domingo, 1 de julio de 2012

Aniversario del atentado montonero a Seguridad Federal



El próximo 2 de julio se cumplen 36 años del atentado Montonero en instalaciones de Seguridad Federal, donde murieron cobardemente 23 efectivos de la Policía Federal.






El mismo día del hecho (2 de julio de 1976), Montoneros emitía un "parte de guerra":

"Buenos Aires, 2 de julio de 1976

A nuestro pueblo:
En la mañana del día de la fecha, el pelotón de combate “Sergio Puiggros” del Ejército Montonero, aprovechando una falla en el dispositivo de vigilancia y control de la Superintendencia de Seguridad Federal (ex Coordinación Federal), colocó en su sede central un artefacto explosivo.
Cumplida su misión, los compañeros se retiraron sin novedades y, posteriormente, tal como estaba planificado, el artefacto detonó a las 13.20 en el comedor de esa dependencia.
Los medios de información del Ejército Montonero estiman en 85 el número de bajas causadas al enemigo, de los cuales 25 son muertos. No se descarta el que esta cifra pueda llegar a ser superior.
Los daños causados al edificio son importantes, estimándose que la capacidad operativa de este centro represivo quedó seriamente afectada por un lapso de tres meses.
Este hecho de guerra demuestra -como lo demostraron en su momento, las ejecuciones de los torturadores Villar y Cardozo- que no puede haber lugar seguro para los que responden a la resistencia de los trabajadores con el secuestro, el asesinato y la tortura.
Viva la patria. Hasta la victoria final.
MONTONEROS”


Las víctimas fueron:
Oficial ayudante Alejandro Castro
Cabo Ernesto Agustín Suani
Cabo Primero Carlos Shand
Sargento Juan Paulik
Sargento Rafael Modesto Muñoz
Sargento Bernardo Roberto Tapia
Supernumerario David Ezequiel Di Nuncio
Oficial Inspector David Ron
Suboficial auxiliar José Hilario Carrasco
Sargento María Esther Pérez Canto
Sargento (R) Romualdo Rodríguez
Sargento Bernardo Roberto Zapi
Agente José Roberto Iacovello
Agente Juan Carlos Blanco
Agente Alicia Esther Lunati
Agente Ernesto Alberto Martinzo
Cabo Genaro Bartolomé Rodríguez
Sargento Adolfo Chiarini
Cabo Elba Hilda Gazpio
Cabo Vicente Iore.

En los días siguientes a la explosión murieron las siguientes personas:
Supernumerario Ramón Arias, el 7 de julio de 1976.
Sargento Marta Olga Pérez de Bravo, el 9 de julio de 1976.
Oficial ayudante Héctor Castro, el 11 de julio de 1976.

El Tratado de Roma -http://www.derechos.net/doc/tpi.html- (que forma parte del derecho argentino a partir del 2001) señala que:

Artículo 7

Crímenes de lesa humanidad

1. A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por "crimen de lesa humanidad" cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque:

a) Asesinato; etc.-

2. A los efectos del párrafo 1:

a) Por "ataque contra una población civil" se entenderá una línea de conducta que implique la comisión múltiple de actos mencionados en el párrafo 1 contra una población civil, de conformidad con la política de un Estado o de una organización de cometer esos actos o para promover esa política;

El Diccionario de la Real Academia Española (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=organizacion), define ORGANIZACION como "Asociación de personas regulada por un conjunto de normas en función de determinados fines."


Es así que en base a ello entendemos que los delitos de Lesa Humanidad, pueden ser realizados tanto por el Estado como por una Organización y MONTONEROS era una organización.

La Justicia Argentina no lo quiere así entender y de esta forma solo son enjuiciados los miembros del Estado.

El Papa BENEDICTO XVI  en Setiembre de 2011, en el Reichstag de Berlín dijo sabiamente:

“El éxito puede ser también una seducción y, de esta forma, abre la puerta a la desvirtuación del derecho, a la destrucción de la justicia. ‘Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?’, dijo en cierta ocasión San Agustín.
Nosotros, los alemanes, sabemos por experiencia que estas palabras no son una mera quimera. Hemos experimentado cómo el poder se separó del derecho, se enfrentó contra él; cómo se pisoteó el derecho, de manera que el Estado se convirtió en el instrumento para la destrucción del derecho; se transformó en una cuadrilla de bandidos muy bien organizada, que podía amenazar el mundo entero y llevarlo hasta el borde del abismo”.


Un Estado sin justicia no es Estado

 

Es sabido que no habrá acto alguno de parte ni del Gobierno ni de la propia fuerza para recordar a estos y otros tantos caídos en manos del terrorismo.

Seguramente pronto veremos como cambian el nombre de alguna calle, recordando si, a quienes sumergieron a nuestra Patria en la barbarie, ejemplo Santucho, Arrostito, Luis Duhalde, u otros tristes personajes.


Para ellos todo el honor de haber sido jóvenes idealistas…

Que no nos ganen la memoria, por lo menos, para no perder la dignidad que nos queda.

Un envío de Heriberto J. Auel

Más información www.politicaydesarrollo.com.ar

No hay comentarios: