la imprudencia, es una actitud que deja de ser cándida y pueril, una pendejada, para convertirse en una irresponsabilidad. Si ya de por si, aquella implica falta de moderación, sensatez y buen juicio, esta, le suma que adopta decisiones importantes sin la debida meditación, y que sus acciones pueden ser tildadas como resultantes de una falta de previsión o meditación.

¿Puede un Obispo Tradicionalista ofrecer semejante flanco desguarnecido al enemigo a la luz de todo lo que está en juego, y que muy brevemente hemos analizado mas arriba, dejando de lado otras cuestiones también importantes por falta de tiempo y para limitar el espacio de la presente?

El Católico no es anti judío, es Católico.

Está, debería estarlo, muchísimo mas allá del nazismo, del racismo y del anti judaísmo, como expresiones centrales e importantes de la concepción propia, por que nuestra posición no es monoteísta y tampoco similar a la del Islam, tampoco racista, y sin punto de contacto con el materialismo dialéctico. Y la cuestión de los judíos debe ser tratada en su medida, ante quienes corresponda y en el lugar debido, no con una runfla de periodistas que de base se sabe son portadores de muchas malas intenciones y ninguna buena voluntad, hacia los Católicos Tradicionalistas en especial.

La prueba esta dada en el escándalo desatado con toda la argucia, la típica de los desalmados y perversos.

En esta cuestión, ¿qué era lo más importante, salirse airoso de la trampa tendida y seguir el Buen Combate, o quedarse a dar una pelea que no es esencialmente la propia, y que favorece solo a la estrategia del enemigo?

¿O es que el querer se sepa que se es versado en materias diversas, el que sabe mucho de todo, es tan poderoso que lleva a la confusión de no pocas brillantes inteligencias, que anteponen su persona a la cuestión objetiva, dejando que las cuestiones accesorias se pongan por encima de las prioridades?

No creo sea esta la posición de Williamson, pero ya ven hasta donde se puede llegar con la incontrolable imaginación suelta y sin control, como loca por la casa.
Algunos sostienen en defensa de Williamson que el valor de sus expresiones radica en que ha puesto sobre el tapete la cuestión siempre oculta del judaísmo sionista, y sus mentiras reiteradas sobre el Holocausto, y la inversión de sus atrocidades en actos de justicia.

Nada más equivocado que esta afirmación.

Los judíos sionistas, solos, sin necesidad de que los ayuden, se ponen en evidencia por que reiteran sus errores debido a que el pecado es ciego por ser consecuencia o efecto lógico de la soberbia, su causa. En consecuencia, la historia, no es enseñanza para ellos, es indicativo de experiencias acertadas o fracasos en la ejecución de sus planes y estrategias, nada mas que ese valor tiene, por que si fuera vista en el sentido correcto, habrían desentrañado ya hace cientos de años, que el Mesías es Nuestro Señor Jesucristo, lo que no han reconocido hasta el presente.

Pero si esto fuera poco para los más exigentes, hay decenas de miles de personas que por todos los medios a su alcance y por todo el Mundo, demuestran de forma metódica y constante, las falsedades en las que sostienen la sistemática auto victimización, que les sirve de pantalla a sus obras perversas.

Y si esto tampoco conforma, tienen a miles de judíos que combaten la perfidia judío sionista y en el mismo Israel, incluso aquí, en Argentina, hay publicado un libro de reciente aparición escrito por un judío practicante, Fabián Spollansky, que se ha separado de ellos y los denuncia, se titula: La mafia judía en Argentina.

Se puede comprender la necesidad de dar a conocer lo que se considera la verdad detrás de los hechos publicados en las noticias, presentados en su casi totalidad llenos de mentiras, en una campaña gigantesca a escala mundial, de condicionamiento y lavado de cerebro.

Esta es también una tarea destinada a quienes cuidan de las ovejas, pero hay que tener mesura y mucho cuidado, pues se está permanentemente en terreno enemigo mientras se viva en esta vida, sino, ¿qué otra significación tiene aquella imagen que el mismo diablo le presenta a Nuestro Señor Jesucristo en la última tentación cuando al mostrarle el Mundo, le dice que a él le pertenece?

El Obispo Williamson ha cometido una equivocación importante y la reiteró, por lo que dejó el orden que había hasta hace poco en el seno de la Fraternidad SSPX, en estado de duda por lo menos, y amenaza una fractura, que se espera no llegue a tal extremo.

Y ahora han aparecido los salvadores y soldados de Williamson, los enemigos de Fellay, como los defensores de Fellay y los enemigos de Williamson; aparecen por doquier los Católicos Tradicionalistas Indignados, sin nadie que se identifique, por cierto; los coloquios entre modernistas, que se solazan a mas no poder de tal imprudencia e irresponsabilidad; los ultras en confrontación con los “blandos y colaboracionistas”; los siempre fieles en contra de los traidores; y toda la runfla de estúpidos que asumen posiciones pensantes y se creen catedráticos y sabihondos, cuando en realidad no son capaces de generar nada por si mismos, excepto el ser colaboradores con la estrategia del enemigo, e incluso, no rentados, sumergidos ya en el completo colmo de los colmos.
¿Cómo puede ser posible no se hayan previsto estas situaciones a futuro?

¿Acaso no se tienen en cuenta las recomendaciones que el Sentido Común nos lleva a prever las posiciones que podrían asumir en el futuro los enemigos de la Iglesia, o Hipótesis de Conflictos?

El daño ya está hecho, en esto no hay vuelta atrás, y el costo es demasiado alto como para dejar pasar de largo lo sucedido.

Solo espero que el Obispo Williamson logre recomponer su inteligencia reconocida y se rectifique, en pos de la Unidad tan necesaria, mas allá de las torres gemelas y de 10, 100, 1.000, 100.000, o, 6.543.228, judíos muertos durante la SGM.

En estas cuestiones no está lo esencial de nuestra lucha, de nuestro combate.

Estos son espejismos que operan de trampas para nosotros, por que de vez en cuando saltan, como las trampa caza ratones, y les dan los frutos que ellos esperan pues las armaron para ese fin: servirles a ellos, en desmedro nuestro.

Lo nuestro, lo del Obispo Williamson, y de todos los Tradicionalistas, es: Omnia Instaurare in Christo.

Como es costumbre en estos casos algunos desean fervientemente seguir la polémica, les aclaro que no esta en mis intenciones ni deseos, contestar y prestarme a la continuidad de la dialéctica de confrontación, que por una increíble imprudencia, alguien, acompañado de algunos, desato en medio de nosotros.

Notas:

(1) http://www.statveritas.com.ar/Magisterio%20de%20la%20Iglesia/Magisterio%20de%20los%20Papas/Magisterio%20de%20San%20Pio%20X/Sacrorum%20Antistitum.htm

(2)
http://www.statveritas.com.ar/Magisterio%20de%20la%20Iglesia/Modernismo/Juramento%20anti%20Modernista.htm

Contáctenos politicaydesarrollo@gmail.com

1 comentario:

Isabel Irigoyen dijo...

Qué cosa es el holocausto que hace olvidar qué fueron las 2 guerras mundiales y los millones de muertos que produjo de todos los credos?
Qué cosa es el holocausto que ha hecho olvidar que EE.UU y otras potencias involucradas han liberado a más de un nazi que el Inst. Simon Weisenthal se dedicó a cazar a posteriori?
Qué cosa es el holocausto que ha hecho olvidar que todos los paìses involucrados tuvieron sus campos de internación de prisioneros? Y ninguno los tratò como carmelitas?